Aragón

Aragón, un país de montañas

LA RIBAGORZA

Montsec, un territorio para la aventura

Una prodigiosa naturaleza y un valioso patrimonio se unen en esta zona oriental de la Ribagorza, Un espacio desconocido lleno de atractivos turísticos 

Congosto de Montrebei, en Viacamp y Litera, en el Montsec de Aragón.
Congosto de Montrebei, en Viacamp y Litera, en el Montsec de Aragón.
Comarca de la Ribagorza

Del monasterio románico de Santa María de Alaón, en Sopeira, ha llegado hasta nuestros días la iglesia, convertida en parroquial cuando, con la Desamortización, se perdió el resto de las dependencias monacales. Para conocerlo todo sobre este complejo religioso, este domingo, 31 de marzo, la asociación Ramiro I de Graus organiza una visita guiada a cargo del historiador Francisco Martí, que ayudará a lo visitantes a ‘ver’ tanto los elementos arquitectónicos de la iglesia, como la planta del claustro, cuyos basamentos fueron descubiertos y sacados a la luz. La visita al monasterio comenzará a las 11.45 y la cita para salir de Graus se ha colocado a las 10.30, en la plaza de Joaquín Costa (inscripciones en el 686 707 438).

Alaón es un ejemplo muy relevante de la época alto medieval: «su románico es del siglo XI-XII, aunque se presume que el templo tenía un origen visigótico anterior», dice Martí. De la iglesia, con sus tres naves y cripta, destaca «el mosaico del presbiterio, con un dibujo de baldosas negras, blancas y rojas» explica. Fuera de las visitas programadas también es posible visitar el monasterio: basta pedir las llaves en el restaurante de la localidad, Casa Pasé.

Montsec de Aragón

Sopeira es uno de siete municipios -junto a Arén, Benabarre, Puente de Montañana, Tolva, Viacamp y Litera y Estopiñán- que componen ‘Montsec de Aragón’, la denominación que se ha creado para visibilizar esta singular zona de la Ribagorza más oriental, que dispone de grandes atractivos turísticos. Sopeira sería la punta final de un eje marcado por la carretera N-230 desde Benabarre. «Se trata de un conjunto de municipios con paisajes únicos y un gran patrimonio cultural que permite una oferta turística muy variada para estancias de varios días», afirma M.ª José Sánchez, técnico de desarrollo de Benabarre.

En Arén, su yacimiento de icnitas nos permite ver por dónde pasaron los últimos dinosaurios de Europa, de los que podremos aprender más en su museo. Quedan también restos del castillo, una fortaleza del siglo IX. El núcleo medieval de Montañana, en el término municipal de Puente de Montañana, es una localidad suspendida en el tiempo. Aunque todo su casco urbano es un monumento, destacan la ermita de San Juan o la iglesia de Nuestra Señora de Baldós.

En Tolva se encuentra un pequeño tesoro natural: el congosto del Cajigar al que se llega por un sendero que sale desde la localidad. Se trata de un estrechísimo desfiladero con zonas de total penumbra incluso en pleno día, y en el que nos sorprenderán sus piedras de colores. En su término municipal, el núcleo de Luzás merece una visita por su torre del siglo XI y la iglesia de San Cristóbal. En el mismo término se encuentra el castillo de Falces. Benavarre cuenta con el castillo de los condes de Ribagorza y la ermita de San Medardo pero, sobre todo, con magníficos productos alimentarios; quesos, chocolates, embutidos, nueces. miel... Desde allí, por pista asfaltada sale un camino hacia Estopiñán.

La Muralla China de Finestras

La localidad de Estopiñán, la única de las siete que no se encuentra a la orilla de la carretera, guarda una de los paisajes más sorprendentes e impresionantes del Montsec: la muralla china de Finestras, una fila de estratos paralelos de piedra que los movimientos geológicos de las fuerzas tectónicas forzaron hasta colocarlos verticales. Puede conocerse desde tierra por el camino que lleva desde Estopiñán o desde el agua del embalse de Canelles, en un recorrido en catamarán.

Viacamp y Litera es un territorio ligado a uno de los paisajes más impactantes del Montsec: el congosto de Montrebei. Se trata de un desfiladero de paredes verticales abierto en la roca por las aguas del río Noguera-Ribagorzana y que ofrece una de las experiencias más singulares de esta zona, tanto recorriéndolo por agua, -en canoa, kayak o catamarán-, como por roca, gracias a las pasarelas de Montfalcó. La ruta por las pasarelas puede hacerse desde el albergue de Montfalcó, sede también de Guías del Montsec que organizan recorridos guiados. La ruta de las pasarelas acaba en un puente que cruza el congosto hasta la orilla catalana. Desde allí, Guías del Montsec organiza, si se desea, la vuelta en kayak. Montebei Explora realiza paseos en catamarán por el congosto, una manera relajada y accesible de recorrer este desfiladero con paredes de 500 m de altura y pasos de apenas 15 m. de ancho. También ofrece navegaciones por todo el embalse de Canelles, hasta Finestras.

Etiquetas
Comentarios