Despliega el menú
Aragón

Ventura niega que en Teruel exista una situación de emergencia sanitaria

La consejera de Sanidad defendió entre críticas del resto de partidos que la plantilla es “adecuada a la población asignada".

Ventura, este jueves en el pleno de las Cortes de Aragón
Ventura, este jueves en el pleno de las Cortes de Aragón
José Miguel Marco

La consejera de Sanidad, Pilar Ventura, negó este jueves que en el hospital Obispo Polanco de Teruel exista una situación de emergencia sanitaria. "La dotación y cobertura de la mayoría de los servicios se encuentran al completo y la asistencia sanitaria se desarrolla con normalidad", dijo a preguntas del PP, que criticó que la situación es ya "más que preocupante" y acusó a la consejera de "encogerse de hombros".

Ventura defendió que la plantilla de profesionales "es adecuada para la población asignada" y que solo cuatro especialidades están dando problemas. "La situación no se ha agravado ni mucho menos en este periodo, sino que va mejorando. No fui a Teruel de paseo, sino a dar explicaciones", expuso. Sí reconoció que el plan de incentivos "no es la solución final". "Aunque sí está dando respuestas", matizó.

La máxima responsable de Sanidad acusó a los populares de "hacer daño" y crear una alarma social "alejada de la realidad". Subrayó, a este respecto, que el hospital tiene una plantilla estructural de 153 plazas de facultativos especialistas. "En estos momentos, la plantilla es de 149 médicos, además de siete contratos de guardia y algunos eventuales. Cuando finalice el proceso de la oferta actual se espera contar con 155 profesionales, además de los siete de guardia. Es decir, una plantilla real que va a estar por encima de la estructural", dijo.

Ventura defendió que su Departamento ha hecho "un importante esfuerzo de estabilización", palabras que no convencieron a la diputada popular Mamen Susín. "Si considera que lo que está ocurriendo en Teruel es normal necesita que alguien se lo relate. Están llevando a la sanidad a una situación de anarquía para el personal", afirmó.

La consejera, en cambio, reiteró que en el Obispo Polanco "29 de las especialidades cuentan con todos sus efectivos", así como que en esta legislatura "se va a lograr completar y estabilizar la dotación de médicos especialistas correspondientes a categorías tradicionalmente deficitarias y de difícil cobertura como traumatología, cardiología o anatomía patológica".

Respecto a radiodiagnóstico y obstetricia, dos de los servicios afectados por la falta de facultativos, aseguró que la finalización en los próximos meses del periodo formativo de los residentes "permite establecer con un alto grado de seguridad que habrá candidatos para cubrir las plantas vacantes".

En el caso de otorrinolaringología, donde las carencias son especialmente severas al haber pasado de tres profesionales a no disponer de ninguno en activo, Ventura admitió que "han confluido una serie de circunstancias imprevisibles que han provocado un grave déficit". "Se está trabajando para que produzca el menor impacto posible en la asistencia y, ante la imposibilidad de encontrar profesionales en la bolsa de empleo, se han garantizado las guardias de fin de semana con facultativos de Calatayud, el Royo, el Miguel Servet y el Clínico", recordó.

"Es interés del Departamento hacer todos los esfuerzos para que lleguen especialistas al hospital. Por eso, estas plazas se priorizarán frente a otras y se pondrán en las condiciones más atractivas posibles", aseveró. Respecto a reumatología, anunció que "se ha procedido a contratar a una facultativa que comenzará a pasar consulta el lunes".

Sus palabras únicamente fueron respaldadas por PSOE y CHA. Los primeros recalcaron que no se está escatimando esfuerzos ni recursos para buscar soluciones. "Hay problemas, pero no una situación de emergencia", insistió la diputada socialista Olvido Moratinos. Carmen Martínez, de CHA, criticó directamente al PP. "Con el hospital de Teruel pueden presumir muy poco", dijo, al tiempo que aludió a la "cantidad de tiempo perdido" durante la pasada legislatura.

Susana Gaspar, de Ciudadanos, aseguró que la percepción de la consejera es distinta a la de los vecinos. "No sé qué es más desolador, si su actitud o el hecho de que no pongan soluciones. Desde que asumió la Consejería se ha limitado a ver cómo pasa el tiempo", manifestó. No menos crítica se mostró Berta Zapater (PAR). "A lo único que se ha dedicado es a poner parches. No han sabido dar una solución a tiempo a un problema que se veía venir", afirmó.

El problema, opinó Marta Prades, de Podemos, está en la "falta de voluntad política". "Hoy nadie le va a comprar la burra. Tienen un serio problema con la sanidad en Teruel", aseguró.

Etiquetas
Comentarios