Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

Aragón registró 333 casos de paperas el año pasado

La incidencia fue mayor en jóvenes de entre 20 y 24 años. De 2000 a 2018 se han superado los 3.600 diagnósticos.

La vacunación es la mejor manera de prevenir las paperas.
La Asociación Española de Pediatria recomienda la vacunación frente al meningococo B para todos los niños a partir de los 2 meses de edad.
HA

Aragón registró el año pasado 333 casos de parotiditis, un 20,9% menos que en 2017 cuando se superaron los 400 afectados. La enfermedad de declaración obligatoria ha pasado de ser propia de la infancia a una patología que afecta también a adolescentes y adultos jóvenes, en los que puede causar más complicaciones.

La parotiditis, más conocida como paperas, es una enfermedad viral que ocasiona la inflamación dolorosa de las glándulas salivares, por lo general de la parótida, y a veces de las del cuello y la mandíbula. Este virus es muy contagioso y se propaga por las gotitas de saliva (al toser, estornudar, compartir cubiertos...). Esta patología se cura por sí sola en la mayoría de los casos y solo se recomienda algún fármaco para mitigar los dolores y mejorar el estado general.

El año pasado, la incidencia fue mayor en hombres y en menores de 25 años, especialmente entre los 20 y 24 años. Por provincias, de los 333 casos registrados, 293 pertenecen a la de Zaragoza, 23 a la de Huesca y 17 a la de Teruel. Se identificaron nueve brotes por esta enfermedad, cinco en el ámbito familiar y cuatro en el laboral.

Esta patología se presenta en "ondas mutianuales", según recoge el último boletín epidemiológica de la Dirección General de Salud Pública. Es decir, a pesar de mantenerse "altas coberturas de vacunación", la enfermedad sigue presentando un patrón cíclico. Desde la década de los noventa se han producido cuatro ondas epidémicas: 1994-1997, 1998-2003, 2004-2009 y 2010-2014. En el año 2015 se inició un nuevo pico que alcanzó su máximo en el 2017.

Entre los años 2000 y 2018, se han declarado 3.604 casos de paperas en Aragón. Solo en el año 2006, cuando se produjo el pico más importante, se alcanzaron los 1.040. En los niños la enfermedad suele ser leve, pero puede tener consecuencias más graves en adultos, porque puede estar acompañada de inflamación de testículos y ovarios y en algunos casos producir esterilidad y provocar meningitis viral. Ambas complicaciones son bastante raras.

La medida más eficaz es la vacunación. Las autoridades sanitarias han conseguido controlar los casos desde que se introdujo la triple vírica en el calendario en 1982. Aquel año se llegaron a notificar 13.193 casos.

Etiquetas
Comentarios