Aragón

medio ambiente

Y los talleres, ¿cómo ven la venida de los coches ecológicos?

Entienden que tendrá un impacto en su actividad, pero auguran todavía una larga vida a la combustión clásica.

Zaragoza aspira a convertirse en un banco de pruebas para desarrollar el coche eléctrico
Heraldo.es

"El diésel tiene los días contados". Las palabras de Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, generaron el pasado mes de julio un fuerte impacto en el sector automovilístico y en todas las actividades económicas que de él dependen. Un mensaje en el que ahondó ante los periodistas en los prolegómenos de una sesión parlamentaria, pero que con el paso de los meses ha ido rebajando y matizando. Tras llegarse a contemplar 2040 como el año de prohibición de todos los coches que no se ajusten a las cero emisiones, el Gobierno ha decidido no atarse a ninguna fecha concreta.

Lo que está claro es que los coches eléctricos han ganado en visibilidad, si bien las ventas de estos son, por el momento moderadas (se matricularon 13.882 en toda España durante 2018), con las empresas de reparto en ciudades como máximos exponentes de empleo de esta tecnología. Algo más animado está el mercado de híbridos: 76.112 matriculaciones en el mismo período. En total se estrenaron 1.321.438 turismos, lo que ofrece cierta perspectiva sobre las cifras que arrojan los recién llegados.

Pero, ¿cómo se ve desde los talleres mecánicos la aparición de los modelos ecológicos? ¿El nuevo paradigma perjudicará a estos negocios y empujará a algunos de ellos a bajar la persiana? "Hay que cuidar el planeta, es donde vivimos. Eso está claro. Pero consideramos que a los motores de combustión les queda mucho, muchísimo tiempo. Al menos unos 75 años. Hay que tener en cuenta que las tecnologías avanzan también en torno a las combustiones, lo que hace que éstas sean cada vez más limpias", valora José Antonio Mora, portavoz de la Asociación de talleres de reparación de Zaragoza (Atarvez).

Mora considera que "alrededor del coche eléctrico hay una desinformación total, y las declaraciones políticas no ayudan nada". "Hay que entender cómo es España, qué infraestructuras tienen las ciudades, cuáles son los hábitos de los ciudadanos... no es tan sencillo como marcar un plazo", sostiene.

La Federación de asociaciones de concesionarios de la automoción (Faconauto) presentó recientemente un informe que estimaba en un 40% el impacto de los eléctricos y los impulsados por gases como hidrógeno, GLP o gas natural en la actividad de los talleres. No hay que olvidar que su mecánica y morfología internas son bien distintas a las de los convencionales y que hasta 25 piezas y componentes acabarán por desaparecer del mercado. Será el caso de correas, escapes, aceite, filtros, bujías...

"Aunque para eso aún queda. En el futuro, cuando suceda, nos afectará bastante. Pero en eso el Gobierno no ha pensado. Se habla de ayudas para otros actores, como las fábricas, pero no de nosotros,que también las necesitaremos", critica el portavoz de Atarvez, quien subraya que "también serán necesarios nuevos aparatos y herramientas" en detrimento de las tradicionales. Una reconversión en toda regla.

Costes añadidos en los eléctricos

En los talleres zaragozanos se hace un análisis de los costes añadidos -y, quizá, olvidados- entorno a los transportes de nuevo cuño: "Los precios son muy altos aún, eso es algo obvio. Estamos hablando de unos 32.000 euros por un buen modelo. Pero es que, además, llevan un software, como si fuera una impresora, que requerirá actualizaciones, cambios... Además, deshacerse de los coches eléctricos, una vez amortizados, no es ninguna panacea. Es más caro y contaminante que con los de combustión".

Etiquetas
Comentarios