Aragón

terrorismo

El terrorismo ha causado 156 heridos en Aragón entre 1979 y 2006

El atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza es el cuarto con más lesionados de la historia de España.

Atentado contra la casa cuartel de Zaragoza en 1987.
Efe

Los atentados cometidos por los diferentes grupos terroristas que actuaron en España entre 1979 y 2006 dejaron 156 heridos en Aragón. Así se recoge en el libro 'Heridos y olvidados. Los supervivientes del terrorismo en España', escrito por María Jiménez Ramos y Javier Marrodán Ciordia, profesores en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, y editado por La Esfera de los Libros.

La obra, promovida por el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo, es la primera investigación que cuantifica los lesionados en atentados reconocidos por el Ministerio del Interior.

La Administración ha concedido la condición de herido a 4.808 personas en los últimos cincuenta años. De ellos, 4.696, sufrieron lesiones en ataques perpetrados entre 1963 y 2015 en España, y 112 vivieron atentados terroristas en otros países. Una vez que se resuelvan los expedientes de los heridos en los atentados yihadistas de Cataluña en 2017 y se añadan a la cuantificación, la cifra rondará los 5.000 lesionados.

En Aragón se han reconocido a un total de 156 heridos en atentados perpetrados entre 1979 y 2006. ETA es mayoritariamente el grupo terrorista que ha causado más víctimas, un total de 141. A ellos hay que sumar a cinco provocados por los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO) y a diez atribuidos a otras organizaciones.

Zaragoza es la provincia que registra casi todos ellos, 155 en total, mientras que Huesca fue escenario de un atentado del que existe un herido oficialmente reconocido. Teruel, por su parte, es una de las doce provincias españolas que no ha sido escenario de atentados terroristas con heridos reconocidos. Por municipios, la capital aragonesa suma al 98% de los lesionados por terrorismo en la comunidad, a los que hay unir dos en el municipio de Luna.

De acuerdo con los datos, Zaragoza es la séptima provincia española con un número más elevado de heridos y la capital maña es la quinta ciudad de España con más lesionados, por detrás de Madrid, San Sebastián, Burgos y Pamplona. La inmensa mayoría proceden de dos atentados perpetrados en 1987 con el método del coche bomba: el ataque contra un autobús de la Academia General Militar y el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil.

En lo que respecta a este último, al balance de las once personas asesinadas (seis de ellas niños) se suman ahora las 102 personas a las que la Administración ha reconocido como heridas. De ellas, 23 sufrieron lesiones graves y a 7 se les ha reconocido una incapacidad permanente absoluta. Se trata del cuarto atentados con más heridos registrados en España, por detrás del 11-M (1.761 heridos) y de los ataques contra la casa cuartel de Burgos en 2009 (164 heridos) y contra la Universidad de Navarra (103).

En la localidad de Luna, los dos heridos fueron consecuencia de la explosión de una mochila con dos kilos de amonal en el cuartel de la Guardia Civil el 22 de diciembre de 2004. En Jaca, el único lesionado reconocido es un sargento destinado en la Escuela Militar de Alta Montaña al que le explotó una carta-bomba de ETA el 10 de abril de 1989.

Heridos y Olvidados también se ocupa de los secuestrados, a los que la Administración reconoce la categoría de heridos. Han sido reconocidas catorce personas víctimas de secuestros, entre las que hay un caso localizado en Aragón. El doctor Julio Iglesias Puga, secuestrado en diciembre de 1981 por un comando de ETA-pm, permaneció durante veinte días en una casa del municipio zaragozano de Trasmoz, donde fue liberado por los GEO. La Administración estableció que las secuelas del cautiverio le habían provocado una incapacidad permanente absoluta.

Etiquetas
Comentarios