Despliega el menú
Aragón

Consumo ha retirado en Aragón 14.143 juguetes este año

Desde la Dirección General de Protección de Consumidores matizan que los principales motivos están relacionados con la garantía, la publicidad y la información de precios.

Una de las inspecciones realizadas por la Guardia Civil.
Intervenidos en Huesca 1.291 juguetes y productos de higiene de contrabando

La Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios del Gobierno de Aragón ha llevado a cabo 16.307 actuaciones inspectoras de control de juguetes en 2018 y ha retirado 14.143 unidades correspondientes a 62 referencias.

No se trata de un sector especialmente conflictivo pues del total de reclamaciones efectuadas por escrito en los nueve primeros meses del año, solo 31 están derivadas de la adquisición de juguetes, lo que representan un 0,93 por ciento del total.

Se trata de una cifra similar a la de pasados años y los motivos suelen estar relacionados con incidencias en la garantía, publicidad e información de precios, principalmente, y resulta bastante infrecuente que un consumidor manifieste un problema derivado de la seguridad del juguete.

En la red de alerta se han incorporado en los primeros nueves meses del año, un total de 689 juguetes tanto en el ámbito europeo como en el nacional. Esta cifra representa porcentualmente el 32,84 por ciento del total de alertas, algunos de ellos no llegaron a entrar en el mercado porque fueron rechazados en la propia aduana.

Recomendaciones

Desde Consumo han transmitido una serie de recomendaciones, aprovechando la cercanía de las fiestas de Navidad, y han advertido de que un juguete que no viene acompañado de información escrita en castellano, que no identifica a un responsable en territorio europeo, que no lleva el marcado CE o que no refiere las advertencias obligatorias no puede ser considerado como seguro.

"Hay que prestar especial atención a aquellos juguetes que contengan pilas de tipo botón o ventosas o que tengan partes eléctricas o transformadores y comprobar que todas estas piezas estén bien aisladas", ha señalado la directora general de Protección de Consumidores y Usuarios, Ros Cihuelo.

"Es importante evitar juguetes que estén fabricados con un plástico frágil que pueda partirse en pequeños pedazos o dejar bordes filosos", ha apuntado Cihuelo y ha recalcado que hay que tener cuidado con "las piezas pequeñas que se puedan desprender y con las que los niños puedan atragantarse".

Otro punto a tener en cuenta es que en el envase y las etiquetas tiene que aparecer claramente indicado el nombre de la marca y la dirección del fabricante o el importador, y debe figurar en castellano. "No se debe comprar ningún juego o juguete sin leer detenidamente las instrucciones de uso que, además, deben estar en español", ha dicho Cihuelo.

También es necesario que las etiquetas y rótulos alerten acerca de los riesgos que puede entrañar el uso de los juguetes, así como de la forma de evitarlos. Esto es especialmente importante en el caso de juguetes eléctricos o que utilizan algún producto químico, dardo u objetos punzantes.

Se deben evitar los bordes cortantes, aristas o clavos, así como bolitas o pelotas con diámetros inferiores a 4,3 centímetros que representan un peligro de asfixia para niños de menos de tres años. Se desaconsejan también los juguetes que contengan cintas, cuerdas o cadenas que se puedan enredar alrededor del cuello.

Cihuelo ha aconsejado revisar con frecuencia el estado de los juguetes y reparar o reciclar en su caso. También es conveniente conservar el ticket de compra ante una eventual reclamación por cualquier incidencia y hay que informarse acerca de las condiciones de venta y la política de devoluciones de los establecimientos donde se adquieren los juguetes.

Ante cualquier incidencia, el consumidor puede formular su reclamación ante el vendedor, quien debe ofrecer una respuesta en el plazo máximo de un mes. Si la respuesta no se recibe, o no es satisfactoria, el consumidor puede contactar con la oficina de información al consumidor de su localidad o comarca, con el Servicio Provincial de Ciudadanía y Derechos Sociales o con el teléfono gratuito de Atención al Consumidor 900 12 13 14 (desde número fijos de Aragón).

Etiquetas
Comentarios