Despliega el menú
Aragón

Las lluvias disparan el caudal del Ebro y provocan la primera avenida del año

La Ribera Alta espera nuevos daños a la agricultura, aunque descarta afecciones en los núcleos urbanos.

El Ebro superaba ayer los 300 metros cúbicos por segundo a su paso por Zaragoza.
El Ebro superaba ayer los 300 metros cúbicos por segundo a su paso por Zaragoza.
Guillermo Mestre

El caudal del Ebro, que hasta el martes apenas superaba los 66 metros cúbicos por segundo a su paso por Zaragoza, se disparará en las próximas horas por encima de los mil y provocará la primera avenida ordinaria del año en Aragón. Las previsiones que maneja actualmente la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), sujetas a los partes meteorológicos y a la incertidumbre propia de estos episodios, apuntan a una crecida ordinaria de entidad que podría elevar el caudal por encima de los 1.500 m3/s.

La punta llegaría en la madrugada del sábado al domingo a Zaragoza, aunque podría retrasarse en función de la propia evolución de la avenida. Por el momento, la CHE ya ha puesto sobre aviso a Protección Civil y los alcaldes de la Ribera Alta y en las próximas horas, está previsto que active los avisos por los cauces oficiales.

Aunque no se esperan daños como los de abril, mes en que el Ebro superó los 2.000 metros cúbicos por segundo y experimentó una avenida extraordinaria, sí podría haber afecciones a la agricultura. Preocupan especialmente los caudales extraordinarios registrados en Miranda de Ebro –donde se esperaba un máximo de 900 metros cúbicos por segundo–, y los de Castejón, que podrían situarse en el límite entre una avenida ordinaria y extraordinaria, ya que los niveles que se alcancen en ambos puntos marcarán, en buena medida, lo que ocurra en la provincia. Los últimos datos del Sistema Automático de Información Hidrológica apuntaban ayer a una horquilla de entre 1.600 y 1.900 m3/s en la localidad navarra.

La previsión es que estos valores queden estabilizados durante más de un día, circunstancia que hará que el caudal no descienda en este punto al menos hasta el final de mañana. El problema está en que para las próximas horas se esperan nuevas precipitaciones en el tercio norte de la cuenca, donde se podrían acumular entre 20 y 50 litros por metro cuadrado más en cuestión de 48 horas.

El alcalde de Novillas, José Ayesa, se puso el jueves en contacto con la CHE para recabar datos."Para ser principios de año viene una avenida bastante grande. Sobre todo teniendo en cuenta cómo estaba el río hasta hace unos días", señaló. Según explicó, si se cumplen los pronósticos y se alcanzan los 1.500 metros cúbicos por segundo"el río cogerá bastantes campos"."Va a ser un mal inicio de año para la agricultura. Pensaba que el Ebro nos dejaría descansar, pero cada vez hay más riadas. Es un castigo brutal y continuo para quienes vivimos aquí", dijo.

El de Pradillda, Luis Eduardo Moncín, también espera daños en los campos."Se regarán bastantes hectáreas", apuntó, al tiempo que adelantó que ya se estaban tomando medidas para minimizar los efectos provocados por el incremento del caudal. No cree, en todo caso, que el episodio pueda provocar daños en los cascos urbanos. La CHE señala, a este respecto, que aunque no se han ejecutado el 100% de las obras de emergencia, sí se han realizado todas las reparaciones necesarias para garantizar la seguridad de los municipios. Fueron, según dicen, las primeras actuaciones que se ejecutaron.

La evolución del caudal

El caudal del Ebro no ha parado de crecer en las últimas 48 horas. Entre el martes y el miércoles pasó de los apenas 66,5 que venía registrando durante todo el mes de enero a los 255 y el jueves ya superaba los 315. Hoy, si se cumplen las previsiones, se situará por encima de los 500 a su paso por Zaragoza.

La clave de este episodio estará, principalmente, en la evolución de los aportes de Miranda de Ebro y Castejón. Las lluvias registradas la pasada madrugada en esta primera localidad hicieron que las previsiones iniciales se quedasen cortas y que la punta no se esperase hasta por la tarde en Miranda.

La Confederación ya emitió el jueves un primer aviso hidrológico ante los"incrementos destacados de caudal" en afluentes del eje del Ebro. En él confirmó que en varios puntos de la cuenca se han llegado a acumular más de 400 litros por metro cuadrado.

Por el momento, el Gobierno de Aragón mantiene activado el Plan Territorial de Protección Civil en fase de alerta por los fenómenos registrados en las últimas horas, aunque no por el incremento de caudales. La situación podría mejorar a partir del domingo, cuando ya no se esperan precipitaciones importantes en la cuenca del Ebro. Las lluvias, no obstante, podrían regresar a principios de semana. La Confederación recomienda permanecer vigilantes a la evolución de las crecidas y estar atentos a la actualización de los boletines de predicción, ya que la situación podría variar.

Etiquetas
Comentarios