Despliega el menú
Aragón

Los juguetes no son solo para niños

Diversión y aprendizaje caben en un solo juego, juegos que entretener, desafíar y desarrollar habilidades en todas las edades.

Cubo de juego de aprendizaje matemático
Diez juegos educativos por menos de 10 euros

¿Cree que aprender tiene que ser necesariamente aburrido? El juguete educativo plantea desterrar este tipo de afirmaciones de nuestra mente. Actualmente, en un sector en el que las nuevas tecnologías e internet parecen haber copado el mercado del juego, esta opción de regalo navideño se alza como una alternativa verdaderamente interesante para estas fechas. Pero ¿en qué consisten exactamente este tipo de juguetes y qué podemos encontrar en la capital aragonesa?

“Un juguete educativo puede ser todo aquello que existe en nuestro entorno cuando se aplica en un sentido de aprendizaje. Toda la vida hemos jugado con objetos que para nosotros han sido juguetes y nos han aportado consciente o inconscientemente habilidades de algún tipo”, explica Pilar Zarazaga, gerente de la juguetería Guiro. Además, no tienen edad y van dirigidos a personas que simplemente busquen aunar diversión con desafíos para la mente.

“Cuando nos decantamos por este tipo de juguetes buscamos la singularidad y sorprender, resultan juegos atractivos que entran por los ojos y te atrapan al empezar con ellos. Además de tratar de aportar siempre un componente educativo”, añade la juguetera. Además, los hay de todos los precios. Sin ir más lejos en Guiro los encontramos desde los 4 hasta los 200 euros. “Van dirigidos a un público verdaderamente amplio y todo apunta a que seguirá en aumento en las próximas campañas”, concluye Zarazaga.

Pero ¿cómo influyen en nuestro aprendizaje, sobre todo durante la infancia, este tipo de juegos? Según explica Patricia Fernández, psicóloga zaragozana especialista en Psicoterapia Infanto-Juvenil y Atención Temprana; los juegos y juguetes influyen directa e intensamente en el aprendizaje, las experiencias y desarrollo de los niños.

“Es uno de los primeros mecanismos de aprendizaje naturales de nuestra vida, por este es tan importante escoger bien a qué juegan nuestros hijos”, asevera. La experta pone el acento a la hora de regalar “un número coherente de juguetes” partiendo de una serie de premisas: “Los juegos educan, transmiten valores y favorecen el desarrollo, y es importante pensar qué objetivo tiene el juego o juguete que regalamos sin caer en esta sociedad de la abundancia”.

También es importante tener en cuenta por qué tipo de juguete nos vamos a decantar en el momento de la compra, evitando dejarnos llevar por modas y publicidad llamativa. Y ¿qué ocurre con las nuevas tecnologías? En su opinión todo dependerá del uso que hagamos de ellas. “Las tecnologías son buenas si tenemos claro el objetivo para lo que las usamos. Personalmente considero que existen juegos digitales que aíslan terriblemente a los niños y adolescentes, y que están modificando cómo se relacionan entre ellos y cómo aprenden lo que es el mundo”, señala Fernández.

Mucho más que jugar

Por su parte, en El Desván de los Juguetes también cuenta con una amplia oferta de juguetes educativos dirigidos al público familiar. En su caso han detectado un auge en su demanda en los últimos años. “Lo que ofrecen este tipo de juguetes es trabajar en valores y habilidades diferentes que permitan la interacción del niño, que tenga que razonar y pensar además de jugar con él”, explica Roberto Madurga.

Entre la gran variedad de propuestas que existen en el mercado, encontramos juguetes encajables, apilables, de motricidad fina, identificación de colores, clasificables, secuenciales y un largo etcétera. “Para los más pequeños lo ideal son juegos simbólicos como unas marionetas de los tres cerditos y caperucita que permiten trabajar cualidades de imitación y dramatización, por ejemplo”, explica el juguetero. En su caso añaden una sección de cuentos infantiles, manualidades, experimentos y puzles para todas las edades.

Entre los más tradicionales, y de los más vendidos, encontramos los típicos juguetes apilables que permiten construir torres con piezas ordenadas según colores o tamaños. “En este caso, se trabaja la motricidad y habilidad, y algo de creatividad cuando se trata de construcciones de casas o castillos más complejas”, añade. En su caso, podemos encontrar juguetes desde 10 hasta más de 200 euros.

Etiquetas
Comentarios