Despliega el menú
Aragón

zaragoza

El Netflix de La Almozara

El videoclub Puerta Sancho acaba de cumplir 30 años y es uno de los últimos establecimientos de alquiler de películas que quedan en Zaragoza.

v8
Videoclub Puerta Sancho
P. Z.

Cuando Carlos Ramo abrió en 1989 el videoclub Puerta Sancho, en la avenida de Pablo Gargallo, 107 del barrio zaragozano de La Almozara, el negocio de alquiler de películas vivía un momento apogeo. En una primera etapa, las cintas VHS (‘Video Home System’) no tenían rival hasta que a mediados de los 90 apareció el DVD. El éxito de este nuevo formato de reproducción arrinconó en las estanterías al VHS.

El propietario del videoclub ubicado en La Almozara, uno de los últimos -si no el último- que siguen funcionando en la ciudad recuerda aquellos años en que “las estanterías con las novedades y otros títulos se vaciaban los fines de semana.

Hoy mantiene una catálogo de cerca de 3.000 filmes, la mayor parte en DVD, aunque todavía pueden encontrarse algunas en VHS. Cada mes y medio renueva el catálogo con las últimos estrenos cinematográficos y mantiene clientes que alquilan películas desde que comenzó el negocio, que el pasado 29 de enero cumplió 30 años.

El alquiler por un día de una de las últimas novedades cuesta tres euros y el resto 2,50, aunque Ramo confiesa que no es tan exigente como al principio en cuanto al plazo de devolución. “Antes había mucha demanda y los clientes estaban siempre a la espera para poder ver lo último que llegaba”, recuerda.

v2
Vídeoclub Puerta Sancho
P. Z.

Alguno de aquellos títulos tan demandados fue el popular filme de Disney reeditado en vídeo ‘La dama y el vagabundo’. “Hacernos con una copia nos costó 13.000 pesetas pero se iba amortizando porque era una de las más alquiladas”, añade.

Un clásico entre las anécdotas de los videoclubes era el hecho de que había clientes que, además de retrasarse de cuando en cuando en la devolución de las cintas VHS, en ocasiones tampoco las rebobinaban. Eran gajes del oficio de los dueños de estos locales que además de sus funciones habituales tenían que hacer de críticos de cine y aconsejaban a sus clientes en función de sus gustos. “Ibas conociendo qué tipo de cine le gustaba a cada cual y sabías cómo acertar”, apunta.

Entre los títulos más demandados a lo largo de estas tres décadas destacan filmes como ‘El nombre de la rosa’; “La siguen alquilando porque verla suele ser una actividad escolar para los alumnos de instituto, -comenta Carlos Ramo-. Otras muy solicitadas en su momento han sido ‘Mentiras arriesgadas’, ‘Salvar al soldado Ryan’, ‘Gladiator’, todas la de Jean-Claude Van Damme y Bruce Lee… ahora las que más se llevan son las de superhéroes y las de acción. Y de cine español ‘El Reino’ y ‘Campeones’.

El videoclub Puerta Sancho ha sobrevivido a varias amenazas a lo largo de estos años. “La cosa empezó a resentirse al poco de iniciar nuestra actividad, cuando comenzaron a emitir las cadenas generalistas (Antena 3, Telecinco...) y luego llegaron grandes cadenas de videoclubes como Blockbuster y Drugstore, que abrían hasta las 2.00 y tenían mucho mayor número de copias de las últimas novedades. Así que tras los dos primeros años funcionando solo como videoclub, mi mujer yo decidimos diversificar el negocio con la venta de prensa, libros y artículos de papelería”, explica.

“En el 89, cuando empezamos, existían otros dos en el barrio y al año siguiente abrieron otros ocho. Era difícil competir con las grandes cadenas y desde la asociación de Videoclubs de Aragón nos juntábamos, intentábamos hacer compras conjuntas porque era más rentable, luchamos contra la piratería… pero al final no se pudo hacer nada.”, rememora Ramo mientras ordena carátulas en un estante.

La irrupción en el mercado de grandes cadenas de videoclubes perjudicó en buena medida a los pequeños empresarios del sector. Después, internet, la piratería y las plataformas digitales han terminado por acorralar a videoclubes como el de Puerta Sancho, que pese a todo sigue al pie del cañón.

Ramo sabe que su videoclub está en peligro de extinción. “No habrá relevo -anuncia- y aunque aquí he tenido que echar muchas horas, y aún me quedan unas cuantas, la verdad es que lo del video ha sido una etapa muy majica”.

Etiquetas
Comentarios