Despliega el menú
Aragón

Buena cara al mal tiempo, sonrisas sinceras y salmueras; así es Nogueras

A la sombra del Santuario de la Virgen de Herrera, que se sitúa en el municipio, este pequeño pueblo turolense afronta con singular energía el reto de mantenerse vivo y aplica factores de corrección con entusiasmo.

Pascuala Royo, Gloria Bonilla y Rosa García, con algunas de las creaciones más festivas del taller de manualidades.
Pascuala Royo, Gloria Bonilla y Rosa García, con algunas de las creaciones más festivas del taller de manualidades.
Laura Uranga

En Nogueras son pocos, pero lo de bien avenidos se queda corto para describir la atmósfera creada en el centro social del pueblo, frente al pabellón con grandes puertas de madera. En una esquina de la plaza hay un humilde arbolito de Navidad estos días; en la puerta del Ayuntamiento, otro más hermoso. "Ya lo sabéis que somos pocos, pasa por todos lados en los pueblos, pero aquí tratamos de lamentarnos lo justo, aunque en un pueblo pequeño siempre hay razones para quejarse; nos juntamos en el centro social, que es nuestro tesoro y que visitan también de otros pueblos, y compartimos charla y vida todo lo que podemos a lo largo del día". "Hay que apoyarse, inventar cosas para hacer, que ya somos michos los jubilados, aunque aún tenemos algunos jóvenes que nos echan una mano en las cosas de diario, como Óscar. ¡Saluda, Óscar! Bueno, que hable la autoridad; Francisco, te toca". Así hablan Ángel, Rosa, Sebastián, Pascuala, Gloria... para alegrar la tertulia asoma el jamón, el queso recio y unas salmueras de escándalo. Así se habla.

Óscar saluda. Francisco, el otro aludido, toma la palabra. "Soy agricultor, y llevo 40 años de alcalde, desde las primeras elecciones de la democracia. Todos los que ves aquí somos del pueblo y queremos al pueblo. Cuando llegué no había agua corriente ni asfalto aquí; faltaban servicios básicos y ahí te dabas cuenta de lo abandonados que estábamos los pueblos Seguimos estándolo para muchas cosas, ojo; nos hemos puesto al día con los servicios básicos, pero parece que nos empujan a irnos de aquí, y no nos da la gana. He trabajado en industria y ahí no faltan inversiones ni apoyos a los emprendedores, pero al sector primario, cuatro pesetas de la PAC y unos precios imposibles. Un joven que se queda es un empresario tanto o más valioso que cualquier otro, hay que cuidarlo".

Francisco es claro. "Aquí no hay relevo, como en muchos otros sitios; los hijos se han ido a buscarse la vida fuera, aunque cuando vuelven reconocen que aquí es donde más han disfrutado. No puedo decir esto sin emocionarme, ya disculparéis; es que aquí se vive bien, pero ya nadie se embarca en invertir 600.000 euros para el campo sin saber que habrá beneficios, y ojo, que incluso los que tienen tierras y maquinaria de familia no llegan. Con la ganadería estamos en lo mismo; vendíamos los corderos a 11.000 pesetas hace 30 años, y ahora el precio es el mismo, pero el gasoil ha subido 33 veces. No podemos competir. En Francia o Alemania cuidan más a los del sector primario. Y vamos a ver, en Teruel las subvenciones son peores que en otros sitios, no somos iguales ahí".

El menos común de los sentidos

Francisco apela a la rasmia. "En Nogueras aplicamos el sentido común y la responsabilidad; para manejarse en un pueblo como el nuestro, incluso en los grandes, poco más hace falta. Supongo que si falta sentido común o aparecen los comportamientos propios de caciques, los pueblos son ingobernables. Nosotros trabajamos en equipo, y presumimos de una cosa en vez de recordar a vecinos ilustres; somos buena gente, y así lo reconocen nuestros vecinos".

El pueblo no tiene negocios propios, más allá de un albañil que trabaja en toda la zona. La emigración local tiene Zaragoza como destino; está a 70 kilómetros, mucho más cerca que la capital de provincia, Teruel, y allí se acude también e los especialistas médicos. El centro de salud de referencia está a 12 kilómetros, en Herrera de los Navarros. En el pueblo se cuidan los unos a los otros. "Nos avisamos por teléfono –explica Pascuala– cuando vemos un coche desconocido; yo, por mi parte, me tranquilizo al oír el coche de Óscar cuando pasa por la alcantarilla junto a mi casa".

Ángel y Sebastián asisten a la charla y meten baza de vez en cuando. En una silla tienen sendas cestas de ‘robellones’ que han cogido en apenas hora y media de caminata. Tras las reivindicaciones, la charla se orienta a las fiestas. En la noche de San Juan, el área de la fuente y el peirón de San Antón se engalanó este verano para una fiesta ibicenca amenizada por DJ Pablo Milla, hijo del pueblo por vía materna. "Aquí –comentan Rosa y Gloria– celebramos con ganas: Santa Lucía, Santa Bárbara, San Antón, las fiestas de verano... también vamos a Nuestra Señora de Herrera". "El santuario –recuerda Francisco– está en nuestro término municipal, aunque lo administra Herrera porque ellos pueden mantenerlo; compartimos la devoción todos los pueblos del contorno". "El 17 de noviembre, la Asociación Santa Lucía organizó junto al ayuntamiento la primera Fiesta Medieval del pueblo, y salió de maravilla". Formamos la asociación hace tres años –apunta Pascuala– y organizamos talleres de manualidades, se va a empezar otro de lectura... además, este verano tuvimos por primera vez 10 días de colonias de niños en el pabellón, con una docena de chavales que lo pasaron en grande. Haremos más cosas: ya veréis".

La iglesia de San Juan Evangelista y los tres peirones que presiden los accesos del pueblo

La Iglesia Parroquial de Nogueras –consagrada a San Juan Evangelista– está hecha en mampostería, a excepción de la fachada principal, de ladrillo. Es de tres naves y su interior recuerda una planta de cruz griega, con leves modificaciones;_así, en la cabecera y los pies se han prolongado sendos tramos. La nave central y los brazos del crucero se cubren con bóvedas de medio cañón con lunetos de perfil curvo. En los cuatro extremos hay cúpulas sobre pechinas. El templo fue construido por Miguel Bielsa y las obras comenzaron en 1793, pero no se concluyeron hasta 1805.

En lo tocante a los tres peirones del pueblo, el más relevante es el de San Antón, situado a la salida en dirección Villar de los Navarros, justo junto a la remozada fuente del pueblo y el árbol que se ilumina por la noche en cada celebración popular, generando la admiración de los viandantes. Los otros dos están dedicados a Santa Bárbara y Las Ánimas.

Los imprescindibles

Las colonias

El éxito de la primera edición anima a la Asociación de Mujeres Santa Lucía a repetir en el verano de 2019 las colonias para los peques del pueblo, que abarcaron las mañanas del pasado mes de agosto; diversión y refuerzos positivos.

La Tía Flora y el Cubillar

La Tía Flora es una casa rural que lleva Ana Cristina, está en pleno centro del pueblo, y tiene capacidad para 6 personas en dos dormitorios. La otra opción de alojamiento en la localidad, igualmente recomendable, es El Cubillar.

La historia

Nogueras perteneció a la Comunidad de Aldeas de Daroca hasta el siglo XIX. En 1834 se incorporó al partido judicial de Montalbán, y en 1965 pasó al de Calamocha. En 2003 se incorporó a la comarca del Jiloca.

-Ir al especial de 'Aragón, pueblo a pueblo'.

Etiquetas
Comentarios