Despliega el menú
Aragón

Fin del carbón

El laboratorio de coches eléctricos para Teruel busca ya apoyos y financiación

El proyecto Teruel X Mobility se presentó en la sede del Justicia, que instó a la sociedad a apostar por la iniciativa

El Justicia y su lugarteniente, ayer junto a los promotores del proyecto Teruel X Mobility
El Justicia y su lugarteniente, ayer junto a los promotores del proyecto Teruel X Mobility
Guillermo Mestre

El consorcio que quiere convertir Teruel en un gran laboratorio para coches eléctricos, del que forman parte el Colegio de Ingenieros Industriales de Aragón y La Rioja, Centro Zaragoza y el grupo Vehivial de la Universidad de Zaragoza, busca ya apoyos y financiación. La iniciativa, denominada Teruel X Mobility, se presentó ayer en la sede del Justicia de Aragón, que hizo una llamada a agentes públicos y privados para que se sumen al proyecto, que podría generar 300 empleos directos y cientos de indirectos, según sus promotores. "Encaja a la perfección con lo que Teruel demanda. Une conocimiento del territorio, aprovechamiento de recursos turísticos, innovación y desarrollo de tecnologías de última generación. Mi deseo es que la sociedad aragonesa conozca, apoye y apueste por esta iniciativa", dijo Ángel Dolado, al tiempo que lamentó los "20 años perdidos” para atajar la sangría demográfica que afecta a esta provincia.

A su entender, hay que huir del cortoplacismo y "salvar Teruel". "Tenemos que tener clara la unidad de acción. Vamos a ser receptivos con todo este tipo de propuestas", manifestó. La prioridad, reconoció Juan José Alba, coordinador del proyecto, es "sumar la voz de los agentes" y conseguir el apoyo de las principales instituciones. En lo que respecta a la financiación, los promotores tratarán de captar fondo europeos, aunque no se cierran a la iniciativa privada. "Nos consta que hay empresas y administraciones que van a seguir muy de cerca cómo evoluciona esta alternativa", añadió.

En su opinión, Teruel reúne las condiciones idóneas para convertirse en un laboratorio "de lujo". "Tiene Motorland, pistas asfaltadas, de tierra y una red de carreteras con poco tráfico", enumeró. De salir adelante, el proyecto obligaría a instalar decenas de cargadores, mejorar las telecomunicaciones y reforzar el soporte técnico, una inversión ‘menor’ en comparación con la "activación económica" que generaría.

La iniciativa se basa en la necesidad de las grandes marcas de anticiparse al fin del diésel y probar nuevas fórmulas de movilidad. "Necesitan espacios donde testar los vehículos y carreteras abiertas que garanticen su proceso de aprendizaje. También conocer las demandas de los usuarios y generar ‘materia gris’", explicó Alba. Actualmente "existe una gran inquietud", ya que "se está empezando a poner fecha al fin de los vehículos contaminantes" y aún existen grandes problemas relacionados con el abastecimiento eléctrico o los materiales necesarios.

Un laboratorio como el que se plantea permitiría a Teruel "atraer proyectos internacionales de investigación y desarrollo". Los promotores no se ponen una fecha de inicio, ya que la magnitud del proyecto dependerá del número de empresas interesadas. "Puede ser muy pequeñito, desde un fabricante europeo que venga a desarrollar sus vehículos, o muy grande si vienen decenas de compañías. Lo importante es generar la base", indicó.

Esta, advirtió el coordinador, "no es una aventura para unos pocos años", sino que, en caso de materializarse, "tendrá muchas décadas de recorrido". Para empezar, subrayó, bastaría con un espacio como Motorland.

Etiquetas
Comentarios