Despliega el menú
Aragón

Llegan días de feria

El sector agroalimentario ya ha marcado en su calendario laboral siete grandes citas que se concentran en febrero y marzo en la Feria de Zaragoza y en la que se muestra todo el potencial tecnológico del sector.

La exhibición de animales vivos es uno de los atractivos de Figan, donde se expone la más moderna tecnología del sector.
La exhibición de animales vivos es uno de los atractivos de Figan, donde se expone la más moderna tecnología del sector.
J.C./EFE

Los primeros meses del recién estrenado año ofrecen al sector agroalimentario, no solo español sino al internacional, una apretada agenda que tiene su epicentro en la capital aragonesa. Porque Zaragoza, y en concreto su recinto ferial, se convierte entre los meses de febrero y marzo en el referente de la más moderna tecnología para la gobernanza y la eficiencia en el uso del agua; en el escaparate de la puntera tecnología con la que se cultivan los viñedos y el olivar y los innovadores equipos con los que se visten las bodegas y las almazaras. Un escaparate que este año ha hecho hueco a la exposición de las técnicas y las herramientas con las que se elaboran las cervezas.

Y como cada año impar, esta agenda ferial tiene anotado (y de visita obligada) una nueva edición de Figan, una de las joyas del calendario expositor de la Feria de Zaragoza, que muestra el músculo innovador de los más diversos sectores ganaderos. Para todas ellas sus organizadores auguran récords.

La primera cita que el sector agroalimentario tiene en la capital aragonesa está a la vuelta de la esquina. Smagua se ha adelantado al mes de febrero y entre los días 5 y 7 mostrará la más avanzada tecnología relacionada con el agua y el riego. Es cierto que este salón internacional (que desde el pasado año tiene carácter bienal) no está dirigido en exclusiva al sector agroalimentario, pero este tiene mucho que ver con lo expuesto en el certamen. «Y no solo por los regadíos» matiza Alberto López, director comercial de la institución ferial, que recuerda que este certamen ofrece además numerosas y avanzadas soluciones para la gestión del agua y la eficiencia de su uso, para mejorar su calidad e incluso para gestionar sus residuos, una cuestión de vital importancia tanto para la industria alimentaria como para las explotaciones ganaderas.

El certamen refuerza este año su carácter internacional, no solo con la presencia de expositores extranjeros sino con hasta un centenar de misiones inversas en las que participan una gran número de países de todos el mundo. Entre ellos cobran importancia los profesionales llegados de los países latinoamericanos, «muy interesados en conocer cómo se realiza la modernización de los regadíos españoles ya que en estos países tienen muchos problemas para ser eficiente con el riego», señala.

Smagua, que según sus responsables mejorará con creces los resultados de la pasada edición en la que participaron 540 marcas vinculadas con el sector de las soluciones hídricas, de las que 330 procedían de 29 países, tiene este año un compañero de viaje. Se llama Spaper y se trata de una novedosa feria que gira en torno a la maquinaria y equipos para la celulosa, papel y cartón en la que ya han confirmado su asistencia más de 70 marcas.

Un nuevo salón que tiene mucho que ver con Smagua (más del 95% del papel es agua) y con el sector alimentario, «más ahora que parece tan próxima la eliminación de los plásticos y el papel y el cartón toman una posición de fortaleza para el embalaje y envasado de la producción alimentaria», destaca López.

Dos potentes sectores

En los últimos días de febrero llegará Enomaq, Tecnovid, Oleomac y Oleotec, cuatro salones internacionales que reúnen la maquinaria y equipos para el cultivo del viñedo y el olivar y para la elaboración y embotellado del vino y el aceite, que llegan en esta edición con cifras récord. «Ya hay un centenar de participantes más y ha sido necesario abrir un nuevo pabellón para alberga toda esta demanda», explica el director comercial de la Feria.

