Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Moncayo nevado: precaución en las subidas invernales

Próximo a Zaragoza, el Moncayo nevado es un poderoso imán para los amantes de la montaña. Sus 2.314 m de altitud son engañosos, es una ascensión invernal con condiciones alpinas.

Panorámica del Moncayo desde el mirador de la Carrasca, en Lituénigo.
Panorámica del Moncayo desde el mirador de la Carrasca, en Lituénigo.
Miguel Ángel Acín

En el macizo del Moncayo, el pico San Miguel (2.314 m) es la cima del Sistema Ibérico. La combinación de nieve y viento, así como las habituales nieblas o nubes bajas, convierten la amable ascensión estival en algo completamente diferente en invierno y bajo condiciones de nieve. En esta época sigue siendo recomendable ascender a la cima por la ruta normal (Itinerario AG-1 del Parque Natural), si bien debemos tener en cuenta que cualquier tipo de traza de camino o señalización de seguimiento estarán ocultas y que resulta imprescindible equiparse correctamente con piolet, crampones y casco. Portarlos y saber usarlos pueden salvarnos la vida.

La ruta normal está relativamente protegida del viento y es segura desde el punto de vista de los aludes, aunque hay que prestar mucha atención a la hora de superar el paso de ‘la Escupidera’ (peligroso como lo es el del mismo nombre en Monte Perdido), donde el hielo es habitual y una caída puede tener fatales consecuencias.

Nieve o hielo

En determinadas condiciones del estado de la nieve o de presencia de hielo, pueden también considerase otras rutas de ascenso que resulten más adecuadas, como la ascensión por el espolón que separa el circo de San Miguel y el circo de San Gaudioso (saliéndose ligeramente de la Escupidera), teniendo siempre en cuenta que hay que intentar no aproximarse al segundo de los circos y que es una zona donde los rehielos y el viento pueden dejar la nieve muy dura. Otra opción es la que nos llevaría por el cierre norte del Cucharón (o circo de San Miguel), aunque ésta es una ruta con más pendiente que la AG-1 y de difícil orientación en caso de nieblas. En invierno las rutas hay que valorarlas según el estado de la nieve y la meteorología, muy cambiantes en entornos como el del Moncayo. En la ruta directa por el circo de San Miguel se acumula mucha nieve y es una opción muy expuesta a los aludes que hay que evitar.

La ascensión normal comienza en la fuente de los Frailes, siguiendo la pista forestal unos 200 m para conectar con el GR 90.1 y subir hasta el santuario de la Virgen del Moncayo (1.610 m, 260 m+). Si las condiciones de la carretera lo permiten, podemos llegar en vehículo hasta el santuario para iniciar allí la ascensión. Desde el templo hasta la cima tendremos que superar un desnivel positivo acumulado de 710 m+.

Equipo y meteorología

El Moncayo no es un tresmil pero sus especiales características lo asemejan a cualquiera de estas montañas pirenaicas. Por ello, nos equiparemos con todo lo necesario para una travesía de alta montaña: bota de alta montaña, ropa de abrigo, chubasquero, gorro y guantes, gorra, gafas y protección solar, botiquín con manta térmica, teléfono, mapa, brújula, piolet y crampones. Estos últimos no pueden faltar aunque además llevemos raquetas de nieve o esquís de travesía.

¡Sin ese material nos estaremos poniendo en peligro! Además, hay que saber utilizarlo y tener conocimiento de las técnicas de progresión en montaña invernal. Contar con un guía de montaña aumentará sin duda nuestra seguridad.

La mayoría de los accidentes y rescates en el Moncayo en invierno están relacionados con dos factores: la nieve/hielo y la meteorología, con fortísimos vientos, nieblas y nubes muy densas que pueden ser muy repentinos. El día de la ascensión hay que asegurarse de que la previsión es buena y la nieve estable. Tampoco hay que olvidar que, aunque parezca mentira, perderse en el Moncayo es muy fácil, sobre todo con niebla. Encontrarás una ficha completa para la ascensión al Moncayo con seguridad en la web de Montaña Segura. 

Etiquetas
Comentarios