Despliega el menú
Aragón

Educación

Críticas por primar que trabajen ambos padres para dar las plazas de niños de 2 años

Se barema con el máximo de 4 puntos que los dos progenitores estén en activo. Malestar porque puede dejar sin opciones a familias con parados

JORNADA DE PUERTAS ABIERTAS EN EL CEIP LA ESTRELLA ( ZARAGOZA ) / ESCOLARIZACION / 11/03/2019 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Los colegios continúan con sus jornadas de puertas abiertas de cara a la campaña de escolarización que comienza el miércoles. En la foto, La Estrella, que el lunes celebró la suya.
Oliver Duch

Los criterios fijados por el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón para la escolarización de niños de 2 años está provocando críticas y malestar en algunas familias que consideran injusto que se prime que ambos progenitores trabajen y que esta circunstancia se bareme con 4 puntos –el máximo–.

La resolución de la Dirección General de Planificación y Formación Profesional recoge que en el caso de que la demanda de plazas sea más alta que la oferta y las solicitudes presentadas en los centros deban baremarse (con vistas al sorteo en caso de empates), la máxima puntuación se le dé a las unidades familiares en las que los dos progenitores o tutores sean trabajadores en activo.

También a las familias monoparentales en las que trabaje el progenitor de referencia. En estos casos, son 4 los puntos obtenidos. Bastante por detrás de este criterio, se valora con 2 puntos tener hermanos en el colegio y ser familia numerosa de categoría especial (con 5 hijos o más). En función de las rentas anuales, los puntos que obtendrían las familias que presenten solicitud para la escolarización anticipada de sus hijos oscilan entre 1,5 (para las que sean iguales o inferiores al Iprem: 6.454 euros –12 pagas– o 7.519,59 euros –14 pagas–) y 0 (en rentas superiores al doble del Iprem). Si se supera este indicador, pero los ingresos son inferiores al doble, se dará un punto. También se prevé dar un punto si el niño tiene a alguno de sus padres o tutores trabajando en el centro en que se presenta solicitud; si él o alguno de sus hermanos o padres tienen la condición reconocida de discapacidad física, intelectual, mental o sensorial. Por último se da medio punto a las familias monoparentales.

Hay que recordar que la escolarización anticipada es independiente del proceso de infantil y primaria y sus criterios y baremos tampoco coinciden, aunque ambas  empiezan mañana con la el inicio de presentación de solicitudes.

En cualquier caso, los criterios no son excepcionales. De hecho, para tener plaza en una de las once guarderías infantiles dependientes del Gobierno de Aragón se utilizan estas mismas pautas. Asimismo, muchas de las situaciones que se recogen en esta resolución aparecen también en otros procesos de escolarización o en las directrices que marcan las preferencias para tener acceso a becas de comedor o libros.

La fuerte discrepancia con el criterio laboral de los padres ha surgido por el interés creciente que está generando en las familias esta iniciativa puesta en marcha por Educación hace tres años. La demanda de 2018-2019 ya fue tan alta que quedaron 175 menores sin posibilidad de entrar en los 14 colegios que entonces ofrecían aulas para la escolarización anticipada. En algunos casos, la cifra de peticiones dobló el número de puestos escolares ofertados, hasta el punto de que hubo centros –como La Estrella– que pidieron autorización a la Administración para abrir dos aulas de 2 años, en lugar de una. Una posibilidad que, de momento, Educación no contempla.

Las familias temen que este año se vuelva a repetir esta situación y que las unidades familiares que tengan a alguno de sus progenitores en paro no tengan opciones para escolarizar a sus hijos pequeños, a pesar de que el número de colegios con aulas de 2 años se ha ampliado a 22, ocho más que el curso pasado.

Por su parte, Educación explicó ayer que este criterio se había incluido para facilitar la conciliación familiar y laboral y recordó que este año se ha ampliado la oferta. Asimismo, apuntó que estas clases para niños de 2 años se han implantado preferentemente en centros que han sufrido disminución de alumnado, como un medio para intentar revertir esta situación. Y aseguró que los puntos no son decisivos en varias de las ofertas.

Etiquetas
Comentarios