Despliega el menú
Aragón

La empresa holandesa desmantelada en Tauste "vendía" su cannabis como "terapéutico"

La Guardia Civil da por concluida la operación, en la que se ha desmantelado una plantación de marihuana y han sido detenidos cuatro holandeses, dos españoles y un rumano.

La Guardia Civil desmantela una plantación ilegal de cannabis sátiva en la localidad de Tauste
La Guardia Civil desmantela una plantación ilegal de cannabis sátiva en la localidad de Tauste

Siete personas detenidas por un delito contra la salud pública y el desmantelamiento de una empresa holandesa que tenía una plantación de marihuana en la localidad zaragozana de Tauste es el saldo de la operación de la Guardia Civil de Zaragoza denominada Verdegal.  

La empresa se hacía pasar por una firma dedicada al cultivo de cannabis con complementos alimenticios y cosméticos con fines terapéuticos. Se publicitaba en una página web asegurando que tenía licencia de la Unión Europea, algo que era falso.

A los arrestados, cuatro holandeses, dos españoles y un rumano, con edades comprendidas entre los 64 y los 46 años, se les imputa la presunta comisión de delitos contra la salud pública por plantar droga.

Según informan fuentes de la Benemérita, la operación se puso en marcha a mediados  del mes de agosto, a raíz de la denuncia interpuesta ante la Guardia Civil por el responsable de una empresa situada en Tauste y dedicada al cultivo de cáñamo industrial. Denunciaba unos robos cometidos en su propiedad, en los que le habían sustraído numerosas plantas de cannabis sátiva que se cultivaban en dichas instalaciones.

El Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Guardia Civil de Zaragoza inició una investigación para localizar a los responsables de estos hechos, y gracias a ella obtuvo información sobre los presuntos autores de los  robos. También  detectó irregularidades en la plantación que estarían relacionadas con un delito contra la salud pública.

El día 30 de agosto, los especialistas de EDOA localizaron a los presuntos autores de los robos, tres mujeres y dos hombres, de nacionalidad española, argelina y rumana, siendo detenidos los dos varones e investigadas las mujeres por un presunto delito de robo con fuerza en las cosas y otro de robo con violencia e intimidación, tras haber amenazado a uno de los empleados con un arma de fuego simulada. Estas personas quedaron a disposición judicial tras las detenciones.

Ante las irregulares observadas en la actividad de dicha empresa, la Guardia Civil realizó un registro en las instalaciones para recoger muestras de las plantas cultivadas y comprobar el grado de sustancia psicoactiva que contenían. Una vez analizadas, se verificó que superaban el 0,2% de THC (Tetrahidrocannabidol) estipulado para el cultivo de cáñamo industrial, por lo que se trataría de una plantación ilegal de cannabis sátiva.

Además, los agentes consultaron a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, para comprobar si la empresa tenía autorización para el cultivo de cannabis con fines terapéuticos, medicinales, complementos alimenticios o cosméticos, y comprobaron que ni la citada sociedad ni su administrador disponían de dicha autorización.

Durante la investigación también se comprobó la existencia de una página web en la que se anunciaba esta empresa dedicada la marihuana médica con licencia de la Unión Europea para investigación clínica. Tal información no era cierta, ya que la sociedad carecía de autorización alguna de la Unión Europea para realizar ensayos clínicos.

En los registros practicados por los especialistas de EDOA en las instalaciones, en las que se cultivaban miles de plantas distribuidas en diferentes naves dependiendo del proceso de maduración de las mismas, se pudo constatar cómo durante la producción de esta sustancia, se desechaban todas las partes leñosas de la planta que contienen precisamente fibras de cáñamo y que son el objeto primordial de las empresas dedicadas a este fin.

Por lo que la producción de esta sociedad se centraría en la obtención de las sumidades floridas (cogollos), tratándose de la parte de la planta que contiene el mayor porcentaje de sustancia psicoactiva (THC)

Como resultado de las investigaciones llevadas a cabo, la Guardia Civil logró identificar a las personas implicadas en estos hechos. Siete varones que fueron detenidos a mediados del mes de noviembre y a los que se les imputó un presunto delito contra la salud pública por cultivo de droga.

El día 28 de noviembre la Guardia Civil procedió a la retirada de las miles de plantas que se cultivaban en la empresa y su posterior destrucción.

Las diligencias de esta operación, finalizadas recientemente, han sido remitidas al Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción núm. 1 de Ejea de los Caballeros.

Etiquetas
Comentarios