Despliega el menú
Aragón

La limitación de 90 km/h en la red convencional entra en vigor este martes en 918 kilómetros de vías

La medida afecta sobre todo a la provincia de Teruel. En el último mes se han sustituido 180 señales en todo Aragón.

Este lunes se ha retirado la última señal de 100 km/h de la provincia de Zaragoza en la N-II, a la altura de Alfajarín.
Este lunes se ha retirado la última señal de 100 km/h de la provincia de Zaragoza en la N-II, a la altura de Alfajarín.
Francisco Jiménez

La modificación del artículo 48 del Reglamento General de Circulación que realizó el último Consejo de Ministros del año pasado, y que implica la reducción de los límites máximos de velocidad en las carreteras convencionales de todo el país a 90 km/h, entra mañana martes en vigor.

Desde que se aprobó la reforma normativa, hace ahora un mes, los distintos titulares de las carreteras (Estado, comunidades autónomas y diputaciones provinciales) han estado trabajando para cambiar las señales. En Aragón, se han colocado en total 180 nuevas señales de tráfico en carreteras (83 en la provincia de Teruel, 47 en Huesca y 50 en Zaragoza) que restringirán a 90 km/h la velocidad en un total de 918 kilómetros de carreteras de la red convencional, según los datos que ha facilitado la Delegación del Gobierno de Aragón.

La mayoría de las carreteras en las que se modificará la velocidad a partir de mañana se encuentran en la provincia de Teruel. En total, cambian 491 kilómetros de la red. En Huesca la limitación se extenderá a 241 kilómetros, mientras que en Zaragoza se llevará a cabo en 186 kilómetros. Por esta última provincia discurren más autopistas y autovías, de ahí que haya menos tramos afectados.

Rebajar la siniestralidad

A lo largo de la mañana de este lunes se sustituirán las últimas señales que quedan en las tres provincias. A la retirada de la última señal de 100 km/h que queda en Huesca, situada en la N-240 junto al enlace de Huesca Este, asistirá la subdelegada del Gobierno en la provincia, Isabel Blasco, así como la jefa provincial de Tráfico, Margarita Padial; el jefe de la Unidad de Carreteras del Estado en Huesca, Ignacio García; y responsables de la Guardia Civil.

Los límites que cambian a partir de mañana se fijaron a principios de los años 80, cuando apenas había vías de alta capacidad en España. En la práctica, la reforma validada el pasado mes de diciembre supone la desaparición de los diferentes límites genéricos establecidos (90 y 100 km/h) en función de si las carreteras en cuestión disponían o no de metro y medio de arcén practicable. Ambos quedan limitados ahora a 90 km/h con carácter general.

El objetivo de esta medida es rebajar la tasa de fallecidos en accidentes por cada millón de habitantes. En 2017 este indicador fue de 39 víctimas mortales, mientras que el objetivo que se incluyó en la estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 fue de 37. La Dirección General de Tráfico viene advirtiendo que siete de cada diez accidentes con víctimas tienen lugar en vías convencionales, en las que cada año fallecen más de mil personas.

Por supuesto, la medida que mañana entra en vigor no solo afecta a Aragón: todas las comunidades autónomas han emprendido el cambio de señales, aunque es difícil saber con precisión el número de kilómetros afectados, dado el amplio abanico de titulares de las vías. Solo el Ministerio de Fomento es titular de cerca de 14.500 kilómetros en todo el país y ha colocado más de 2.700 señales nuevas, una labor en la que ha invertido alrededor de medio millón de euros.

Etiquetas
Comentarios