Despliega el menú
Aragón

Seis de cada diez solicitantes de la PAC no cotizan a la Seguridad Social agraria en Aragón

Este es uno de los aspectos que divide a las organizaciones, si estar dado de alta en este régimen tiene que ser requisito indispensable para recibir la ayuda de los fondos europeos.

Foto de archivo de un agricultor preparando la tierra para la siembra.
Seis de cada diez solicitantes de la PAC no cotizan a la Seguridad Social agraria en Aragón
Heraldo.es

Definir al agricultor profesional es uno de los retos que se plantea en la nueva PAC y uno de los debates más extendidos en el mundo rural. Con el objetivo de establecer quién tendría que cobrar dichas ayudas y quién tendría que dejar de recibirlas, las organizaciones agrarias han mostrado su opinión ante el desafío que supone establecer esta definición. En Aragón, tan solo cuatro de cada diez solicitantes de la PAC, según recoge la página web Agronews Castilla y León, cotiza en la Seguridad Social Agraria. Este es el motivo por el que algunas organizaciones quieren que se establezca este como requisito indispensable para ser perceptor de la ayuda.

Concretamente, en 2018, de los 42.716 solicitantes de la PAC tan solo 18.938 cotizan en dicho régimen en la Comunidad aragonesa, lo que supone que un 55,7% no esté dado de alta en la Seguridad Social agraria. Este porcentaje sube al 62,8% en el conjunto de España, siendo 267.008 cotizantes de los 717.601 que piden la ayuda. Y es que hay en comunidades como Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Castilla y León donde esta proporción aumenta hasta el 77,7; 79,7; 74,3; y 70,1; respectivamente.

Todas las organizaciones agrarias y comunidades autónomas están de acuerdo en que los fondos europeos tienen que estar destinados a los agricultores activos, a los profesionales, pero definir a este es lo que está suponiendo un debate intenso, ya que cada una tiene una visión diferente sobre qué es un agricultor genuino. Por ejemplo, que esté dado de alta o no en la Seguridad Social agraria es uno de los aspectos que divide, por el hecho de que en muchos casos las ayudas que se otorgan a algunas regiones se verían disminuidas. También, establecer qué porcentaje de los ingresos de la persona perceptora provienen de la renta agraria.

Ahora que la nueva PAC parece que se retrasará hasta 2021, 2022 o, incluso, 2023, según han apuntado las organizaciones, ya que el Parlamento Europeo se disuelve en marzo, dos meses antes de las elecciones, el debate vuelve a estar en la mesa y promete ser más intenso, ya que Bruselas ha anunciado que habrá un menor presupuesto destinado a estas ayudas y es por ello que es más importante que nunca que “vayan destinadas a las personas que verdaderamente se dedican a ello”, explica José Manuel Roche, presidente de UPA-Aragón.

Iniciativas para poner en valor la labor del agricultor

Ante este considerable retraso que lleva la nueva normativa y en aras de que todavía no se conocen los términos con los que se aprobará, las organizaciones están apostando por campañas en las que recalcar la importancia que tiene el agricultor para la sociedad. Así, por ejemplo, el presidente nacional de Asaja, Pedro Barato, anunció, en el marco de la comida de navidad de la organización en la localidad manchega de Ciudad Real, la puesta en marcha de una campaña durante el primer trimestre de 2019 en el que como muestra de apoyo al sector agrícola y ganadero se creará un carné para estos con el objetivo de visibilizar la labor conservacionista del mundo agrario y rural español.

Etiquetas
Comentarios