Despliega el menú
Aragón

¿Qué es el Slowdriving y por qué ha tenido tanto eco esta propuesta de Aragón en Fitur?

El viaje en moto por las carreteras secundarias ha tenido repercusión en medios nacionales como propuesta de turismo alternativo.

Día de Aragón en Fitur
Día de Aragón en Fitur
I. Etxarri

'Slowdriving' es una palabra en inglés que significa conducir despacio, un término desconocido hasta ahora en Aragón que han tenido que aprenderse los políticos aragoneses en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) como propuesta alternativa a los visitantes.  La idea ha tenido eco en los medios nacionales. Así, se ofrecen 16 rutas en Aragón, como"un producto innovador que busca que el viajero sea protagonista de su viaje, decida qué ver y cuánto tiempo y puieda llegar a sitios menos turísticos",  destaca el consejero de Vertebración Territorial, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro.

Frente al turismo estresante que muestra cada verano Venecia, con miles de turistas que abarrotan la ciudad italiana sus vecinos abandon ante la saturación de visitantes, Aragón propone tranquilidad. Así, ha presentado unas motocicletas Harley Davison y  una furgoneta Volkswagen, como imagen de un viaje familiar tranquilo, a través de carreteras secundarias.

Los motoristas atraviesan en el vídeo los mallos de Riglos, la casa de Goya en Fuendetodos o el pueblo de Albarracín, entre otros lugares como si fuera la conocida ruta 66 en Estados Unidos (desde Chicago hasta Los Angeles). También ofreció el túnel de la realidad virtual que ofreció la visita del Parque Nacional de Ordesa y le sirvió al embajador chino en España, Lyu Fan, para contar que acudirá en la próxima primavera. El diplomático oriental solo acudió al estand de Aragón invitado por el presidente del Ejecutivo, Javier Lambán, en busca de que el turismo chino siga al frente de los extranjeros que visiten la comunidad aragonesa, como en 2018, cuando llegaron 70.000.

El consejero José Luis Soro ha hecho un balance "muy positivo" de la edición de Fitur 2019  porque el producto Slowdriving y la apuesta por los paisajes y la naturaleza "han despertado el interés del sector profesional y del público en general" que ha visitado el estand aragonés. En este punto se han atendido 20 reuniones con las Ofuicinas Españolas de Turismo en el Extranjero, se han cerrado 68 acuerdos de colaboración y se han atendido más de 100 reuniones con representantes del sector turístico (agencias de viajes, medios de comunicación, empresas de innovación en turismo...).

El objetivo de ofrecer las municipios de Aragón al turismo tranquilo es que puedan pasear tranquilamente por las calles, entrar en las tiendas, curiosear, probar los platos típicos de la tierra y conversar con la comunidad local. Viajar con tiempo, sin prisas ni relojes, para superar un turismo estresante que se contagia del ritmo acelerado de la vida cotidiana e impone jornadas maratonianas para visitar todos los monumentos, rutas rigurosamente planificadas y horarios que cumplir.

Este término obedece a trasladar al turismo un movimiento global que se puede adjudicar a la alimentación con slowfood (por unos alimentos buenos, limpios y justos) para comer con atención valorando la calidad de la comida. Este término lo inventó el periodista italiano Carlo Petrini cuando descubrió en 1986 que en la Plaza de España en Roma, un enclave histórico de la capital italiana, abrieron un conocido restaurante de comida rápida y él fundó el movimiento Slow Food.

De la comida y los viajes ha llegado a las ciudades slow, que tienen menos de 50.000 habitantes y cuyo objetivo común es mejorar la vida de sus ciudadanos con propuestas vinculadas con el territorio, el medio ambiente o las nuevas tecnologías. Entre este grupo de municipios que se han sumado a esta oferta aparece Rubielos de Mora (Teruel) junto a Begur y Pals (Gerona), Bigastro (Alicante), Lekeitio y Mungia (Vizcaya).

Etiquetas
Comentarios