Despliega el menú
Aragón

Un futuro para el silo de Las Pedrosas

Es uno de los edificios más representativos del municipio cincovilles y aspira a una nueva vida tras el convenio suscrito entre el Ayuntamiento de Las Pedrosas y Proyecto Silos.

De un modo romántico se las llama ‘catedrales del campo’ pero lo cierto es que, yendo al grano, estas construcciones no están muy católicas. Los depósitos utilizados para guardar cereales que la Red Nacional de Silos comenzó a proyectar en 1944, con el objetivo de posibilitar la compra de toda la cosecha de trigo a los agricultores y conservar una reserva nacional para garantizar el consumo, proliferaron por toda le geografía española, entre 1945 y 1986, con la construcción de 663 silos y 275 graneros con una capacidad total de 2.684.947 toneladas.

Sin embargo, el fin del monopolio triguero y la incorporación de España a la actual Unión Europea supuso un cambio en los procedimientos y una reducción de la utilización de los silos. Según datos del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), “la actual red básica de almacenamiento público está compuesta por 141 silos y graneros con una capacidad total de almacenamiento de 977.320 toneladas”.

Por tanto, la mayor parte de estas unidades quedó en desuso. En el mejor de los casos, algunos de estos edificios han vuelto a la vida gracias a proyectos destinados a su reutilización como espacios museísticos, centros de visitantes, bibliotecas u hoteles. Uno de estos últimos ejemplos es el silo de Bello, en Teruel, inaugurado en 2015 y reconvertido en hospedería.

El pasado sábado, en localidad cincovillesa de Las Pedrosas, se celebró una jornada que sirvió para presentar el resultado de un estudio realizado por el Proyecto Silos -un grupo de investigación, sin animo de lucro, especializado en este tipo de patrimonio industrial- acerca del silo municipal de Las Pedrosas, que data de 1954, con la intención de encontrar nuevos usos para este espacio.

El Ayuntamiento del municipio ha suscrito un convenio con esta asociación “para poder evaluar los futuros usos de manera que el silo vuelva a ser un referente de la localidad. El estudio plantea una rehabilitación parcial y/o total que va de los 600 metros cuadrados hasta los 1.200, en su totalidad. Lo idóneo sería una actuación completa por fases, comenzando en la planta inferior, que podría destinarse a oficinas, centro de interpretación o alojamiento, entre otras ideas. Una vez presentado el estudio y tras las ideas aportadas durante este pasado fin de semana, se estudiarán las posibles vías de financiación”, explica el alcalde de Las Pedrosas, Víctor Corbacho.

El edificio quedó en desuso a comienzos de la década de los 90, “salvo una parte, la de los graneros, que está dedicada a espacio multiuso en el que hacemos múltiples actividades”, añade el alcalde.

El silo fue transferido en 2017 al municipio a instancias del Ayuntamiento “para dedicarlo a usos agrícolas, sociales o culturales, formalizando de esta forma la cesión en precario existente desde hacía dos décadas, apunta.

Posteriormente, se dispuso “la zona existente en la parte delantera del edificio, dotándolo de un espacio para ser utilizado en celebraciones y eventos de la localidad”, cuenta. Por decisión popular, este renovado lugar recibió el nombre de plaza de los Danzantes de Las Pedrosas, en honor de la agrupación que ha recuperado el dance típico de la localidad.

Etiquetas
Comentarios