Despliega el menú
Aragón

Aragón y el mercado asiático

Las empresas aragonesas ponen el foco en Asia para ampliar su volumen de negocio

El idioma y las trabas burocráticas son dos de los principales problemas con los que han de lidiar las compañías que desarrollan allí su actividad.

Imagen holger-link-762906-unsplash
La Torre Perla Oriental, en Shanghái, es uno de los edificios más elevados de Asia, al contar con 468 metros de altura, y está destinado a las telecomunicaciones.
Unsplash.

El músculo financiero que despliega en numerosos países y la considerable influencia política que ejerce y que tiene consecuencias en los mercados internacionales han convertido a China en uno de los principales agentes económicos de todo el mundo. Una circunstancia que desde hace unos años tienen muy en cuenta diversas empresas aragonesas, las cuales cuentan con una presencia sólida tanto en el gigante asiático como en el resto del continente, que desde hace mucho tiempo ya no es identificado con una mano de obra barata sino con un gran entramado caracterizado por aspectos como la tecnología más puntera, el I+D+i o las grandes infraestructuras.

En este sentido, destaca el convenio que han suscrito recientemente el Ayuntamiento de Zaragoza y la Terminal Marítima de Zaragoza (TMZ) con el operador chino Wuhan Asia-Europa Logistics para establecer una colaboración en materia de transporte y conexiones entre ambas ciudades. El acuerdo, por parte española, también está suscrito por DSV, operador en el tránsito continental a través de la ‘Ruta de la seda’, que une la ciudad china de Yiwu con Madrid parando en la capital aragonesa en un trayecto comercial de mercancías de más de 13.000 kilómetros y que numerosos expertos consideran que va a marcar el tráfico ferroviario continental en la próxima década.

Asimismo, el servicio ferroviario Canal Frío, específico para el transporte de productos congelados o de temperatura controlada, ha permitido dar un impulso importante a la internacionalización del sector agroalimentario en el territorio.

Los casos de éxito

El incremento del grado de internacionalización que ha experimentado Aragón en los últimos años tiene su reflejo en datos como el aumento de la apertura exterior de la economía de la Comunidad, que ha crecido en doce puntos en menos de dos décadas hasta llegar al 63%, el del comercio exterior de Aragón con Asia –un 20%– o el hecho de que Zaragoza sea la quinta provincia del país que más ha exportado a China.

Unas cifras positivas y esperanzadoras que son el resultado del duro trabajo de cientos de empresas aragonesas que decidieron hace años comerciar con los países asiáticos y que han cosechado un notable éxito después de unos inicios duros en muchos casos. El idioma, las trabas administrativas o las características culturales notablemente diferentes a las de occidente son algunos de los problemas con los que se encuentran las compañías que tratan de tener presencia en Asia.

Jesús Mena, director general de Magapor, especializada en la reproducción del ganado porcino, sostiene que, para superar este tipo de obstáculos, en la empresa trataron de apoyarse mucho en distribuidores y personal local desde el momento en el que desembarcaron en el continente. "Sin duda es una experiencia positiva –asegura Mena–, pues tener presencia allí es completamente diferente a tenerla en cualquier otra parte del mundo. La forma de hacer negocios, el trato entre el cliente y el proveedor, la organización o el volumen de las empresas son detalles que no ves en otros lugares y que hacen de Asia un mercado muy especial".

En el caso de Bodegas Aragonesas, al comienzo tuvieron lugar "unos años de desierto" provocados por el desconocimiento del vino en la sociedad china, su coste elevado inicial y diversas dificultades burocráticas: "El chino en general es bastante receloso del exterior. Controlan todo muchísimo y las aduanas tienen su singularidad. Ahora ya los conocemos y estamos habituados", explica Enrique Chueca, gerente de la entidad, que añade que, actualmente, el gigante asiático supone ya un mercado "muy significativo" para ellos, donde además se ha registrado una notable evolución en lo referente al consumo de este producto y que "si continua en estos niveles, podría hacer que el país fuese el primer consumidor de vino mundial en dos o tres años".

Por su parte, JCV Shipping & Solutions, una de las compañías líderes en todo el mundo en el transporte de mercancías por vía marítima, opera en 800 puertos de 150 países, entre los que los asiáticos ocupan un lugar destacado: en los últimos seis años, los puertos del continente han pasado de representar un 15% a un 31% del total de las operaciones que gestiona.

