Despliega el menú
Aragón

Protestas por la falta de espacio en tres centros integrados de Zaragoza

Las familias de los colegios de Rosales del Canal, Río Sena y María de Huerva exigen la ampliación de las instalaciones.

Los barracones del Rosales del Canal, aulas puente del Arcosur, se desmontaron el pasado abril
Los barracones del Rosales del Canal, aulas puente del Arcosur, se desmontaron el pasado abril
A. Navarro

Las familias de tres de los nuevos centros integrados públicos (CIP) de Zaragoza, en los que los alumnos pueden continuar sus estudios de secundaria tras terminar primaria, miran con preocupación el curso que viene porque la falta de espacio que ya sufren en estos momentos se va a ver agravada. Se trata de los establecimientos de Rosales del Canal, que anuncia movilizaciones, Miralbueno (ahora llamado Río Sena) y Val de Atalaya de María de Huerva.

"Tras conocer la noticia de que nos convertíamos en centro integrado, se nos prometió la ampliación de las instalaciones comunes y la construcción de un aulario específico para las necesidades de ESO", explica el presidente de la ampa de Rosales del Canal, Eduardo Arias. El jarro de agua fría les cayó la semana pasada, cuando la directora provincial de Educación, Isabel Arbués, les confirmó que solamente irían adaptando los espacios existentes "según las necesidades".

Actualmente en este establecimiento de tres vías (en algún curso cuatro), conviven casi un millar de alumnos desde infantil a dos clases de 1º de ESO que ya comparten estancias con primaria. Dentro de ocho meses unos 100 chicos subirán a 1º de secundaria y nadie les ha aclarado dónde se van a poder ubicar.

Una situación parecida se vive en el CIP Val de Atalaya. "El año pasado se aceptaron de buen grado las aulas prefabricadas porque nos aseguraron que era una medida temporal, pero no vemos ningún avance de cara a la ampliación", lamenta la presidenta de la Ampa, Mayka Rincón. Han remitido una carta transmitiendo su inquietud al secretario técnico de Educación, Felipe Faci, además de solicitarle una reunión.

Este año hay escolarizados 490 alumnos, entre ellos 63 de 1º de ESO que ocupan tres barracones. El que viene se suman un centenar de 1º de secundaria entre los chavales del Val de Atalaya y el San Roque, el otro colegio de la localidad. El anteproyecto de las obras de construcción para la transformación del centro se publicó a mediados de diciembre.

Malestar en Miralbueno

Los trabajos de ampliación del Río Sena, en el barrio de Miralbueno, no han comenzado ni se sabe cuándo lo harán. Este curso, tres grupos de 1º de la ESO ocupan aulas del colegio Julio Verne, que cuenta con dependencias libres porque solo tiene estudiantes hasta 5º de primaria. El que viene, no se sabe dónde van a dar clase.

El conflicto va más allá. Los alumnos de 6º de este colegio pueden quedarse en la ESO en el mismo o pedir plaza en alguno de los institutos adscritos (el Miralbueno, principalmente). Esta circunstancia ha alarmado a las familias del otro colegio del barrio, el Julián Nieto, ya que se sienten en "desventaja" y temen quedarse sin plaza en el instituto.

Por esta razón, han presentado un escrito de protesta ante Educación y el Justicia de Aragón. El próximo curso pasarán 10 grupos a 1º de la ESO en el barrio: cinco del Río Sena, tres del Julián Nieto y dos de Garrapinillos. "Esta situación nos vuelve a poner, por segundo año, en una clara desventaja a la hora de obtener una plaza en relación a las familias del Río Sena. Ellos tienen una doble opción, pedirla en el IES Miralbueno o quedarse en el centro integrado. Vemos también el peligro de perder los buenísimos resultados del sistema bilingüe de primaria con el British Council", afirman. Reclaman que se les garantice acceso directo al Miralbueno.

Etiquetas
Comentarios