Despliega el menú
Aragón

ganadería

Novales: "La normativa no lo permite, pero puede haber una vía para no sacrificar La Rebomba"

El director general de Alimentación y Fomento Agroalimentario compareció este martes en las Cortes para hablar sobre la situación de la ganadería.

Reses de la ganadería la Rebomba, durante la riada de 2018.
Reses de la ganadería la Rebomba, durante la riada de 2018.
Jorge Vicioso

El director general de Alimentación y Fomento Agroalimentario, Enrique Novales, compareció este martes en las Cortes -a petición del Grupo Parlamentario Popular, con Ramón Celma de portavoz- para hablar sobre la situación de la ganadería La Rebomba y del reconocimiento de la Casta Brava del Ebro como autóctona.

Hemos hecho todo lo posible para salvar La Rebomba, pero no puede haber un ganadero que va por libre. Llevamos cinco años detrás del señor José María Arnillas para sanear e identificar la ganadería pero él no colabora. La paciencia tiene un límite y se nos ha acabado”, señaló -en referencia al reconocido hierro aragonés- Novales, y subrayó las dificultades de la Administración para poner “orden” en la explotación.

El resto de ganaderos hace sus deberes y a Arnillas hay que perseguirlo para realizar los controles. No hemos llegado a esta tesitura por ineficacia de la Administración, sino por su su dejadez”, añadió Novales, encontrando respuesta en Ramón Celma en el turno de réplicas.

En el último saneamiento realizado en la ganadería, todas las vacas de La Rebomba estaban saneadas y solo había problemas de identificación”, matizó el diputado del PP, y reclamó que el Gobierno de Aragón adopte medidas alejadas del sacrificio de una ganadería de tan alto valor genético en la Comunidad.

La Rebomba posee la sangre más pura de la Casta Brava del Ebro. De ahí que Novales recordase seguidamente que, de haber logrado regularizar la situación de esta ganadería, hubiese matado “dos pájaros de un tiro”.

“Cuando me convertí en jefe de servicio de Recursos Ganaderos -cargo anterior al que ocupa actualmente- había numerosos problemas de identificación y quise poner orden con el libro de inscripciones. Todos hicieron sus deberes excepto Arnillas. Por eso hemos alcanzado este callejón sin salida”, insistió el socialista, refiriéndose a la orden de sacrificio sin indemnización de la ganadería que está a la espera de la resolución de la juez.

Los grupos coinciden en evitar el sacrificio

Los portavoces del resto de partidos (Ciudadanos, Partido Aragonés, Podemos, PSOE) coincidieron en que José María Arnillas tiene “su parte de culpa”, pero insistieron -cada cual a su manera- en que se deben buscar alternativas al sacrificio de alrededor de 300 cabezas de ganado.

Enrique Novales respondió afirmando que es el Real Decreto 1980 el que rige estas cuestiones, y que, aunque se podrían buscar otras salidas, en este particular caso no está resultando fácil hacerlo.

Etiquetas
Comentarios