Despliega el menú
Aragón

huesca

Abascal aboga en Huesca por suspender las autonomías e ilegalizar a los separatistas

El presidente de Vox llena el auditorio Carlos Saura en un acto público en el que también participó el candidato al Congreso por el Alto Aragón, Pablo Ciprés.

P. de Congreso.VOX.Heraldo / 26-03-2019 / Foto Roger Navarro [[[FOTOGRAFOS]]]
El auditorio del Palacio de Congresos se llenó para recibir al presidente de Vox en su primera visita a Huesca como líder del partido.
R. Navarro

El presidente de Vox, Santiago Abascal, no necesitó ni tiempo ni palabras para enaltecer el ánimo del público que este martes llenó el auditorio Carlos Saura del Palacio de Congresos de Huesca para recibirlo en su primera visita a la capital oscense. Decenas de banderas de España repartidas por la organización en el patio de butacas y el anfiteatro ondearon a la hora de dar la bienvenida al líder de partido, el candidato al Congreso por el Alto Aragón, Pablo Ciprés, y al coordinador provincial, Antonio Laborda.

Los asistentes no necesitaban arengas, pero Abascal empezó su discurso de forma directa: "No estáis aquí por Vox, por unas siglas, por Pablo ni por Antonio... estáis aquí por la patria, por España, por el futuro de vuestros hijos y por la libertad que os han querido arrebatar". El público, entregado y enardecido, acompañó con aplausos un discurso adecuado en todas sus escalas.

Desde un escenario sobrio, Santiago Abascal no trasladó ningún nuevo mensaje e insistió en que el partido "no es un fin en sí mismo sino un instrumento al servicio de España, de su soberanía y de la libertad y unidad de los españoles".

Aprovechó la situación geográfica de Huesca para señalar que el principal problema de la provincia no es otro que el hecho de rechazar otra frontera que no sea la de Francia, en relación al proceso independentista de Cataluña, "y ese es el principal problema de toda España", apostilló.

El líder del partido abogó por una "unidad nacional como base constitucional" y que garantice "la pervivencia de una de las naciones más antiguas de Europa". Ante ello, sus propuestas pasan por ilegalizar a los partidos separatistas, suspender la autonomía en Cataluña y "disolver los Mossos d’Esquadra".

En la misma línea, manifestó que el estado de las autonomías es "enemigo de la pluralidad y la igualdad de derechos" y que solo sirve para "premiar la lealtad y la traición concediendo más o menos recursos" desde el Gobierno central. "Y eso se tiene que acabar", afirmó.

Abascal continuó desgranando los ejes de la política que quiere aplicar Vox y aseguró que su proyecto "mira al mundo rural". "Es una España que no está vacía sino llena de españoles con sus tradiciones, como la caza y la tauromaquia". Llegado a este punto arremetió contra los animalistas, a los que definió como "señores que viven en la ciudad y dan lecciones de cómo hay que tratar a los animales".

Una inmigración "legal y ordenada", una "igualdad entre hombres y mujeres" y un pensamiento a favor de los catalanes "y contra los separatistas" son otras de las propuestas de su programa electoral que recordó en Huesca.

Ante los vítores del público, Abascal señaló que su partido "dice lo que pensáis, lo que se habla en la barra del bar (donde se dicen cosas más sensatas que en la tribuna del Congreso), porque son cosas de sentido común". Asimismo, aseguró que hay "una manipulación contra Vox por parte de las empresas de demoscopia, los medios de comunicación y los otros partidos". Abascal habló también de la valentía de votar a su partido en provincias pequeñas como Huesca y del derecho de los españoles "a defenderse si son asaltados".

Un síntoma

Su intervención terminó afirmando que el lleno del auditorio de la capital oscense "es un síntoma de lo que va a ocurrir en España porque estamos dando batalla contra el pensamiento político correcto de los progresistas y los medios de comunicación". Además, aseguró que Vox "no es una secta" sino un partido que "pone el acento en lo esencial".

El acto, en el que también intervinieron brevemente Antonio Laborda y Pablo Ciprés, finalizó con un momento de silencio mientras se escuchaba, en pie, el himno de España. En el exterior del Palacio de Congresos continuaba el dispositivo de seguridad establecido por la policía.

Etiquetas
Comentarios