Despliega el menú
Aragón

Zaragoza espera mañana una nueva punta del Ebro de más de 1.200 m3/s

El caudal repuntará en las próximas horas por las precipitaciones y no descenderá de los 1.000 metros cúbicos por segundo hasta el martes

La crecida del Ebro, a su paso por La Cartuja.
La crecida del Ebro llega a Zaragoza
Guillermo Mestre

Las previsiones de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) apuntan a nuevos incrementos de caudal de cara a mañana en Zaragoza. A tenor de los últimos datos del Sistema Automático de Información Hidrológica (Saih), que podrían sufrir modificaciones por las lluvias de las próximas horas, el Ebro podría volver a situarse por encima de los 1.200 metros cúbicos por segundo, dando lugar a una nueva avenida ordinaria.

Los chubascos previstos para hoy, fruto de la primera gran borrasca del año, tendrán especial incidencia en la cuenca alta del Arga. La Confederación espera aumentos de caudal en ríos que hasta ahora no los habían sufrido, entre los que se encuentran el Alcanadre, el Cinca o el Ésera. Hasta Mequinenza, los niveles podrían oscilar entre los 1.400 y los 1.600 metros cúbicos por segundo. Quedarán, en todo caso, "por debajo de los observados hace una semana".

La explicación está en las precipitaciones registradas en las últimas horas, localmente intensas en el tercio norte. Como consecuencia, informan desde la CHE, todos los afluentes de la margen izquierda del Ebro, desde su cabecera hasta el Pirineo central, han experimentado repuntes "significativos". A su paso por Zaragoza, el río no ha bajado de los 640 metros cúbicos por segundo en toda la semana. Ayer, superaba los 800 a la espera de recibir nuevas aportaciones que lo elevarán por encima de los mil.

Preocupación por los cultivos

El verdadero repunte, no obstante, se vivirá hoy. Las previsiones de la CHE apuntan a que el Ebro recuperará esta madrugada los 1.000 metros cúbicos por segundo, marca de la que no bajará al menos hasta el martes. El problema está en la alta incertidumbre asociada a este episodio, que hace que no se descarte que se puedan superar los escenarios previstos.

El alto nivel del río preocupa especialmente a los agricultores, que temen por los cultivos anegados. Aunque esperaban que el Ebro diese este año un respiro –hasta hace unos días no superaba los 66 metros cúbicos por segundo en Zaragoza–, temen que los cultivos sufran como en 2018.

Etiquetas
Comentarios