Aragón

Historia

Una edición del 'Cantar de Mio Cid' cambia el linaje aragonés por "familia real de Cataluña"

En un anexo se contradice el texto original y a la propia dinastía, que siempre se denominó a sí misma como Casa Real de Aragón.

Extracto del libro en el que se desfigura la historia.
Extracto del libro en el que se desfigura la historia.
Heraldo.es

Motivadas por un interés político, de vez en cuando asoman en distintos foros reinvenciones históricas que sustentan las tesis del independentismo catalán, antagónicas al rigor de los hechos documentados. Revisiones que emergen también, desgraciadamente, en algunos libros de texto e, incluso, en portales y documentos propios de instituciones públicas y en medios de comunicación que dependen en última instancia de las dotaciones económicas de los presupuestos de la región vecina.

Más extraño es encontrarlas en textos serios y rigurosos, avalados por sellos editoriales de largo recorrido y con un sesudo trabajo de corrección detrás. Ocurre con una edición del 'Cantar de Mio Cid'. En un anexo en el que se enumeran cronológicamente los hechos narrados en el poema, se afirma que en el año 1094 "llegan a Valencia su esposa e hijas, que se casan con miembros de las familias reales de Navarra y Cataluña".

El texto se refiere a María Rodríguez, que contrajo matrimonio con Ramón Berenguer III, conde de Barcelona. El epígrafe choca con lo expuesto en los versos correspondientes, plasmados en castellano medieval: "piden sus fijas a mio Çid el Campeador por ser reinas de Navarra e de Aragón.

"Dejando a un lado las batallas personales, las filias y fobias, lo cierto es que no cabe forma de encajar esa nomenclatura desde un punto de vista objetivo. Bajo ningún concepto se puede hablar de familia real de Cataluña. El único nombre que se daba a sí misma la propia dinastía era Casa Real de Aragón", explica Guillermo Fatás, catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Zaragoza y exdirector de HERALDO.

"Y aunque se quisiese desdibujar la historia y aceptar la existencia de una supuesta casa real catalana, debería hacerse a partir de Ramón Berguer IV, su hijo", añade.

El desliz, recogido en la séptima impresión de la 35ª edición del libro del sello Austral, fue compartido por un usuario en Twitter:

Educación, Geografía...

La última polémica en torno a las revisiones históricas tuvo lugar en el seno de la comunidad educativa, al detectarse el año pasado que en los manuales de los alumnos aragoneses se aludía a la inexistente "corona catalanoaragonesa" en detrimento de la Corona de Aragón, única nomenclatura con un sustento real detrás. Este hecho llevó al departamento de Educación a pedir a los institutos de la Comunidad a no usar varios libros de Historia de España de ESO y bachillerato de la editoriales Santillana, Casals y Teide.

Las lecturas alternativas de la realidad también han llegado al plano geográfico. La más conocida y recurrente, aparte de la frecuente apropiación de "la Franja" (con éxito incluso dentro de Aragón), es considerar el Aneto, ubicado en el término municipal de Benasque, como pico catalán. En 2010, TV3 lo incluyó, junto al Vallibierna (también benasqués), entre las mayores cumbres de Cataluña. Unos años antes, el Ayuntamiento de Barcelona había publicado en su web que el Aneto era el pico "más alto de los Países Catalanes".

Etiquetas