Despliega el menú
Aragón

Las librerías gestionarán solo el 20% de los más de 430 bancos de material de los colegios

De otro 40% se encargarán los propios centros y de un porcentaje similar los colectivos de padres.

Preparación del banco de libros del colegio Puerta Sancho de Zaragoza
Preparación del banco de libros del colegio Puerta Sancho de Zaragoza
Oliver Duch

El banco de libros que se pondrán en marcha el próximo curso en las escuelas e institutos de Aragón ya tiene quién lo gestione. Es un sistema obligatorio para los 436 centros públicos y en torno a una docena de los 81 de enseñanza concertada también se han adherido a él. Las librerías, según los datos facilitados por el Departamento de Educación de la DGA, se encargarán de los de un 20% de los colegios , mientras los propios centros asumirán otro 40% y el 40% restante lo administrarán las asociaciones de madres y padres (Ampas). Hay que tener en cuenta que en la Comunidad ya funcionan unos 180 bancos impulsados mayoritariamente por las familias.

Los centros han decidido quién asumirá la gestión de este proyecto y se lo comunicaron al Gobierno aragonés el pasado 21 de enero. Este órgano se encargará, básicamente, de revisar los ejemplares y redactar un informe de su estado, restaurar a su estado inicial los dispositivos electrónicos y asignar y repartir los lotes. Cuando sean las librerías, una de sus funciones también será proporcionar los ejemplares nuevos.

Campañas de sensibilización

Ahora las familias tienen de plazo hasta el próximo día 18 para inscribirse en la iniciativa. Estos días, tanto las ampas como los equipos directivos de algunas escuelas están alentado a los padres a participar. En algunos sorprende la escasa respuesta.

Es el caso del Instituto Miguel de Molinos de Zaragoza, en el que de los alrededor de 440 alumnos de ESO que podrían beneficiarse de la propuesta, se han apuntado hasta el momento un 10%. Su director, Raúl Gracia, también presidente de la Asociación de Directores de Institutos de Zaragoza (Adizar), lo achaca a "la falta de información concreta y clara" para resolver las dudas que plantean los progenitores. Otro motivo puede ser que en secundaria son muchos los estudiantes que reutilizan los libros.

El propio instituto gestionará el banco. "Cuando se nos informó que una parte de la aportación económica de la Administración también iba destinada a la gestión, decidimos involucrarnos porque entendemos que al tratarse de dinero público debía quedarse en el centro", defiende Gracia. A su parecer, en la práctica la responsabilidad será mixta y colaborarán docentes y padres.

Como presidente de Adizar, Gracia plantea algunos interrogantes que deja sin resolver la última orden que regula este proyecto publicada esta semana, como la casuística de los chicos a los que le queda alguna asignatura y que en los lotes de 4º de ESO solo se incluyan las asignaturas comunes y no las optativas.

El colegio Puerta Sancho de Zaragoza ha optado por confiar en una librería a pesar de que la ampa acaba de poner en marcha un banco al que están adscritas 76 familias de 3º a 6º de primaria. "Ante la cantidad de dudas que teníamos lo decidimos así y lo comunicamos a Educación con la coletilla de que en un futuro la asociación de padres podamos hacernos cargo de él", explica la portavoz de la ampa, Estefanía Abad.

Ahora estudian que el actual banco siga funcionando para infantil y 1º y 2º de primaria que no entran en el sistema al utilizar material fungible. La última orden no especifica el tiempo que como mínimo permanecerá el mismo gestor, algo que se fijará en el convenio que debe suscribirse.

Enseñanza concertada

La DGA no ha facilitado el dato concreto de cuántos colegios concertados (cuya adhesión es voluntaria) se han sumado, pero, según fuentes consultadas por este periódico, pueden rondar entre 10 y 15. El Buen Pastor es uno de ellos. "Nuestra apuesta fue que las familias tuvieran esta opción, no queríamos que no se pudieran beneficiar de esta iniciativa", cuenta su director, José Luis Sampériz.

En cualquier caso, los centros privados que quieran sumarse en próximos cursos podrán hacerlo. Así se lo transmitieron responsables de Educación en una reciente reunión a los representantes de la federación de asociaciones de madres y padres de la escuela concertada (Fecaparagón). Su portavoz, José María Sarralde, hace una valoración positiva del encuentro en el que también les quedó claro que este sistema no incluye la renovación de las licencias digitales, que caducan al año, ni tampoco lotes mixtos en los que unas asignaturas se cursen con materiales digitales y otras con manuales clásicos de papel.

Etiquetas
Comentarios