El desarrollo diario de su actividad, sin embargo, presenta algunas complejidades, como tiempos de tránsito largos o retrasos, razón por la cual crearon hace poco más de un año una plataforma de gestión en tiempo real de embarques, la cual es muy útil para el cliente, al permitirle tener la información adecuada en el momento preciso, lo que le ayuda a fidelizar mercados con una gestión eficaz.

El arte de saber aprovechar el gusto de los chinos por el vino

Con más de tres décadas de experiencia en la elaboración de vinos de calidad, Bodegas Aragonesas ha llevado por bandera durante toda su trayectoria el mimo a la garnacha, logrando multitud de premios en numerosos países a través de sus marcas Fagus, Coto de Hayas, Garnacha Centenaria, Galiano, Don Ramón y Aragonia.

El prestigio internacional de la empresa recibió un espaldarazo determinante cuando decidió hacer negocios con China a inicios de los años noventa. "Al principio fue difícil, porque no se daba ese interés, además de que el vino español tenía un coste muy elevado allí, y nos encontramos con varios problemas en los envíos. Pero insistimos, y se dio la circunstancia de que hace unos 15 años el país comenzó a europeizarse gracias a unas clases medias que habían vivido en el continente y que empezaban a inculcar el estilo de vida occidental en diversos aspectos como el perfume, la ropa de marca o el vino", apunta Enrique Chueca, gerente de Bodegas Aragonesas.

Con los años, este producto empezó a considerarse como bebida de referencia para multitud de acontecimientos especiales como bodas o comuniones y a consumirse por diversos sectores de la población. "No paramos de incorporar productos, pues siempre es necesario innovar. Ahora estamos en una fase de segundo nivel, pues tenemos presencia en zonas geográficas amplias pero aún no hemos llegado a la siguiente capa como nos gustaría. Junto a ciudades como Shanghái hay más de una decena de núcleos con 14 millones de habitantes, por lo que queremos llegar a ese distribuidor de localidad más pequeña que está cercano a su cliente", expone Chueca.

En la compañía valoran positivamente su experiencia en el gigante asiático. "Para nosotros, China es un mercado muy importante. Representa casi el 10% de nuestro volumen de negocio, cuando hace ocho años era solo el 2%. Pero es que además, si la evolución del consumo allí sigue siendo tan buena, para 2025 podría llegar al 25%", concluye el gerente de Bodegas Aragonesas.

Viñedo de Bodegas Aragonesas, en Fuendejalón, con el Moncayo al fondo.
Viñedo de Bodegas Aragonesas, en Fuendejalón, con el Moncayo al fondo.
Bodegas Aragonesas.

La especialización en la reproducción de porcino con una sólida presencia en China

Uno de los puntos fuertes que las empresas tienen en cuenta con respecto al gigante asiático a la hora de llevar a cabo negocios allí es su enorme magnitud: alrededor de 1.400 millones de personas y 10.000 kilómetros cuadrados ofrecen multitud de posibilidades. Unas cifras que también tienen su reflejo en algunas especies animales como el cerdo. "China posee el 50% del censo porcino mundial y Asia es, con diferencia, el mayor mercado del mundo en nuestro sector", explica Jesús Mena, director general de Magapor, compañía especializada en la reproducción del ganado porcino y que cuenta con una sólida presencia en una decena de estados del continente.

La compañía, fundada a principios de la década de los noventa, participó en sus primeros años de vida en diversas ferias del sector en Asia y pronto comenzó a vender sus productos en Tailandia y Filipinas. "Actualmente Asia supone en torno al 27% del total de nuestra facturación y, el pasado año, afianzamos nuestra presencia en China cerrando distintos acuerdos con grandes empresas del país e iniciamos nuestra actividad en nuevos estados como Myanmar y Camboya", expone Mena, que añade que la compañía también ha participado en las principales ferias y congresos del sector en el continente como CAHE o IPVS, en China, o VIV Asia, en Tailandia.

Dedicada al desarrollo, fabricación y distribución de equipos y consumibles para la reproducción artificial en ganado porcino, desde la extracción del semen hasta la inseminación, Magapor es la líder del sector en España y una de las tres principales a nivel mundial. "El mercado asiático demanda nuevas tecnologías y, por ello, para nosotros se presentan oportunidades de negocio constantemente. Además, considero que podemos aumentar nuestras cifras allí de manera considerable ya que, en algunos países, aún estamos en fases de consolidación e incluso iniciando actividad", afirma el director general de la empresa.

Formación de la empresa en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza.
Formación de la empresa en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza.
Magapor.

Ir al especial 'Aragón y el mercado asiático'.

Etiquetas
Comentarios