Aragón

Casi 100 colegios e institutos de Aragón imparten clases en aragonés o catalán

La DGA publica una normativa para regular los proyectos lingüísticos en lenguas propias de Aragón en centros escolares.

Celebración de Navidad en el CRA Alto Ribagorza.

En Aragón hay cerca de un centenar de colegios e institutos que imparten algunas clases en catalán o aragonés, unos en horario lectivo y otros como extraescolar. La enseñanza del catalán en Aragón comenzó en 1984 y la del aragonés en 1997 a través de convenios con algunos ayuntamientos. Desde entonces la enseñanza de las lenguas propias ha ido creciendo pero la normativa era incompleta. Ahora, la DGA acaba de publicar el proyecto de Orden por el que se regulan los proyectos lingüísticos en lenguas propias de Aragón en los centros docentes públicos y concertados.

"Es necesario contar con una Orden que regule la elaboración, contenido, metodología, evaluación y certificación, y que posibilite desarrollar la competencia lingüística en lenguas propias que permita respetar la identidad cultural del alumnado y su entorno familiar y social", explican desde Educación. Se pretende que los alumnos puedan alcanzar el nivel de B2 al finalizar su escolarización obligatoria (4º de la ESO) y C1 después de cursar Bachillerato.

Estos proyectos podrán desarrollarse en los centros autorizados. En el curso 2016-17 la DGA publicó un listado de centros autorizados a impartir clases en aragonés (60) y catalán (37). Entre los primeros están, por ejemplo, colegios e institutos de Benasque, Plan, Broto, Biescas, Jaca, Barbastro, Monzón, Huesca o Sabiñánigo. Algunos centros que imparten clases en catalán son los de Fraga, Tamarite de Litera, Graus, Mequinenza, Valderrobres, Maella, Caspe o Alcañiz.

Más de 81.000 aragoneses saben hablar catalán o aragonés (un 6% de la población total de Aragón), según un estudio del Seminario aragonés de sociolingüística en colaboración con la Universidad de Zaragoza presentado el año pasado. Las comarcas con más hablantes de catalán son el Matarraña y el Bajo Cinca. Mientras que el aragonés destaca en la Ribagorza y el Sobrarbe.

Uno de los centros pioneros en la enseñanza en aragonés fue el colegio de Benasque (en la variedad de patués). "Primero empezó como extraescolar en todas las localidades del CRA Alta Ribagorza. Hace cuatro años implantamos un programa experimental en Infantil en horario lectivo. Y este curso hemos empezado también en 1º y 2º de Primaria. La profesora de patués imparte dos sesiones semanales de la asignatura de Sociales. De 3º a 6º continúa como extraescolar un día a la semana y la idea es ir ampliándolo progresivamente", explica la directora del CRA, Pilar Carrera. El centro rural agrupado incluye cinco localidades (Benasque, Castejón de Sos, Cerler, Sahún y Las Paúles) y tiene unos 300 alumnos.

La participación en los programas lingüísticos en lenguas propias es voluntaria. En el CRA Alta Ribargorza participan todos los de Infantil y 1º y 2º de Primaria, y una mayoría en la extraescolar de 3º a 6º. "Las familias están muy contentas. También se apuntan alumnos de familias inmigrantes que viven en el valle y quieren aprende patués. Tener una lengua propia es una riqueza. Estos programas en la escuela ayudan a valorarlo más y a que no se pierda", señala la directora del CRA.

Profesores con B2 y C1

El borrador de la Orden (falta su publicación en el BOA) señala que los centros dedicarán en Infantil entre cuatro y seis sesiones semanales a la enseñanza del catalán o aragonés. En Primaria y Secundaria estudiarán la asignatura de la lengua aragonesas o catalana y otra materia más (por ejemplo, Sociales, Naturales o Arte).

Los proyectos lingüísticos se iniciarán preferentemente en 1º de Infantil y continuarán de forma progresiva durante Primaria, lo mismo en el caso de Secundaria. La participación de los alumnos siempre será voluntaria.

El profesorado deberá contar con la formación lingüística y metodológica adecuada. Para Infantil y Primaria serán maestros que acrediten un nivel B2 de la lengua o ser maestros especialistas en la lengua propia. En Secundaria se les pedirá nivel C1, como en el programa de bilingüismo Brit del Departamento de Educación.

Hasta ahora, la falta de profesorado con la titulación exigida podía ser un problema. En esta línea, la Universidad de Zaragoza acaba de aprobar la puesta en marcha de la especialidad de aragonés para los grados de Magisterio de Educación Primaria y de Educación Infantil.

Etiquetas
Comentarios