Aragón

El Obispo de Teruel condena los "graves" hechos, que atentan contra "el buen hacer del oficio"

El obispo ya ha designado el sucesor de Nieto, que se incorporará "lo más rápido posible" para oficiar misas en los pueblos que se han quedado sin párroco.

Comunicado oficial del Obispo de Teruel y Albarracín.
Heraldo

Luis Fernando Nieto, además de párroco de Báguena, municipio en el que residía, oficiaba misas en otra decena de pueblos de la comarca del Jiloca: Burbáguena, Ferreruela, Cucalón, Villahermosa del Campo, Lanzuela, Lagueruela, Bea, Fonfría, Rudilla y Anadón.

Los vecinos de todos ellos recibieron el pasado fin de semana, durante las misas del sábado y el domingo, la explicación de lo que le había pasado al cura que llevaba oficiando en sus localidades desde octubre de 2017. Lo hicieron a través de una carta firmada por el obispo de Teruel y Albarracín, Antonio Gómez Cantero.

"Tan pronto como se enteró de los hechos, el obispo reunió a su equipo de gobierno, informó a los sacerdotes de la diócesis y elaboró una carta para que fuera leída este fin de semana en todos los pueblos implicados", explicaron este domingo desde la Oficina de Comunicación de la Iglesia en Aragón (Oficia). Estas fuentes añadieron que el obispo "condena" la "grave" conducta del párroco de Báguena y otros pueblos del Jiloca, una forma de actuar que "atenta contra el buen hacer asociado al oficio de sacerdote".

Desde Oficia insistieron en que son hechos "que no representan al resto de los párrocos de la diócesis", que están especialmente sensibilizados con los problemas que causan el alcoholismo y otras drodependencias. El obispo de Teruel y Albarracín ya ha designado al sucesor de Nieto. Se trata de Juan Salvador Díaz Royo, quien se incorporará "lo más rápido posible" a los pueblos que se han quedado sin párroco.

Etiquetas
Comentarios