Aragón

Ciencia

El aragonés López Otín se replantea su futuro en Asturias: "Tengo mis dudas de que sea mi lugar en el mundo"

El investigador reconoce que han cambiado sus circunstancias y que se siente "confuso". Admite haber sufrido episodios de acoso y que tuvo que ser ingresado tras un bajón anímico.

López Otín en una imagen de archivo.
José Miguel Marco

El científico aragonés y catedrático en el área de Bioquímica Y Biología Molecular en el departamento de Bioquímica de la Universidad de Oviedo, Carlos López Otín (Sabiñánigo, Huesca, 1958), ha admitido este miércoles que está sopesando la posibilidad de aceptar alguna oferta para trabajar fuera del Principado. "Ahora tengo mis dudas sobre si Asturias es mi lugar en el mundo", ha reconocido en una entrevista en la cadena Cope.

Tras admitir la existencia de esas ofertas, Otín ha reconocido que a día de hoy han cambiado sus circunstancias y que se siente "confuso" y "perplejo". Ha puesto en valor su última etapa en una Universidad de París donde fue "feliz" y le recibieron con una "extraordinaria acogida".

Cuando volvió a dar clase a Oviedo, ha explicado, se presentaron en el aula compañeros del centro francés. "Fue maravilloso, no se me olvidará", ha comentado, antes de señalar que episodios como ese hacen que se "replantee" su futuro en Asturias.

El investigador, que se encuentra estos días promocionando su libro 'La vida en cuatro letras', ha relatado cómo se vino abajo anímicamente en Oviedo cuando, según ha afirmado, perdió su "propósito vital" e incluso su "afán por sobrevivir". Ha afirmado que son más de los que la gente se imagina los investigadores que se han quitado la vida.

En su caso, ha dicho que tuvo que ser ingresado en una clínica por recomendación de un psiquiatra después de años sufriendo "acoso crónico de baja intensidad".

Posteriormente, ha dicho, pasó a verse "en el ojo de un huracán" que no entendía. Ha dicho que hoy día cualquier persona puede "destruir" a otra con redes sociales. Sin embargo, no ha precisado el origen de esos episodios de acoso ni ha dado nombres.

Ha añadido que su propósito vital lo perdió del todo el día que le dijeron que tenían que sacrificar a miles de ratones con los que trabajaban en la universidad por una infección. "Ese día me rendí", ha recordado. Según ha informado la Universidad de Oviedo, el incidente en el bioterio de la Universidad, donde se produjo la infección de los ratones, se produjo en el mes de mayo de 2018.

Etiquetas
Comentarios