Aragón

Los partidos aragoneses apuran los plazos de cierre de sus listas para las elecciones de abril y mayo

Salvo Ciudadanos y Vox, el resto deben decidir antes del 15 de marzo si acuden finalmente en coalición a las generales.

Urnas listas para una elecciones generales en un colegio de Zaragoza.
José Miguel Marco

La decisión de Pedro Sánchez de adelantar las elecciones generales al próximo 28 de abril ha cogido a los partidos aragoneses con el pie cambiado. Con la maquinaria aún sin engrasar para la triple cita con las urnas del 26 de mayo, en la que poco más de un millón de aragoneses deberán elegir a sus representantes en sus municipios, en las Cortes de Aragón y en Europa, los políticos tienen ahora que afrontar contra el reloj los preparativos de los comicios estatales.

Lo primero que deberán resolver es si finalmente van en coalición al Congreso y al Senado, para lo que tendrán tres semanas. El 15 de marzo expira el plazo marcado por la Junta Electoral Central, que obliga a todos los partidos interesados a debatir y negociar. Solo Vox y Ciudadanos han dejado claro que irán solos.

PP y PAR deben decidir si vuelven a compartir papeletas en un pacto que podría resultar aún más necesario que hace cuatro años para hacer frente a la competencia que supone la irrupción del partido de extrema derecha. Oficialmente, sus representantes niegan que haya contactos, aunque sí ha habido conversaciones informales.

Los aragonesistas decidieron esta semana presentarse a las generales, pero de las negociaciones dependerá si lo hacen en coalición o en solitario. No obstante, son muy conscientes de que esta última posibilidad les dejaría fuera de las Cortes Generales. Todas las posibilidades están abiertas, pero los aragonesistas aseguran que no hay ninguna oferta de pacto en firme encima de la mesa.

En la izquierda es donde más abiertas están las opciones. El Comité Nazional de CHA ha ratificado este sábado su propuesta de coalición de toda la izquierda, que el líder socialista, Javier Lambán, da por descartada a la espera de que decida Ferraz. Así lo marcan los estatutos del partido, recordó el secretario regional de Organización del PSOE, Darío Villagrasa. Además, resulta más conveniente lavarse las manos y que decida Madrid a negar un pacto para ir en coalición a su actual socio de Gobierno en la DGA.

IU puso como condición al frente de izquierdas que se aclarara su viabilidad antes de que acabe la próxima semana y, aunque públicamente la valoró positivamente, la realidad es que su única prioridad es cerrar la confluencia con Podemos en las generales y autonómicas. En el primer caso, su dirección federal decidió que las bases lo ratifiquen por votación entre el 4 y 10 de marzo.

En caso de descarrilar, cabría la posibilidad de que CHA e IU volvieran a concurrir juntos como en 2011 y 2015. En la primera ocasión lograron sacar un escaño, en el que se turnaron Chesús Yuste y Álvaro Sanz.

El secretario autonómico de Organización de IU, Jorge Sanz, no se ha fijado una "fecha tope" para negociar la confluencia autonómica con la formación morada y aludió a que disponen de mucho más tiempo, concretamente, hasta el 12 de abril. "Nuestra apuesta es por el acuerdo y no hay nada cerrado", añade.

Pero la situación es compleja. De hecho, en Navarra, Murcia y Asturias ya se han descartado las confluencias. En Aragón, el acuerdo en las Cortes, tras el pacto entre la formación de Nacho Escartín y Equo, será difícil porque IU reclama una mayor visibilidad que los podemistas no le quieren dar. Peor están las cosas en Zaragoza capital, donde se complica la posibilidad de que se reedite la confluencia de 2015.

Un reto organizativo

La acumulación de citas electorales complica la logística de las formaciones. La vicesecretaria electoral del PP, Mamen Susín, y el secretario de Organización de CHA, Miguel Jaime, destacan el reto que supondrá registrar en tiempo y forma centenares de candidaturas municipales en pleno puente de Semana Santa, con la campaña de las generales lanzada. "Vamos a ir locos, porque una cosa es tener listas cerradas, nosotros superamos las 150, y otra es cumplimentar el papeleo", apunta Jaime.

La cuestión no es baladí, puesto que deberán presentar entre el 17 y el 22 de abril en los juzgados un escrito de cada candidato, la fotocopia de su DNI y el modelo de solicitud conjunta de la lista. "Siempre tienes que ir detrás de la gente porque falta algún papel, por lo que no quiero ni pensar lo que supondrá hacerlo este año con un puente de por medio, procesiones y una campaña", valora Susín.

Estas fechas destacadas, la Semana Santa y el 23 de abril, Día de Aragón, representan para el PAR una oportunidad, y quiere diseñar para ellas eventos electorales especiales.

En lo que nadie ha entrado aún es a reservar espacios para sus mítines, aunque la secretaria general del PP, Mar Vaquero, sí tiene muy claro que el acto central de las generales con el líder nacional, Pablo Casado, será en uno de los grandes espacios de la ciudad: la plaza de toros, el Palacio de Congresos o la sala Multiusos del Auditorio. "De todos modos, queremos hacer mucha calle, como siempre", puntualiza.

El PSOE, el partido que antes inició la preparación de la campaña electoral, también considera que "aún es pronto para analizar la cesión de espacios". Más avanzado lleva la elaboración de los programas electorales de las autonómicas y municipales, para los que lleva meses intentando recabar 10.000 ideas. Todo, en un programa participado y con "una visión global del territorio" del que Villagrasa se muestra "satisfecho".

El secretario de Organización de Ciudadanos, Ramiro Domínguez, apunta que no apuestan por grandes recintos, "sino por patear el territorio y extender nuevas propuestas a través del boca oreja". En su caso, han optado por conocer primero el resultado de las primarias abiertas para elegir a sus cabeza de lista para empezar a trabajar en las distintas citas electorales. "Hay que estudiar y definir la financiación y los grupos de trabajo que planificarán cada una de las campañas, las previsiones y calendario", apostilló Domínguez.

La batalla para captar votos se vivirá con intensidad en las redes sociales. Bien lo sabe Podemos, que siempre ha conseguido sacar rédito de ello. En esta ocasión, también mejorará su implantación en el territorio con cien candidaturas ya cerradas y la posibilidad de tener "alguna más".

El PSOE prepara una completa campaña en las redes sociales tradicionales, Facebook, Twitter e Instagram, que completará con el uso de whatsapp. Son canales que explota Vox para difundir su programa. El problema del partido de extrema derecha, que abarrotó la Sala Mozart en un mitin de su líder, Santiago Abascal, es la organización. En Aragón no han dado a conocer, todavía, quién encabezará las candidaturas.

Etiquetas
Comentarios