Aragón

PATERNIDAD

"Con mi otro hijo tuve solo 15 días de permiso y eso es poquísimo"

Los padres de niños nacidos a partir del 1 de abril disfrutan ya de 8 semanas de permiso de paternidad.

Un bebé en el Hospital Infantil de Zaragoza
Un bebé en el Hospital Infantil de Zaragoza

César M. y su mujer Alba D. no esperaban estar entre los afortunados beneficiarios del nuevo permiso de paternidad de 8 semanas que entró en vigor este lunes, 1 de abril. Ella salió de cuentas el pasado 20 de marzo, pero el pequeño Gabriel decidió esperar un poco y llegar con un regalo para su padre debajo del brazo.

El bebé ha nacido este lunes de madrugada, así que César puede cogerse las ocho semanas de baja paternal. "No pensábamos de ninguna manera que fuéramos a llegar", explica.

La pareja no se estrena en esto de la paternidad. Tienen otro niño, Mateo, de tres año y medio, así que valoran especialmente la importancia de dar más tiempo a los padres para estar con sus bebés. "Con Mateo tuve solo 15 días de permiso y eso es poquísimo", cuenta César desde el hospital Miguel Servet, donde ha llegado al mundo Gabriel.

César apuesta incluso por alargar más las bajas. "Por el tema de la igualdad", asegura. Y también reivindica permisos más largos para las mujeres. "No tiene sentido que recomienden lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y que las madres tengan que volver al trabajo a las 16 semanas", argumenta.

En cualquier caso, tiene claro que estas ocho semanas va tener mucho trabajo en casa, con el cuidado del recién llegado y de su hermano, que tendrá que adaptarse al aumento de la familia. "Tan importante como atender al bebé es hacer que Mateo no sienta que lo dejamos de lado", dice.

"No ha habido suerte"

Óscar López y su mujer Vanessa no han tenido tanta suerte como César y Alba. Confiaban en contar con este nuevo permiso para organizarse mejor durante las primeras semanas de vida de su tercer hijo, ya que su fecha prevista de nacimiento era a mediados de abril. Sin embargo, el pequeño quiso venir al mundo antes de tiempo y se adelantó casi dos semanas para nacer el mismo día que su hermano, de 6 años, el 28 de marzo. Óscar, por tanto, se ha quedado sin esas tres semanas extra y solo tendrá cinco. “No ha habido suerte”, confiesa el padre con resignación.

Para Óscar, el haber dispuesto de esas 8 semanas hubiera significado “poder estar más en casa” y coordinarse mejor con su mujer para gestionar los tiempos familiares, algo especialmente complejo con tres niños en casa. “En una familia numerosa como la nuestra, viene muy bien para organizarse mejor. Esas semanas nos podrían dar un colchón, pero ahora se nos quedan cortas”, apunta el padre.

No obstante, y pese a no poder disfrutar del nuevo permiso, López valora positivamente su ampliación: “Hace nueve años, cuando nació mi primer hijo, solo eran 13 días, luego mejoró a cinco semanas y ahora a ocho. Ha habido evolución”. Uno de los aspectos más favorables es “poder espaciar las semanas, ya que mucha gente no se las puede coger seguidas”, comenta.

Tal y como señala la nueva normativa, los padres -o “el progenitor distinto a la madre biológica”- deberán disfrutar de las dos primeras semanas inmediatamente después del nacimiento o la adopción, mientras que las 6 restantes las podrán distribuir a conveniencia hasta que el hijo cumpla un año.

Óscar, empleado en una empresa de seguros, y su mujer, enfermera, cuentan con unas “buenas medidas de conciliación”, que incluyen, en el caso del padre, el teletrabajo, o lo que es lo mismo, el poder trabajar desde casa. Sin embargo, son conscientes de que esta situación no es igual para todas las familias y, por ello, reconocen la necesidad de promover medidas que favorezcan la conciliación. “Hay que intentar crear medidas como esta para fomentar la natalidad”, añade López.

Etiquetas
Comentarios