Despliega el menú
Aragón

escolarización

Educación deberá asignar plazas a 360 niños de 3 años que no han entrado en el colegio elegido

La Administración insiste en que el 97% se matriculará en el centro pedido en primera opción. Tras el sorteo celebrado ayer, la distribución de vacantes se hará hasta el próximo viernes

SORTEO ESCOLARIZACION ( SEGUNDA OPCION ) / DIRECCION PROVINCIAL DE EDUCACION ( ZARAGOZA ) / 08/04/2019 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Un grupo de padres sigue atentamente las explicaciones de la Administración antes del sorteo.
Oliver Duch

Los servicios provinciales de Educación asignarán plazas escolares en los próximos días a los niños que no hayan podido acceder al colegio elegido por sus padres en primera opción. Este proceso, que comenzó ayer con los sorteos y extracciones de los números que servirán de referencia para ordenar las solicitudes, se llevará a cabo en Huesca, Zaragoza y Teruel y se hará para todos los ciclos, tanto de infantil como de primaria. Sin embargo, es la provincia de Zaragoza –y la etapa de 1º de infantil– la que copa el mayor volumen de peticiones que han quedado sin plazas y que deben ser cuadradas.

En el Servicio Provincial de Zaragoza se realizó ayer la asignación aleatoria de los números entre un total de 848 alumnos que no han logrado plaza en los centros pedidos en la ciudad. De esta cifra, 360 son niños de 3 años que iniciarán el curso próximo su escolarización. Otros 149 pertenecen a solicitudes de menores que quieren cursar 2º o 3º de infantil. Por último, 339 son inscripciones de niños que estudian alguno de los seis cursos de primaria, que han solicitado colegios diferentes al que tienen en este momento.

El número de la suerte, el 447

Una vez asignados los números a las 848 solicitudes, los responsables de Educación y algunos de los asistentes al sorteo sacaron las bolas que conformaron el número que servirá de referencia para marcar el orden de preferencia de las peticiones. En este caso, fue el 447.

El personal del Servicio Provincial de Educación de Zaragoza explicaron a la treintena de padres que siguieron con expectación el proceso cómo se procederá a partir de ahora. En los próximos días, las familias que no hayan entrado en el colegio elegido en primera opción serán llamadas o contactadas por vía telemática para comunicarles la plaza que les corresponde. El puesto para optar a las segundas y sucesivas opciones de centros estará en función de la baremación que tengan –por los puntos obtenidos en función de los criterios marcados por Educación antes del inicio de la campaña de escolarización– y del número aleatorio que se le adjudicó ayer.

La asignación de plazas se hará hasta el viernes, 12 de abril. Ese día se publicarán en los tablones de anuncios de los colegios los listados con las adjudicaciones hechas por Educación. La Administración reiteró ayer que la mayoría de los pequeños –un 97% del total de las peticiones– podrán matricularse en el colegio elegido como primera opción.

Como cada año, este sorteo se hace después de que los colegios de la Comunidad hayan publicado previamente las vacantes que les han quedado tras finalizar el plazo de presentación de solicitudes. En el presente proceso de escolarización, alrededor de 140 centros educativos de la Comunidad tienen aún plazas sin ocupar: aproximadamente 1.700 vacantes.

De ellas, casi 1.400 (distribuidas entre 108 centros) están en Zaragoza. Huesca tiene 224 plazas sin cubrir en 23 colegios y Teruel cuenta con 93 plazas si ocupar repartidas en 10 centros.

Zaragoza capital sigue siendo donde más complicado es casar oferta y demanda. Y donde se encuentran zonas y colegios con sobredemanda y otros que quedan sin llenar. Los barrios de Delicias, Oliver, Actur o Parque Goya, entre otros, tienen centros educativos con plazas. En tanto que los del sur de la ciudad –Arcosur, Valdespartera o Parque Venecia– han recibido exceso de demanda.

En Huesca y Teruel, la cifra de niños que no han podido entrar en el colegio elegido en primera opción no ha sido tan numerosa. Son 17 y 9 menores, respectivamente, los que están a la espera de que les asignen plaza.

Mañana de expectación y  nervios

El proceso de escolarización de los niños más pequeños siempre genera mucha tensión en las familias. Y este año no ha sido una excepción, pese a que la cifra de pequeños que han quedado sin entrar en el colegio que sus padres eligieron como opción preferente es menor que la del curso pasado. En la ciudad de Zaragoza, que siempre es la que registra en los procesos de escolarización el mayor desfase entre solicitudes y plazas, Educación tendrá que buscar acomodo a 360 niños de 3 años en sus segundas y sucesivas opciones. El pasado año, la cifra fue de 429. Pero esta realidad no consuela a los padres cuyos hijos están entre esos 360 –y no entre los 5.340 restantes que sí podrán matricularse en el centro que han elegido–.

Un grupo de esos padres siguieron ayer entre preocupados y expectantes, y en un ambiente más bien tristón, el sorteo celebrado en el Servicio Provincial de Educación de Zaragoza. Tras él, explicaron a los miembros de la comisión de garantías, que acudieron también al proceso, y a los medios de comunicación, los argumentos para pedir que la Administración atienda su petición de aumentar ratios o abrir nuevas aulas.

"Al final, nuestros hijos no podrán escolarizarse o tendremos que llevarlos a un colegio que no hemos elegido", apuntó Antonio, que forma parte del grupo de familias cuyos pequeños no han entrado en el Bajo Aragón Marianistas y que teme que tampoco podrá optar a sus seis opciones restantes, todas en centros concertados, porque no tienen vacantes. Una afirmación que la directora Provincial de Educación, Isabel Arbués, matizó recordando que en la zona escolar en la que tienen sus domicilios estos padres han quedado más de cien plazas sin cubrir en colegios públicos. "La Administración no nos está dando soluciones", aportó otra madre cuyo hijo ha quedado fuera de La Salle Montemolín.

Alfredo, por su parte, reconocía lo complejo que resulta dar satisfacción a todos. Contó que ellos viven al lado de un colegio de Valdespartera que no tiene plazas y probablemente su niña acabe en Rosales del Canal. En cambio, otra familia amiga –a la que, por domicilio, vendría mejor el Rosales– escolariza a sus hijos en el centro al que ellos aspiran. "Supongo que es inevitable en barrios tan amplios y dispersos como Valdespartera", afirmó.

Etiquetas
Comentarios