Aragón

Aragón empieza a vender armas a Arabia Saudí y aumenta las exportaciones a otros países

La comunidad ha pasado de vender al exterior armas por 100.000 euros en 2016 a casi 34 millones de euros en 2018.

Un mural en Yemen representando los bombardeos en el país
Efe/Yahya Arhab

Aragón es una región productora y exportadora de coches, electrodomésticos, carne de cerdo, fruta y vino. Solo el año pasado exportó productos de estos cinco tipos por valor de casi 6.000 millones de euros, más de la mitad de todo lo que exportaron el grueso de empresas de la Comunidad.

Pero hay otro tipo de productos que se fabrican aquí y que en los últimos dos años han registrado un fuerte incremento de la demanda externa. Se habla menos porque, en comparación con los otros campos mencionados, apenas tiene peso económico en el montante global de exportaciones, pero este sector ha pasado de vender al exterior productos por menos de 100.000 euros anuales en 2016 a cerca de los 34 millones el año pasado.

Se trata de las armas. Y fundamentalmente armas de guerra, granadas, torpedos, proyectiles y sus respectivos accesorios. A lo largo del año pasado se vendieron a otros países desde Aragón armas, municiones y accesorios por valor de 33,7 millones de euros: 18 millones en armas de guerra (que excluyen revólveres, pistolas y armas blancas), 9 millones en bombas, granadas y torpedos y 6,6 millones en piezas y accesorios de las anteriores. Las ventas al exterior del resto de armas (armas largas, de caza, sables o bayonetas) apenas llegaron a los 120.000 euros.

Lo curioso no es que en Aragón haya empresas dedicadas a la fabricación y comercialización de este tipo de productos, que no es algo nuevo, sino el radical incremento de las exportaciones registrado de dos años a esta parte y reflejado en los datos del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria.

Según estas estadísticas de comercio exterior, en 2016 no se exportaron directamente desde Aragón armas de guerra y se vendieron fuera apenas 134 euros en proyectiles. En 2017 el sector aragonés de las armas encontró en Pakistán un nicho de mercado y de repente ese año exportó más de 25 millones de euros en armas: el 78% en armas de guerra que fueron directas al país asiático (19,7 millones).

La entrada a Arabia Saudí

El año pasado esa relación comercial se afianzó más y Pakistán pasó a comprar a Aragón 21,8 millones: 15,3 en armas de guerra y 6,5 en sus correspondientes piezas y accesorios. Además, ese 2018 fue el año en el que las empresas aragonesas empezaron a vender armas directamente a Arabia Saudí. Justo cuando los países europeos pusieron encima de la mesa el debate sobre la venta de armas al país de Oriente Medio por su participación en la guerra de Yemen y la polémica en torno al asesinato del periodista Yamal Jashogi en el consulado de Estambul.

En 2018 Alemania anunció que suspendía la venta de armas a la monarquía del Golfo Pérsico. España se lo pensó. Es el tercer país que más material de Defensa vende a Arabia Saudí pero un bombardeo en Yemen en el que murieron decenas de personas hizo que el Gobierno español anunciara que revisaría las condiciones de venta de armamento a países de Oriente Próximo. Finalmente se retractó ante el temor de que Arabia Saudí suspendiese un contrato multimillonario para la construcción de cinco corbetas en los astilleros gaditanos de Navantia y siguió vendiéndole armas.

Desde Aragón, lo que se vendió a Arabia Saudí el año pasado fueron casi nueve millones de euros en 'bombas, granadas, torpedos, misiles, cartuchos y demás municiones y proyectiles y sus partes'. Las empresas fabricantes del sector afincadas en Aragón no se han pronunciado.

Según detalla en su informe anual la Secretaría de Estado de Comercio, todas las licencias relativas a munición exportada a Arabia Saudí van acompañadas de certificados de último destino con estrictas cláusulas de no reexportación o uso fuera del territorio del país.


Etiquetas
Comentarios