Aragón

política

Lambán: “Con Sánchez no hay graves desencuentros, pero los tendré si son necesarios para Aragón”

El presidente de Aragón y líder regional del PSOE analiza la legislatura, la relación con la Moncloa y Ferraz, el carbón, la automoción y las elecciones del 28-A y del 26-M.

Javier Lambán
El presidente de la Comunidad Autónoma de Aragón, Javier Lambán, en el patio de Presidencia del edificio Pignatelli.
Guillermo Mestre

En esta legislatura, hay dos balances. Uno con Rajoy en la Moncloa y otro, más breve, con Sánchez. ¿Qué diferencias hay?

Con Rajoy he coincidido tres años y con Sánchez, apenas ocho meses. Lógicamente las coincidencias han sido mayores con Pedro Sánchez, pero es difícil de evaluar un periodo tan corto.

Usted siempre dijo que tenía una buena relación con Mariano Rajoy y son conocidas sus diferencias con Pedro Sánchez.

Yo he estado con Rajoy dos veces en tres años y con Sánchez, lo mismo, pero en solo ocho meses. Con Rajoy he tenido una relación correcta de la que no tengo quejas, pero respecto al tratamiento del Gobierno central en su etapa, las tengo todas. Con Sánchez, al margen de los tópicos sobre nuestra relación personal, no hay grandes desencuentros, pero si es necesario los tendré. Yo no soy delegado del gobierno de Rajoy ni del Sánchez, ni de ningún otro ejecutivo de España, yo soy presidente de la Comunidad. Tengo muy claras las prioridades.

Puede leer la entrevista completa a Javier Lambán, presidente de Aragón, este domingo en las páginas de HERALDO DE ARAGÓN.

¿Está satisfecho de la ejecución de la inversión estatal cuando su partido votó en contra de mejorar las partidas para Aragón?

Nunca se han ejecutado las inversiones para Aragón de manera suficiente. Y no se puede pedir más intensidad a un Gobierno que apenas lleva nueve meses.

¿Cómo valora el pacto de investidura que hizo en 2015 con Podemos?

En general, bien. Podemos se ha desenvuelto toda la legislatura en la contradicción de apoyar al gobierno y querer estar en la oposición. Creo que ahora decidirían entrar al Gobierno. Ha funcionado razonablemente bien.

“No soy el delegado del Gobierno de Mariano Rajoy ni el de Pedro Sánchez ni el de ningún otro ejecutivo central. Soy el presidente de Aragón”

¿No cree que el acuerdo ha sido más beneficioso para el PSOE que para Podemos?

Dada la volatilidad de la política actual es poco prudente hacer valoraciones. Sí que creo que el PSOE va a ser la fuerza más votada y que Podemos podría estar a la baja, pero ya veremos qué pasa en las urnas.

En Aragón también ha habido dos Podemos, uno con Pablo Echenique y otro con Nacho Escartín, ¿con quién ha sido más fácil entenderse?

Con Echenique hemos pactado dos presupuestos y con el de Escartín, uno. Desde el principio, ya vimos que la interlocución con Escartín era más sencilla y más transitable. Pero con ambos hemos llegado a acuerdos.

¿Volvería a pactar con Podemos para seguir como presidente?

La posición que está mantenido el PSOE en Aragón y en toda España con los posibles pactos postelectorales la marca Pedro Sánchez. Y yo la comparto. El PSOE tiene que mantener su apuesta por la centralidad. Y desde ese espacio yo estaré abierto a pactos de toda naturaleza, con la excepción de Vox.

¿El acuerdo con Cs en Aragón sería factible, aunque Rivera cierre la puerta a Sánchez?

Pues insisto en lo mismo. Pedro Sánchez está abierto a un pacto con Cs. Hay que recordar que Rivera ya dijo en 2016 que nunca pactaría con Rajoy y lo hizo a los pocos meses. Ahora no descarto ninguna posibilidad de pactar gobiernos. Pero de eso hay que hablar al día siguiente de las elecciones generales y autonómicas.

¿Esa apuesta por el centro conlleva ampliar un posible pacto con Cs a otros partidos?

