Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Senderismo

Ruta por los fuertes carlistas en el Maestrazgo

Este recorrido por los fortines del general carlista Cabrera en Beceite une el interés histórico con el disfrute de un hermoso paisaje

ARAGON PUEBLO A PUEBLO. BECEITE / 05-09-2017 / FOTO: LAURA URANGA [[[FOTOGRAFOS]]]
Vista de la localidad de Beceite, en el Maestrazgo.
Laura Uranga

No todo el mundo sabe que la fiesta de la Cincomarzada tiene su origen en la defensa que la ciudad de Zaragoza hizo ante el ataque de las tropas carlistas del general Cabañero en 1838. Los carlistas, que propugnaban al infante Carlos como rey de España en lugar de la entonces reina Isabel II (para ellos heredera ilegítima del trono por ser mujer), representaban también la defensa de la ideología tradicionalista frente al liberalismo y sus ideas de progreso y libertad.

Tras el rechazo de los zaragozanos, Cabañero tuvo que salir huyendo a caballo por los montes de Torrero hasta llegar al Maestrazgo turolense donde estaba el bastión aragonés del carlismo, con el general Ramón Cabrera, el ‘Tigre del Maestrazgo’ al frente. La comarca del Maestrazgo es el territorio aragonés cuya historia más estuvo marcada por la presencia del carlismo. En Cantavieja existe un Museo de las Luchas Carlistas y en Beceite encontramos la ruta senderista a los Fuertes de Cabrera, fortines que marcaban los puntos de defensa en este territorio. Los fortines, que son tres, son verdaderas torres de vigía con buenas perspectivas paisajísticas del valle y del pueblo de Beceite.

Se trata de un recorrido senderista que sale de la propia localidad, con 12,5 km de distancia y una duración de 1 h 30 min (ida y vuelta). Aunque tiene algunos tramos donde el desnivel la hace un poco exigente, por su corto recorrido resulta de dificultad baja.

Saldremos de Beceite por la pista asfaltada que conduce a la piscina natural del Matarraña y al Parrisal. A 1,5 km, aproximadamente, tras una fuerte subida del camino, y por el vértice de la montaña, parte a nuestra izquierda la senda que lleva a las ruinas de los fortines. A nuestra derecha queda el río, al pie del cual se alza la Cueva de las Maravillas, rica en formaciones calcáreas como estalactitas y estalagmitas.

El sendero muestra enseguida su carácter fuertemente ascendente; al principio, discurre paralelo a un antiguo muro de piedra, quizá restos de muralla. En poco más de 5 minutos, una bifurcación muestra dos caminos: a la izquierda, hacia restos fortificados, situados a 400 m. y cerca de la casa conocida como Cova del Aire; a la derecha, continúa la subida hacia los Fuertes. A unos 15 minutos del desvío anterior se halla el primer fortín, de planta circular, rodeados por restos de muralla y dotado de aspilleras que refuerzan su carácter militar. Seguimos senda arriba y, al poco tiempo, unos 10 minutos, avistamos los restos de la torre del fortín superior.

Tras superar otros 120 m. de desnivel vertical, llegamos al fuerte propiamente dicho, situado en lo alto de un cerro, a 877 metros de altitud. Desde aquí se divisan impresionantes panorámicas a 360º, tanto de los Puertos de Beceite como de diversos municipios de la zona. El enclave permitía dominar los principales pasos de los caminos que accedían hacia el Mediterráneo, por Tortosa o llegaban desde allí.

Etiquetas
Comentarios