Despliega el menú
Aragón

Senderismo

Ruta por el pinar mixto de Luco de Jiloca

A principios del siglo XX, se reforestaron las barranqueras del valle del Jiloca, dando lugar a paisajes como el que proponemos visitar

Puente romano de Luco de Jiloca, en Teruel.
Puente romano de Luco de Jiloca, en Teruel.
Guillermo Mestre

En el valle del Jiloca, se reforestaron las cabeceras de los barrancos durante la primera mitad del siglo XX para sujetar la tierra, retener el agua de lluvia y evitar las arrambladas, muy violentas en esos años. Junto con la plantación de coníferas se construyeron numerosos muros de gaviones en los fondos de las ramblas. Estas circunstancias han creado singulares paisajes que recorrer disfrutando de la naturaleza.

En la margen derecha del río Jiloca, entre las localidades de Luco de Jiloca, Burbáguena y Cuencabuena, encontramos un interesante pinar de repoblación. Se trata de un bosque mixto de pino rodeno, con sotobosque de lastón, tomillo y aliaga y con ejemplares de encina y quejigo en las zonas más frescas. Este bosque enlaza, por el sector noroccidental, con el valle del Pancrudo y Campo de Romanos, mientras que desciende por su sector suroriental hacia el valle del Jiloca mediante numerosos barrancos.

El camino de San Valero y San Vicente hacia su martirio

El pinar está fragmentado por numerosas ramblas, entre las que destacan Val de Cuenca, que sirvió de camino tradicional entre Luco de Jiloca y Cuencabuena, y la rambla de Val de la Cueva entre Burbáguena y Cuencabuena. Por esta última rambla ha sido diseñado el actual camino de San Vicente Mártir, una ruta turística de largo recorrido. Según explica la tradición, San Vicente y San Valero fueron conducidos por estos bosques mientras eran llevados por las tropas romanas a Valencia, donde acabarían siendo martirizados.

La ruta marcada como PR-TE 39 tiene 18,6 km. Parte del mismo núcleo de Luco, para ascender durante 8 km. Siguiendo la rambla de la Cuenca. El camino discurre entre bosques mixtos, con pequeños campos de cerezos donde la topografía lo permite. Alcanza la máxima elevación junto al Alto de las Cumbres, con 1.092 m. A partir de aquí empieza el descenso hacia el valle, prolongado por la Rambla de Val de la Cueva, para llegar a la localidad de Burbáguena.

Visita por Luco de Jiloca 

La localidad de Luco de Jiloca forma parte del municipio de Calamocha. En ella se celebran uno de los carnavales más tradicionales de Aragón.  Su casco urbano tenía como calle principal la carretera, hasta la construcción de la autovía de Teruel. Un tanto desplazada del centro, su iglesia parroquial de la Asunción de la Virgen es el edificio más significativo de la población y cuenta con una torre de tres cuerpos con decoración de inspiración mudéjar. Construido en mampostería, el templo sigue un modelo gótico muy difundido en el Aragón del siglo XVI.

Fuera del núcleo poblacional no debemos olvidar la visita al conocido puente de Luco, un bello puente de tres ojos de origen romano, sin duda su elemento patrimonial más conocido. Se encuentra en el paraje de Entrambasaguas, donde la confluencia de los ríos Pancrudo y Jiloca ha dado forma a un sugerente espacio de sotos.

Etiquetas
Comentarios