Despliega el menú
Aragón

Piden pruebas de ADN a familiares de víctimas enterradas en el valle de los Caídos

El Instituto Nacional de Toxicología quiere realizarlas a seis personas, y tres de ellas lo han pedido al Instituto de Medicina Legal de Aragón

Miembros de las asociaciones Arico y Afoerv familiares de las víctimas
Miembros de las asociaciones Arico y Afoerv, familiares de los enterrados en el valle delos Caídos, con fotos de algunas de las víctimas
Macipe

El Instituto de Toxicología Nacional y Ciencias Forenses ha remitido una petición al Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) para que realice las pruebas de ADN a tres personas de Calatayud de avanzada edad, que son familiares de otros tantos fallecidos que están enterrados en el valle de los Caídos, para poder exhumarlos.

El responsable del IMLA, Eduardo Murcia, respondió recientemente al Instituto de Toxcología Nacional que pueden hacer estas muestras siempre que la solicitud les llegue a través de un juez, un tribunal, el Registro Civil o de la dirección general de Justicia de la DGA, del que ellos dependen orgánicamente.

La petición de Toxicología llegó acompañada con un escrito del director general de Memoria Histórica, Fernando Martínez López, en el que se menciona que en total se iban a recuperar seis cadáveres del valle de los Caídos relacionados con los que hay en ocho cajas enterradas con 81 fallecidos procedentes de Calatayud, que se enviaron después de la Guerra Civil.

Esta solicitud llega después del informe del Consejo Médico Forense que llegó a decir que para exhumar los cadáveres del valle de los Caídos había que movilizar más de 3.000 muertos.

Uno de los familiares que se realizará la muestra en Zaragoza está relacionado con los hermanos Manuel y Antonio Lapeña. El Juzgado de Primera Instancia 2 de San Lorenzo de El Escorial les reconoció en marzo de 2016 el derecho a recuperar a sus cadáveres y llevarlos a Calatayud. Miguel Ángel Capapé, familiar de los Lapeña, ha señalado que en los otros cinco casos enterrados en Calatayud, el Ministerio de Justicia ha aceptado sus peticiones al estar documentadas.

"Nos piden que se realicen a esas tres personas de avanzada edad que no pueden desplazarse a Madrid para tomarles la muestra de ADN y hacer una interpretación del árbol genealógico para saber si son sobrinos, hijos o nietos del fallecido que se va a exhumar", ha explicado el director del IMLA.

A otros tres familiares se les van a tomar estas muestras en Valladolid y Oviedo, y una tercera que se hizo el pasado viernes en Madrid (donde reside) a través de técnicos del Instituto Nacional de Toxicología dentro de una operación en la que el Ministerio de Justicia quiere exhumar seis cadáveres.

En una nota de prensa, Justicia mencionó que empezaron el viernes en Madrid con la sobrina de José Antonio Marco de Viedma, fusilado en septiembre de 1936 en Calatayud, donde fue enterrado y lo trasladaron al valle de los Caídos.

De esta manera, pretenden poner en marcha el complejo proceso de crear un banco nacional de ADN que permita identificar a las miles de víctimas de la Guera Civil y el franquismo que están enterradas en fosas comunes en todo el territorio nacional.

El director general de Memoria Histórica, Fernando Martínez López, se reunieron el pasado viernes con el director del Instituto Nacional de Toxicología, Antonio Gómez, para tratar de la creación de ese banco nacional con muestras genéticas que deberán estar conectados con los distintos laboratorios dependientes de las comunidades autónomas como el IMLA.

Etiquetas
Comentarios