Despliega el menú
Aragón

ENCUESTA DE HOGARES

Uno de cada cinco aragoneses vive solo en casa

Aumenta el número de hogares unipersonales en Aragón, tanto en jóvenes como en mayores. Más de 65.000 mayores de 65 años viven solos.

ARAGON PISOS MUNICIPALES EN ALQUILER POR HABITACIONES EN LA AVENIDADE LA ACADEMIA GENERAL MILITAR / 02-03-2019 / FOTO: ARANZAZU NAVARRO [[[FOTOGRAFOS]]]
Viviendas municipales en Parque Goya destinadas a alquileres compartidos.
ARANZAZU NAVARRO

Cerca de 150.000 aragoneses viven solos en casa: 76.800 mujeres y 70.500 hombres. El número de hogares unipersonales aumenta en los últimos años en Aragón, según los datos de la Encuesta Continua de Hogares, que acaba de publicar este mes el Instituto Nacional de Estadística (INE). Un total de 147.300 personas viven solas en Aragón, unas 6.000 más que hace cinco años.

Los hogares unipersonales aumentan especialmente entre los menores de 65 años (81.800 personas), mientras que hay unos 65.000 mayores de 65 que viven solos. El perfil de las personas que viven solas es muy variados: viudos, separados, jóvenes que se independizan de casa de los padres, personas que prefieren vivir solas por motivos de trabajo u otros.

El 27,4% de los hogares aragoneses son unipersonales, por encima de la media nacional. Las comunidades donde más gente vive sola son Asturias, Castilla y León y La Rioja (rondando el 30% del total de hogares). En el otro extremo, donde menos hogares unipersonales hay es en Melilla, Ceuta y Murcia (menos del 20%).

En Aragón, el modelo de convivencia que más se repite es el de parejas sin hijos que convivan en el hogar (124.500), seguidas de las parejas que conviven con un hijo (86.500), las que conviven con dos (81.100), los hogares monoparentales (48.700, en su gran mayoría encabezados por mujeres), y con tres o más hijos (13.300).

Ventajas e inconvenientes de vivir solo

La mitad de las personas que viven solas están solteras, un 35% son viudos o viudas (41.000 mujeres y 11.200 hombres), y un 14% separados o divorciados. Muchos destacan la independencia de vivir solos y a otros les pesa la soledad.

"Lo bueno de vivir sola es que haces lo que quieres, tienes libertad con los horarios, las comidas. Pero a mí no me gusta. Cuando llego a casa me gustaría tener a alguien con quien hablar y contarle las cosas del día", afirma María del Mar, zaragozana de 53 años, divorciada, que vive sola en su piso en propiedad en Las Fuentes.

Su hija se independizó hace tres años y vive en el mismo barrio. "No nos vemos todos los días porque llevamos horarios de trabajo distintos. Yo trabajo siempre de tardes, en la limpieza del Servet. Como pronto, a las 12, y me voy a trabajar de 2 a 9 de la tarde. Hay días que por la mañana salgo a comprar o dar un paseo, pero otros me da pereza. Tengo una mascota, la coneja Cuqui. La dejo suelta por casa, a veces me hace destrozos. Es una obligación cuidarla, pero también me gusta tenerla porque me hace compañía", señala.

El grueso de los hogares unipersonales son viviendas en propiedad y solo un 14% son de alquiler. La mayoría tienen 3 habitaciones y rondan los 70 metros cuadrados. Los apartamentos de menos de 46 metros cuadrados son minoría.

Javier, jacetano de 36 años, lleva siete años viviendo solo de alquiler. "Antes compartí piso bastante tiempo, pero buscaba más independencia. Quería disponer de mi espacio y mi tiempo sin tener que dar explicaciones", subraya. Ahora vive en un piso de 85 metros cuadrados, con tres habitaciones, garaje y trastero, en el barrio zaragozano de Miralbueno. "Me fui del centro porque quería un piso espacioso a buen precio", apunta. Es informático y trabaja desde casa, por lo que una habitación la ha convertido en su oficina.

Javier paga 600 euros de alquiler. "La parte bonita de vivir solo es la independencia. La menos bonita es que los gastos suben para uno solo. Aunque ahorre menos, a mí me ha merecido la pena", asegura.

Etiquetas
Comentarios