Estas cifras, puntualiza López, dan buena cuenta de la buena salud con la que cuentan estos sectores, de su apuesta por la tecnología y también de la consolidación de estos salones, convertidos ya en referentes europeos.

Estos certámenes, en los que no solo se puede mirar sino también degustar (hay catas, concursos de enólogos...) llegan acompañados de Ebeer, un salón nuevo dedicado al mundo de la cerveza en la que los responsables de la institución ferial llevan trabajando unos seis años y que el apoyo de la industria y de los productores de materias primas así como la eclosión de la producción artesana convenció a los organizadores de que había llegado el momento de dar el paso y convertir el proyecto en una realidad este año.

«Hay que tener en cuenta que una gran parte de la gestión de estos tres sectores (aceite, vino y cerveza) tienen mucho en común, como el embotellado, el etiquetado o el almacenaje», destaca.

Esta feria llegan en un buen momento para los productores de vino y aceite. Ha habido buenas cosechas y son numerosas las bodegas y las almazaras las que han visto incrementar sus ventas (algunas con cifras récord en producción y comercialización), un éxito que ha llegado también acompañado por numerosos y prestigiosos reconocimientos y premios a sus productos. Es por eso que los organizadores de Enomaq, Tecnovid, Oleotec y Oleomac encaran la celebración de estos salones con la convicción de que se presentan «magníficas expectativas de negocio».

El potente sector ganadero

Terminados estos certámenes no habrá que esperar mucho para tener un motivo para volver a la Feria de Zaragoza. Del 19 al 22 de marzo, el recinto de la carretera de Madrid se convierte en el escaparate mundial de la ganadería. En ella se exhiben animales vivos que muestran la diversidad de esta actividad agraria y, sobre todo, se exhibe la más moderna tecnología con la que no solo sacar los mejores rendimientos económicos y la mejor eficiencia empresarial sino también con la que asegurar la sostenibilidad del sector así como la seguridad, la sanidad y el bienestar animal.

«No es una feria de las dimensiones de FIMA, pero desde luego puede presumir de haberse colocado entre las ferias más importante de Europa», destaca Alberto López, que augura un «crecimiento magnífico» tanto de expositores como de superficie expositora. De hecho, los últimos datos hablaban de un crecimiento de 25% en número de empresas expositoras respecto a la edición anterior celebrada hace dos años (tiene carácter bienal).

Es cierto, reconoce el director comercial, que el avance y el buen comportamiento de sectores como el porcino y el avícola también tiene reflejo en Figan, donde estos sectores tienen un especial protagonismo. Pero López asegura que todas las especies ganaderas juegan papel principal en este certamen, incluso el ovino, una de las ganaderías que más problemas arrastran y que no termina de dejar atrás una crisis que lleva años poniendo en peligro su supervivencia. «Desde la Feria apoyamos todos los subsectores, especialmente al ovino, tanto por su especial situación como por su presencia en la Comunidad aragonesa, en la que goza de una indicación geográfica protegida», afirma.

Aunque cada una con sus singularidades, todas estas ferias comparten un carácter internacional que no solo se identifica en la procedencia de las marcas expositoras o en los profesionales que las visitan, sino también en la realización de misiones comerciales en las que participan representantes empresariales de más de una 30 países de todo el mundo y con las que se posibilita la realización de encuentros y reuniones que tienen como objetivo encarrilar futuros intercambios comerciales.

Pero también todas ellas cuenta con un variado y amplio programa de jornadas técnicas especializadas, premios a profesionales y experto (enólogo y maestro de almazara) reconocimientos al buen hacer empresarial y los ya tradicionales premios a las innovaciones técnicas, a los que cada año se presentan más novedades y de más empresas.

Todo esto y mucho más es lo que la Feria de Zaragoza ofrece durante los meses de febrero y marzo al sector agroalimentario, para el que ha diseñado además una aplicación móvil con la que moverse por el recinto o solicitar una reunión esté al alcance de la mano de todos los profesionales.

Etiquetas
Comentarios