Despliega el menú
Aragón

Medio Ambiente

España compra energía contaminante a Marruecos en pleno cierre de las centrales

La Comisión Europea estudia imponer una tasa para frenar las importaciones, iniciadas hace cinco meses, y no perjudicar a las térmicas de España

Central térmica de Andorra.
Central térmica de Andorra.
La Comarca

#España compra desde hace cinco meses energía eléctrica contaminante a Marruecos. Lo hace en pleno proceso de descarbonización y tras anunciarse el cierre de centrales térmicas como la de Andorra, una auténtica "paradoja" para partidos políticos y agentes sociales que ya está siendo investigada por la Comisión Europea. Hasta noviembre era España la que exportaba electricidad a Marruecos. No obstante, la puesta en marcha de las centrales térmicas de Safi, al sur de Casablanca, y de Jarada, no sujetas al sistema europeo de derechos de emisiones, hace que su energía resulte más barata que la producida en España o en otros países de la UE y reduce las posibilidades de funcionamiento de las plantas españolas.

Según informa ‘El Periódico de la Energía’, la Comisión estaría trabajando ya en una solución, que pasaría por aplicar un impuesto o una tasa que haga que Marruecos juegue en igualdad de condiciones que el resto de Europa. La propia ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, envió una carta en febrero al comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, para instarle a arbitrar "algún mecanismo de protección de la libre competencia y la preservación del medio ambiente", una petición que, según confirmaron ayer desde el Ministerio, aún no ha tenido respuesta.

El Ejecutivo central reconoce haber mantenido "contactos informales" con la Comisión Europea a este respecto y, aunque espera una solución "razonable", admite que la cercanía de las elecciones generales y las europeas podría alargar los plazos. También sigue a la espera del informe encargado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre el impacto de esta compra masiva de electricidad en la competencia, las emisiones de dióxido de carbono y los objetivos ambientales de España.

Una nueva tasa o impuesto encarecería la energía marroquí, abriría hueco a las plantas nacionales y restablecería el flujo de intercambios con Francia y Portugal. La interconexión entre España y Marruecos, la única entre continentes de estas características en todo el mundo, funciona desde 2006, aunque hasta hace cinco meses España apenas había necesitado importar electricidad.

Críticas en el Senado

La renuncia a quemar carbón autóctono y la apuesta por una energía igual de contaminante a menor precio en Marruecos evidencia, para muchos, la necesidad de mantener esta fuente de energía dentro del mix energético nacional. La polémica, que beneficia al mercado mayorista español, ya provocó momentos de tensión en el Senado en febrero. El diputado castellano y leonés del PP Alfonso Rodríguez Hevia interpeló a Ribera, calificó la situación de "despropósito" y acusó a la titular de Transición Ecológica de abandonar las centrales térmicas autóctonas para aprovecharse "de las del vecino". "Su transición no ha sido transición ni justa, sino rápida, exprés y sorpresiva. Su política energética ha sido radical", aseveró.

Ribera, en respuesta, recalcó que el cierre de las centrales no estaba conectado con la importación de energía eléctrica de Marruecos y acusó al PP de "hacer demagogia". Criticó, a este respecto, la "falta de anticipación" de los anteriores ejecutivos y reconoció que el problema les había estallado "en la cara". La situación no ha cambiado desde entonces y España sigue comprando energía a Marruecos.

Etiquetas
Comentarios