Despliega el menú
Aragón

Así son las nuevas empresas que llevarán los comedores escolares a partir de enero

El grupo Aramark gestionará la mayoría de los colegios, según la resolución provisional.

Imagen de archivo de un comedor escolar de Zaragoza.
Imagen de archivo de un comedor escolar de Zaragoza.
P. F.

La empresa Aramark pasará a gestionar más de la mitad de los comedores escolares de la provincia de Zaragoza a partir de enero. El Departamento de Educación licitó -con más de dos años de retraso- la gestión del servicio de comedor escolar en los colegios públicos de Zaragoza. Este concurso era muy esperado por las familias (que demandaban más calidad y cambios en los menús escolares) y las empresas (se trata de un gran negocio). La licitación es por un periodo de 18 meses, más una posible prórroga de un año.

Según la resolución provisional de la adjudicación del contrato, el grupo Aramark gestionará 78 comedores escolares (a través de tres empresas: Aramark Servicios Integrales S.A.U., Aramark Servicios de Catering S.L.U. y Comertel S.A.). La empresa Gastronomía Vasca ha ganado el concurso para gestionar 16 comedores escolares; Comer Bien S.L. llevará 14 colegios; Serunión, 15; Asturservicios, 4, y Serhs Food Area, 4. Esta resolución está pediente de ser publicada en el BOA para que las nuevas empresas puedan comenzar a trabajar en los colegios. La DGA asegura que empezarán el 8 de enero, tras las vacaciones de Navidad.

En total se presentaron 21 empresas para llevar las cocinas y comedores escolares. La adjudicación se ha hecho por lotes de colegios. Algunas ya están ahora gestionando comedores escolares, como Aramark (que ha salido beneficiada en el concurso), Serunión o Comer Bien (que llevarán menos colegios que hasta ahora). Una de las que se ha quedado fuera es la empresa Eurocatering, que acumulaba muchas quejas de las familias. La última polémica con esta empresa fue hace un mes, cuando repartió mandarinas podridas en muchos centros, aunque no se llegaron a servir a los niños.

La mayoría de los comedores que se han adjudicado funcionan con el sistema de línea fría: la comida se cocina, se conserva en frío y se lleva a los colegios, donde se almacena varios días antes de calentarla y servirla. Aramark tiene una cocina central en La Cartuja y Comer Bien (o Combi Catering), en Cuarte. Pero otras empresas cocinan fuera de Aragón, como Serunión, que ahora trae la comida cocinada desde Málaga. El sistema de línea fría, usado tanto en colegios como en hospitales, sigue generando rechazo entre las familias. Recientemente, el televisivo cocinero Alberto Chicote criticó la calidad de menús hospitalarios en otras comunidades autónomas cocinados por Aramark mediante el procedimiento de línea fría.

Retraso y dudas

La Plataforma por unos comedores escolares públicos de calidad (que agrupa a más de medio centenar de asociaciones) ha sido muy crítica con los pliegos de este concurso. "Han primado los aspectos económicos sobre los criterios de calidad y medioambientales. Las empresas adjudicatarias han bajado aún más los precios y tememos que esto repercuta en la calidad", afirma Pablo Alconchel, portavoz de la Plataforma.

Las empresas ganadoras del concurso están esperando la publicación en el BOA para poder firmar los contratos con la Administración y empezar a trabajar. La mayoría de los colegios cambiarán de empresa y es necesario un tiempo para hacer la transición. Todo el personal se subroga, por lo que los trabajadores de cocinas y monitoras de comedor (la inmensa mayoría son mujeres) continuarán en los mismos centros.

Pero el retraso en la adjudicación definitiva preocupa tanto a las empresas como a los trabajadores. "Las empresas tenemos que ponernos en contacto con los colegios, ver las instalaciones, revisar la situación de cocineros y monitoras, planificar el número de niños, de dietas especiales, etc. Vamos muy justos de plazos para empezar después de las vacaciones de Navidad. No entendemos el retraso", afirman desde una de las empresas adjudicatarias.

"La DGA debería publicar ya la adjudicación definitiva, el retraso es inexplicable. Algunas empresas se han puesto en contacto de manera informal con los colegios y las monitoras, pero aún no pueden empezar a trabajar. Nos preocupa la situación laboral de las trabajadoras. Si las actuales empresas adjudicatarias cesan su actividad el 31 de diciembre, ¿las nuevas podrán empezar el 1 de enero?", señala Ana Royo, secretaria de Organización de la Federación de Servicios de UGT Aragón.

Etiquetas
Comentarios