Aragón

Opinión

Exigencia y compromiso

Por
  • Heraldo de Aragón
CRECIDA DEL EBRO EN LA RIBERA BAJA. PINA / 18-04-2018 / FOTO: GUILLERMO MESTRE [[[FOTOGRAFOS]]]
La crecida del Ebro en la Ribera Baja en abril de 2018.
Guillermo Mestre

Justo un año después de que el Ebro alcanzase a su paso por Zaragoza los 2.037 metros cúbicos por segundo y que 19.000 hectáreas de cultivo quedasen arrasadas por la fuerza del agua, los alcaldes de la ribera continúan exigiendo a las administraciones una solución que corrija o, al menos, mitigue los graves efectos que, año tras año, causa el río con sus crecidas. Las municipios afectados reclaman una mayor coordinación entre administraciones y la sensibilidad necesaria para abordar una cuestión que genera pérdidas millonarias.

Las repetidas protestas dan fe de la grave situación por la que atraviesan los afectados. El malestar, compartido con una intensa preocupación, se ha podido descubrir en las últimas manifestaciones en Quinto, Luceni y Villafranca, donde de manera reiterada se ha pedido la limpieza del cauce del río. Si bien muchos de los destrozos causados por la última gran crecida del Ebro han sido reparados, continúa faltando, a juicio de los alcaldes, la sensibilidad necesaria para emprender un plan global que requiere, como primer paso, de un acuerdo compartido por las administraciones. De hecho, los alcaldes de la ribera reclaman que en los próximos presupuestos generales del Estado se incluyan una serie de partidas económicas que permitan la aplicación definitiva de las medidas y planes de protección para frenar las consecuencias de las inundaciones. Se reclama una mayor coordinación entre administraciones y una especial atención para que, por ejemplo, se agilice el pago de las indemnizaciones correspondientes tanto a las pasadas avenidas como a las que se puedan producir en el futuro. A juicio del Gobierno de Aragón, el Ebro necesitaría cerca de 80 millones de euros para acometer un plan integral, cuestión que lejos de la exigencia económica habla más de la imprescindible sensibilidad política.

Etiquetas