Aragón

La caducidad de las licencias digitales y otras dudas del banco de libros

La DGA publica la orden del banco de libros, que aún genera muchas dudas. Las familias pueden apuntarse hasta el 18 de febrero.

Imagen de archivo del banco de libros del colegio Puerta Sancho.
Imagen de archivo del banco de libros del colegio Puerta Sancho.
HA

El sistema del banco de libros y otros materiales curriculares comenzará a implantarse el próximo curso en Aragón, pero aún genera muchas dudas. El Departamento de Educación ha publicado este lunes en el BOA el proyecto de la Orden que regula el banco de libros para los centros sostenidos con fondos públicos de Primaria y ESO. Ahora se abre el plazo de información pública y pueden presentarse alegaciones. Este documento detalla el funcionamiento del sistema, aunque sigue sin aclarar muchas dudas de las familias y los centros.

Una de ellas es respecto a los libros digitales. El banco de libros se refiere tanto a los manuales clásicos de papel como a materiales digitales. Cada vez más centros están usando dispositivos electrónicos con licencias digitales y otros materiales de elaboración propia. En algunos casos, han desterrado del todo a los libros de papel, como en el IES Picarral, que comenzó hace tres cursos, o el IES Parque Goya, que está empezando ahora un proceso de transformación digital.

"Los libros digitales, entendidos como los dispositivos electrónicos y/o las licencias digitales necesarias para su utilización, serán susceptibles de formar parte del sistema de banco de libros en aquellos centros donde sustituyan al material curricular físico en todas las áreas o materias de nivel en el que se proponga su utilización", recoge el artículo 2.3 de la orden.

Según recoge la orden, los materiales curriculares que se incorporen al banco de libros deberán tener una vigencia mínima de cuatro cursos escolares consecutivos. Aunque este punto choca con las licencias de libros digitales, que son solo de un año, según señala un grupo de familias del instituto Parque Goya.

"Las licencias digitales caducan transcurridas un año, por lo que los hermanos no pueden usarlas ni otros alumnos de los cursos siguientes. El Justicia de Aragón ya advirtió de esta situación. Ahora nos encontramos con el Gobierno de Aragón establece un modelo de banco de libros que choca con las leyes de propiedad intelectual y la realidad de los libros digitales. Esto excluye a nuestros hijos de los beneficios y derechos del banco de libros", advierten. Uno de los padres afectados ha mandado un escrito de protesta al Justicia de Aragón.

Calendario

La participación de las familias en el banco de libros es voluntaria. El Departamento de Educación ha ampliado el plazo hasta el 18 de febrero para las familias que quieran adherirse. Para ello deben presentar un documento firmado en sus centros escolares. El programa se dirige a alumnos desde 3º de Primaria hasta 4º de la ESO.

En cada centro se ha creado una comisión del banco de libros, formado por un miembro del equipo directivo, un representante del profesorado, otro de las familias y en los que imparten Secundaria, también un representante del alumnado. La comisión, a propuesta de los equipos docentes, elegirá los lotes de materiales curriculares antes de finales de abril.

La orden señala que las familias deberán pagar una aportación "inferior al 10% de la cuantía", aunque Educación no aclara aún ni las fechas ni la cantidad exacta. Fuentes de Educación explican que el dinero se determinará en una resolución posterior y las fechas las determinará la comisión del banco de libros de cada centro. Los alumnos becados no pagarán nada, solo deberán dejar sus libros al acabar este curso y recibirán el lote del siguiente.

La recogida de los materiales se llevará a cabo en los colegios e institutos en junio. El órgano gestor (que puede ser la asociación de padres y madres, una librería o el propio centro) revisará el buen estado de los materiales y propondrá la relación de ejemplares que hay que sustituir. Las familias que hayan entregado los libros del curso anterior en buen estado recibirán en septiembre los lotes para el nuevo curso escolar.

Financiación y otras dudas

Los alumnos están obligados a devolver los materiales en buen estado a final de curso o deberán abonar el valor que se establezca para la reposición. Este punto genera muchas dudas. ¿Qué se considera "en buen estado"?. Muchos alumnos usan ahora libros de segunda mano y las familias preguntan en los centros si se aceptarán. También hay dudas de si el deterioro de un único libro invalida el lote completo. La normativa no lo aclara del todo.

La orden dice que "los criterios de revisión de los materiales se consensuarán por la comisión del banco de libros". También dice que se considerará que un libro no está en condiciones para formar parte del fondo del banco de libros cuando esté rayado o con dibujos, o cuando le falte cualquier página. Si un alumno pierde o deteriora el material del banco de libros, deberá reponerlo. Si se niega, la familia podrá se excluida del banco de libros.

El Departamento de Educación dotará económicamente a los centros para la adquisición de materiales curriculares, aunque no aclara cuánto dinero. La orden fija que el próximo curso se renueven prioritariamente los materiales de 6º de Primaria y 4º de Educación Secundaria Obligatoria. En cursos sucesivos tocará los lotes de 5º de Primaria y 3º de la ESO (curso 2020-2021), 4º de Primaria y 2º de la ESO (2021-2022) y 3º de Primaria y 1º de la ESO (CURSO 2022-2023). La orden también deja la posibilidad abierta de que el banco de libros se financie con fondos del Ministerio de Educación.

Etiquetas
Comentarios