Yo no digo que el PSOE sea de centro, si no de ubicarse en el espacio de la centralidad. Somos un partido de centroizquierda, constitucionalista y europeísta. Y eso marca las líneas rojas sobre cualquier acuerdo.

“La posición del PSOE la marca Pedro Sánchez
y yo la comparto. Ya ha dicho que está abierto a
un pacto con Cs. Albert Rivera también dijo en 2016 que no pactaría nunca con Mariano Rajoy y lo hizo a los pocos meses

Ha gobernado en coalición con CHA cuatro años, ¿qué futuro le ve? ¿Cerca del PSOE?

Primero, yo le deseo a CHA lo mejor desde el punto de vista electoral. Y segundo, la experiencia de gobierno ha sido positiva pese a las discrepancias lógicas. El nivel de acuerdo en la gestión ha sido altísimo y se han generado vínculos de confianza que son muy importantes para establecer alianzas de gobierno y todo tipo de pactos.

El aumento del gasto social ha sido a costa de las inversiones. ¿Ha sido rentable?

Si nos atenemos a los indicadores económicos, por supuesto que sí. Además, es tan esencial la estabilidad política como la social. Algo que hemos logrado al recuperar los servicios públicos esenciales y las políticas de igualdad. Porque la igualdad en términos económicos es eficiente.

Pero los problemas en Sanidad, sobre todo en Teruel, infraestructuras educativas y dependencia siguen.

El avance en sanidad, educación y dependencia es incontestable. Si comparamos las cifras con las del gobierno anterior, la diferencia es abismal y en términos de eficiencia más que notable. Si hablamos de Teruel, las dos demandas más importantes que estaban bloqueadas, los hospitales de Alcañiz y de Teruel, están en marcha.

Porque han subido los ingresos al aumentar los impuestos. ¿Rebajará la presión fiscal?

Asumo que me contradije, porque en 2015 afirmé que no iba a subir los impuestos. Pero con la financiación que nos dejaron era imposible recuperar el gasto social. Incrementamos Sucesiones al nivel de la media nacional y lo bajamos cuando muchas autonomías lo redujeron y se produjo un agravio. Soy partidario de una armonización fiscal y de reformar de una vez la financiación autonómica.

¿Cumplirá el objetivo de déficit?

Todo indica que por primera vez en 2018 habremos cumplido los objetivos de déficit. Eso es positivo, pero es complicado que las autonomías no generemos déficit sin un cambio sustancial en la financiación.

“Hace mucho tiempo que pienso que el PSC es un partido distinto al PSOE”

Pero esto ha sido a costa de incrementar la deuda pública, de 6.600 millones a unos 8.200.

Claro, pero ha crecido a un ritmo muy inferior al de la pasada legislatura. Me preocupa más la española, que está rozando límites que comprometen el futuro del país. La de Aragón es muy asequible y no tiene nada que ver con la de Valencia o Cataluña, por ejemplo.

¿La ministra Teresa Ribera ha puesto en riesgo al sector de la automoción con su ataque a los coches diésel?

Al sector de la automoción lo tenemos que cuidar con mimo, porque está viviendo momentos de gran tensión. Es fundamental que este sector mantenga su presencia y su potencia, por lo que significa directamente en la economía. Por eso trasladé al propio presidente Sánchez que determinados anuncios y formas de gestionar el problema –en relación a la ministra Teresa Ribera– podían ser letales para el sector. Y efectivamente, Pedro Sánchez recondujo el tema y hubo una rápida intervención de la ministra de Industria, Reyes Maroto, que está teniendo un comportamiento ejemplar y apoya proyectos como el de Mobility City.

¿Qué quiere decir?

Estamos iniciando maneras distintas de relacionarnos con la automoción. Todas las autonomías donde hay factorías, menos Aragón, llevan años subvencionando directamente a las plantas. Vamos a tener que empezar haciendo lo necesario para ayudar directamente, en este caso a Opel. Y en segundo lugar, a las empresas auxiliares.

Habrá que cumplir con la normativa comunitaria.

Es un sistema que cumple la norma europea. Es una ayuda directa a Opel y luego un procedimiento de compra pública para disponer de un paquete de ayudas en I+D+i para las empresas auxiliares. La irrupción del coche eléctrico, la descarbonización y las amenazas de deslocalización nos obligan a echar el resto.

