Despliega el menú
Aragón

Las carreteras estatales de Aragón siguen siendo las más peligrosas del país

El último estudio de Euro RAP revela un alto riesgo de accidente en 780 kilómetros de la red, un 51% más que hace un año.

Imagen de archivo.
Imagen de archivo.

Las carreteras estatales de Aragón no solo siguen siendo las más peligrosas del país, sino que han disparado su número de tramos negros. Así lo revela el último informe europeo de evaluación de carreteras elaborado por Euro RAP, en el que se apunta que al menos 780 kilómetros tienen un elevado riesgo de siniestralidad, un 51% más que en el estudio del año pasado.

Aragón concentra más de un tercio de los tramos peligrosos del país, doblando a la segunda autonomía que peores resultados obtiene, Cataluña, y triplicando la media nacional. Por si fuera poco, Huesca, vuelve a encabezar la clasificación provincial y ostenta el triste récord de carreteras nacionales con mayor concentración de kilómetros con un riesgo elevado o muy elevado de siniestralidad: el 52% de las estudiadas en su territorio. Le sigue Teruel, que con otro 43% casi cuadruplica el promedio del resto del país.

Los resultados del informe, presentados por el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), evidencian la negativa evolución de Aragón, dado que la red estatal en su conjunto ha reducido un 2,2% los tramos con más probabilidad de sufrir accidentes. En la Comunidad no solo se ha ido en sentido contrario, sino que se han pulverizado los registros: se han disparado de 514 a 780 los kilómetros de carretera con un alto riesgo de padecer un accidente respecto a la última edición.

El informe, que tiene en cuenta datos de los últimos tres años (2015-2017), identifica los sectores de carretera con mayor riesgo de accidentalidad grave o mortal en función de la cantidad de vehículos que circulan por ellos, así como los tramos con más concentración de siniestros graves. E incluye una clasificación con los diez puntos más peligrosos del país, en el que figura en segunda posición un tramo de doce kilómetros de la N-230, entre Huesca y Lérida, con una media de dos accidentes anuales. También consta en quinto lugar la variante de Sabiñánigo (N-330), que sigue pendiente de desdoblar.

En el listado de puntos negros de Aragón aparece casi en su totalidad el trazado del Eje Pirenaico (N-260), buena parte de N-330 pendiente de desdoblar para comunicar Huesca y Jaca y varios tramos de este misma carretera a su paso por Zaragoza y Teruel, que discurre en paralelo a la autovía Mudéjar (A-23).

No obstante, la concentración de los 22 tramos con mayor riesgo de siniestralidad en Aragón se da en sus carreteras nacionales, las que permanecen sin desdoblar. En Teruel, se llevan la palma la N-234, N-211 y la N-420, mientras que en Zaragoza figuran la carretera de Castellón (N-232), la N-211, y la N-234, además de un pequeño tramo de la A-2. En Huesca, también constan la N-240 (que discurre en paralelo a la autovía de Lérida) y la N-230.

El informe de Euro RAP ha hecho igualmente una selección de los puntos negros más significativo de Aragón, que han pasado de nueve a catorce. Con riesgo muy elevado están los dos carreteras oscenses de la citada clasificación nacional, a las que se añaden en tercer lugar los 18,8 kilómetros comprendidos entre las variantes de Sabiñánigo y Jaca.

Para el presidente de la Fundación RACC, Lluís Puerto, el objetivo de reducir las víctimas mortales en Europa en un 50% para 2020 es "prácticamente imposible de alcanzar" en España, ya que solo llega al 26%.

Etiquetas
Comentarios