Despliega el menú
Aragón

El mudéjar, el Cid y la docencia, las energías de Ateca

Además del mimo al paladar ejercido en la localidad de la antigua fábrica Hueso (ahora Valor) y los Chocolates Atienza, se persigue el refuerzo de los alicientes turísticos frente a los cierres fabriles.

Pasaje en la calle Mundillo de Ateca.
Pasaje en la calle Mundillo de Ateca.
Laura Uranga

En 2013, Chocolates Valor adquirió la antigua fábrica de Hueso (fundada en 1862) a Mondelez International. Gracias a ese movimiento empresarial, alrededor de cincuenta trabajadores conservaron sus empleos, después de muchas movilizaciones ciudadanas; eran más de 200 puestos de trabajo directos e indirectos en juego, un golpe letal a este municipio que en los últimos años ha vivido otros cierres fabriles y busca ahora en la cultura y la historia nuevos alicientes de futuro. "Aquello fue un momento crítico, pero ahí están esos puestos de trabajo, y hay buenas perspectivas de que se mantengan –explica Jesús Martín, concejal de Turismo de Ateca– pero el espíritu de lucha no se ha notado en otros casos, en cierres de otras empresas de muebles o embalajes; queda Frutas Hermanos Aguilar, y Atienza como alternativa familiar de calidad, y también hay que trabajar en otros caminos".

Chocolates Atienza fue un impulso de Rufino Atienza con sus hijos Víctor y Rufino, allá por 1958. Nacho –tercera generación de la familia: su hijo, también Nacho, es la cuarta– recuerda que salían a los pueblos en moto para vender chocolate con pan, con leche y con almendras. "En 1978 empezamos con el turrón, luego cobertura para pastelerías y las frutas de Aragón; ahora, el chocolate artesano de sabores es nuestro fuerte, vamos a una línea gourmet y vendemos en toda España, en tiendas tradicionales. También hacemos chocolate para otras marcas".

Video:Ateca chocolate para el paladar y educacin para el espritu
El mudéjar

Jesús recuerda que Ateca es sinónimo de mudéjar gracias al primer cuerpo de la iglesia de Santa María. "El profesor Gonzalo Borrás explicó que es del siglo XIII; el segundo cuerpo, la torre campanario, es un añadido barroco del XVII. Los dos estilos se fusionan muy bien en la torre; su aspecto es tan armonioso que Borrás la llama ‘la novia del mudéjar aragonés’, porque es alta y esbelta, con su ‘falda bordada’ del primer cuerpo. Tiene tres tipos de bovedillas: medio cañón, aproximación de hileras y crucería. Entre otros empeños, se han restaurado recientemente sus pinturas barrocas. Además, el órgano fabricado en 1798 en el taller de Fernando Molero de Cuenca tiene 1.284 tubos, casi todo interiores, y los horizontales conforman la trompetería de batalla; según los expertos, es la más esplendorosa de Aragón".

Jesús también señala que "la fachada del ayuntamiento fue el primer edificio que salió del recinto fortificado. Data del siglo XVII y es el clásico palacio aragonés renacentista. Por otro lado, el pueblo tenía cuatro puertas de acceso, una de ellas en la plaza del ayuntamiento, y se conservan aún tres de esas puertas".

Alcocer

A lo largo de tres cuartas partes del ‘Cantar del Mío Cid’ hablan de la toma de Alcocer; durante muchos años, historiadores y lingüistas han discutido acerca del posible origen fantástico de Alcocer, y dónde se ubicaba en el caso de que hubiese existido. "A finales de los noventa –explica Jesús– el investigador atecano Francisco Martínez y el escritor José Luis Corral descubrieron que había una acequia en Ateca que se llamaba Alcocer. Las excavaciones han confirmado la existencia de un poblado musulmán en esa ubicación; en el futuro, este enclave se constituirá en un atractivo turístico para Ateca. Al otro lado del río está el paraje conocido como Torrecil y que es simplemente una deformación de Torrecid, donde se supone que estuvo el campamento del Campeador en el sitio de Alcocer. Para documentar todo contamos además con el maestro Jesús Blasco, autor de tres libros sobre Ateca, amén de trabajos de Francisco Martínez. Agustín Rubio o Ana Lacarta".

Francisco Pérez representa a Naturateca, institución local nacida hace 28 años. "Surgió por la inquietud de gente joven, sobre todo en temas culturales, etnográficos, folklóricos y de la naturaleza. Empezó con una docena de personas, y ahora somos casi 100 socios; hacemos paseos urbanos para saber más de la iglesia, el trazado calles o edificios singulares… también excursiones para conocer mejor nuestro término, porque tenemos desde zonas medio desérticas en Armantes a las riberas de los ríos Manubles, Jalón, Monegrillo o Piedra, bosque de repoblación… se han señalizado cuatro rutas senderistas de distinta dificultad en la última legislatura".

En datos

Comarca: Comunidad de Calatayud

Población: 1.825

A Zaragoza: 100 km

Los imprescindibles

El Castillo

Antonio Bernal y María Peña Martínez empezaron con este hotel y restaurando hace ahora dos años. El restaurante pertenece al Club Ternasco de Aragón, la crema de calabaza con parmesano y jamón, y la paletilla son magníficas.

Fiestas

En Ateca es célebre a Máscara en San Blas, y la Cofradía de la Soledad (data de 1660) da lustre a la Semana Santa, pero ha irrumpido con fuerza la celebración de los castillos andantes humanos, que pasean por Ateca desde las ermitas.

Honoro Vera

Este vino de Bodegas Ateca, una pequeña joya elaborada a partir de la garnacha, vivió en 2013 un momento estelar. Este vino se sirvió en la antesalda de la gala de los Premios Óscars de Hollywood, para maridar diversas carnes.


Etiquetas
Comentarios