¿Y en el caso de la térmica de Andorra?

El responsable de Endesa dijo en mi presencia que el PP había dejado hundir el carbón. En los seis años de Rajoy no se hizo nada. El Ejecutivo de Sánchez se encontró con los plazos encima. Nosotros hemos intentado un compromiso entre el Gobierno central y Endesa para demorar el cierre, pero no ha sido posible y ahora tenemos que buscar soluciones urgentes. Ya estamos habilitando ayudas para las cuencas mineras, que en este año sumarán cerca de 14 millones –8 para pymes y 5,7 para ayuntamientos–.

“Lo crítico por convicción. Ser socialista implica
también ser constitucionalista. Nunca me he planteado si eso me beneficia o no electoralmente”

Hablando de plazos, ¿qué pasa con el Canfranc, se está perdiendo la oportunidad de la reapertura por falta de inversiones?

Se ha dado un paso sustancial al lograr que se convierta en un proyecto de interés europeo y obtener los fondos para redactar los planes definitivos. Una vez que este camino esté despejado, la inversión en la parte española no será un obstáculo para su reapertura.

¿Lo que suceda en las urnas el 28 de abril determinará lo que pase en Aragón en las autonómicas del 26 de mayo?

No lo sé, porque son distintos escenarios y hay cambios significativos, como por ejemplo que el PAR no acudirá a las de abril y sí a las de mayo, al igual que CHA. Y eso cambia las circunstancias.

Por cierto, ¿qué le ha parecido la decisión del PAR de rechaza una coalición con el PP en ambos comicios?

Una decisión valiente de Arturo Aliaga. Si hubieran optado por la contraria, la continuidad del partido estaba muy comprometida. Una formación de corte territorial que renuncia a ir con sus siglas en las autonómicas está condenada a desaparecer.

¿Considera que la confrontación directa que mantiene con el independentismo le beneficiará electoralmente en Aragón?

Yo lo hago por convicción. Ser socialista implica también ser constitucionalista. Y exige ser beligerante con el independentismo, porque entendemos una España solidaria entre territorios y entre ciudadanos. Nunca me he planteado si esto beneficia o no.

¿Cómo son sus relaciones con el PSC?

Hace mucho tiempo que pienso que el PSC es un partido distinto al PSOE.

¿Cree en la limitación de mandatos? Si repite, ¿será su última legislatura?

Estos debates en los que nos hemos embarcado en la última década nos despistan de los asuntos vitales para los ciudadanos. Es un asunto secundario ante los problemas de verdad que nos viene, como la desaceleración de la economía, el futuro de Europa, el cambio climático...

¿Y mantendrá básicamente el mismo equipo de gobierno?

Estoy muy satisfecho con el trabajo de todos los consejeros, pero ya veremos qué pasa tras las elecciones autonómicas del 26 de mayo y las combinaciones posibles.

Pero su apuesta clara es Marta Gastón, la consejera de Economía que ha fichado para ir de dos a las Cortes de Aragón por Zaragoza, ¿no?

Efectivamente, pero insisto en qué es prematura hablar de algo que depende del resultado de las urnas y de las opciones para poder formar una mayoría de gobierno.

Aparte de Bon Àrea, ¿qué proyectos destacaría de su mandato?

Sin duda alguna la recuperación de los servicios públicos de la sanidad, educación y dependencia, el desarrollo del sector agroalimentario, la innovación, la logística y el proyecto de Expoinnova que combinará investigación y transformación digital con formación profesional y automoción.

¿Qué le ha pasado con el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve. para que tengan tan mala relación personal e institucional?

Al principio tuve la sensación de que íbamos a entendernos y lograr avances para la ciudad de Zaragoza. Yo intenté que las conversaciones entre los dos fueran el germen para pactos entre el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de la capital. Nosotros lo hemos intentado, incluso aprobando la ley de capitalidad y ampliando los fondos para políticas sociales, servicios públicos y equipamientos. Pero no ha habido forma de desarrollar proyectos. Quiero creer que las relaciones podían haber sido mejor, y alguna culpa tendré yo también. Por supuesto. Pero no ha sido posible el entendimiento.

Etiquetas
Comentarios