Despliega el menú
Aragón

elecciones generales

La despoblación y el giro del PP y el PSOE al centro marcan la campaña en Aragón

Los partidos se lanzan a conquistar la España vaciada y defienden la Constitución ante el separtismo.

ARAGON MITIN PSOE EN ZARAGOZA ACTIVA CARMEN CALVO SUSANA SUMELZOJAVIER LAMBAN PILAR ALEGRIA / 12-04-2019 / FOTO: ARANZAZU NAVARRO [[[FOTOGRAFOS]]]
Susana Sumelzo, Carmen Calvo, Javier Lambán y Pilar Alegría, en Zaragoza Activa
ARANZAZU NAVARRO

Cataluña y la lucha contra la despoblación marcan este primer tramo de la campaña electoral en Aragón, una Comunidad en la que PP y PSOE han iniciado un giro hacia la centralidad para tratar de captar el apoyo del 40% de indecisos que, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, aún no han decidido su voto. Ciudadanos enarbola la figura de su líder, Albert Rivera, mientras Unidas Podemos se erige frente a los constitucionalistas como máximo defensor de la Carta Magna, e invoca, junto al PSOE, al fantasma del trasvase; esa transferencia de aguas del Ebro a Levante que vería con buenos ojos Vox, una formación que, pese al buen pronóstico de las encuestas, inicia la campaña con perfil bajo.

El líder del PP Aragón, Luis María Beamonte, se esfuerza por situar a su partido en el «centro del centroderecha» para arrebatar a Vox el voto conservador más radical y a Cs, el de quienes temen un acercamiento a Pedro Sánchez tras el 28-A.

Los socialistas viran al centro, blanquean su postura con Cataluña y se arrogan la defensa de Aragón para atraer al electorado que quedó huérfano tras la decisión de PAR y CHA de no concurrir a las generales. Como las tesis de Javier Lambán sobre los separatistas están claras, tiene que venir desde Madrid la vicepresidenta Carmen Calvo para dejar claro el «patriotismo del PSOE» al que erige como garante de «la unidad de España».

Aragón encumbró a Pablo Iglesias en 2015 y 2016, y el líder de Unidas Podemos regresó a Zaragoza para intentar retener a un electorado que ahora está bastante más desencantado. Aunque apenas se sostiene su tesis de que las «cloacas del Estado» también les atacan en Aragón, sí parece más efectista y efectivo el eje central de su campaña, que consiste en ofrecer medidas concretas para desarrollar cada uno de los artículos de la Carta Magna.

Con el axioma de «echar a Sánchez» como lema de campaña, Ciudadanos sigue la estela de su líder y acentúa la presencia de Cataluña en su discurso cargando, de inicio, contra el adoctrinamiento en las aulas catalanas. La posibilidad de que Vox entre en el escenario político nacional como un ciclón ha rebajado las halagüeñas perspectivas que, hace un año, las encuestas otorgaban a Albert Rivera la llave de todas las instituciones aragonesas. Aun así crecerá, y podría inclinar la balanza hacia uno de los dos lados.

Huesca y Teruel figuran entre las provincias de la España vaciada que tienen mucho que decir en una campaña donde 20 escaños pueden decantar la gobernabilidad del país. Porque ya no consiste solo en ganar las elecciones, sino en lograr una mayoría suficiente que asegure la ‘conquista’ de la Presidencia del Estado.

A luchar por una victoria holgada de Pedro Sánchez apela el PSOE Aragón, para marcar distancia con compañeros de viaje poco deseados. Más conformista se muestra el PP que, ante los malos resultados que vaticinan las encuestas, insiste en el voto útil para salvar el embate de Cs y Vox, con los que tendrá que pactar si tras el 28-A le salen las cuentas.

Y luego está Unidas Podemos donde, a pesar de la lucha desatada con IU y ZEC por el fracaso de la confluencia, se ve obligado a hacer campaña con los de Alberto Garzón respetando unas coaliciones cada vez más difíciles de entender y que confunden a buena parte de su electorado.

Etiquetas
Comentarios