Despliega el menú
Aragón

Más de 150 obras que salieron del monasterio de Sijena siguen dispersas en Cataluña

La DGA y el consistorio trabajan en la confección de un listado completo con el fin de volver a los tribunales. Lérida mantiene 11 piezas expuestas y el MNAC impide acceder a sus archivos.

Una de las piezas del Monasterio de Sijena.
Una de las piezas del Monasterio de Sijena.

Una parte importante del tesoro artístico de Sijena sigue en Cataluña, donde se calcula que quedan más de 150 obras del monasterio aragonés, es decir, un número superior a las ya recuperadas. Hasta ahora, han vuelto 95, todas por orden judicial, 51 procedentes del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) y 44, del Museo de Lérida.

La primera entrega, que tuvo lugar en julio de 2016, fue voluntaria, cumpliendo en parte el propio fallo; y la segunda, que se produjo el 11 de diciembre de 2017, fue fruto de una incautación forzosa, ante los reiterados incumplimientos de la Generalitat. De aquella histórica jornada, se cumplirá un año el próximo martes. El Museo de Lérida conmemorará esta fecha con la presentación de un libro, donde se muestran imágenes inéditas del traslado de las piezas. Por su parte, la DGA celebrará en la localidad su Consejo de Gobierno.

De las 150 obras que se calcula que siguen en Cataluña, una buena parte están en el MNAC y el Museo de Lérida. La cifra es aproximada, ya que resulta difícil establecer un número exacto, especialmente por el hecho de que la mayoría salieron de forma irregular y en algunos casos acabaron en manos de particulares. Por ejemplo, las dos últimas en regresar al cenobio fueron interceptadas en una subasta organizada en Barcelona(cuna de plata) y entre los objetos sustraídos de una mansión de Tarragona (relicario de Santa Waldesca).

El Ayuntamiento de Villanueva de Sijena está trabajando en la confección de un listado completo, con el objetivo de volver a los tribunales, según explica el alcalde del municipio, Alfonso Salillas, que esperará a la resolución del actual litigio de las pinturas murales, ya que "somos un municipio pequeño y nuestros recursos son limitados".

Una única demanda

También está haciendo lo mismo el Gobierno de Aragón. El primer paso será agrupar en una única demanda todas aquellas obras que salieron después de 1923, año de la declaración del monasterio como Monumento Nacional, una catalogación que lo convierte en un conjunto indivisible e impide la disgregación de sus bienes, tal y como estableció la sentencia de las 95 piezas ya recuperadas.

Dentro de este supuesto, se encuentran diez de las once obras del monasterio que todavía conserva el Museo de Lérida y que forman parte de su exposición permanente. Entre ellas hay cinco tablas del altar mayor, cuatro de menor tamaño, que se corresponden con San Agustín, San Ambrosio, San Pablo y San Pedro, y una de mayores dimensiones, ‘Jesús entre los doctores de la ley’, que fue cedida el pasado julio por el MNAC, al que llegó fruto de la donación de un particular. Al lado de estas tablas, se exhiben otros dos cuadros de Sijena. En uno aparecen Santa Eulalia y Santa Úrsula y en el segundo, Santa Lucía y Santa Águeda. A ellos, hay que unir una talla de la virgen del Parlatorio, la predela del retablo de la Inmaculada y la escultura de una virgen yaciente.

Fuera de este grupo, está la pieza más llamativa, el trono de doña Blanca de Aragón y Anjou, del siglo XIV, de la que falta determinar el momento exacto de su llegada. Al margen de su zona expositiva, el Museo de Lérida guarda en sus almacenes otras obras del monasterio, de las que destaca una talla de San Gregorio.

Ingresos y salidas sin potestad

Otro lote importante de piezas de Sijena está en el MNAC, donde siguen las valiosas pinturas murales de la sala capitular, a la espera de que se confirme la sentencia judicial que ordena su devolución. En este caso, resulta imposible conocer el número exacto de los objetos conservados, ya que el museo catalán lleva años impidiendo el acceso a sus archivos, lo que "contraviene la ley, ya que se trata de un espacio público", indica Salillas, que todavía espera respuesta a la solicitud que cursó en marzo de 2015. También se ha restringido el acceso a varios historiadores aragoneses.

La última priora de Sijena, Angelita Opi, depositó allí gran parte del tesoro del monasterio. En 1972, dejó 117 obras, cuyo listado se conserva, y solo recuperó una (un cáliz de plata). En aquel momento, la religiosa estaba alojada en el monasterio del barrio de San Gervasio de Barcelona, a la espera de que concluyeran los trabajos de rehabilitación del monasterio de Sijena. Al parecer, observó que algunos de los objetos que había trasladado con ella desaparecían y por ello, decidió realizar el depósito en el MNAC, con la intención de proteger las obras hasta su regreso a Aragón. No obstante, falleció antes de poder cumplir su deseo.

A partir de su muerte, empieza la confusión, con un ir y venir de ingresos, salidas y ventas de distintas piezas del monasterio. La mayoría de las acciones tienen como protagonista a la priora de Valldoreix, Pilar Sanjoaquín, la misma que llevó a cabo las ventas ilegales de los 95 bienes recuperados, a pesar de "carecer de potestad" sobre el monasterio y sus bienes, según la propia sentencia. La religiosa levantó el depósito de parte de las obras, llevándose las más valiosas.

Las puertas del palacio prioral

En 1994, sacó 43 objetos, entre ellos, 37 cruces de oro de Malta; y en los años 90, otros 41, también de gran valor, como la propia cuna de plata, que apareció en una subasta. En 1974, tras la muerte de Opi, también hay constancia de otro ingreso de objetos, aunque se desconoce cuántos ni cuáles fueron, pero sí que entre ellos estaban las puertas del palacio prioral, que, junto a otras 43 piezas, volvieron al cenobio en julio de 2016. Ante esta situación, es imposible saber cuántas obras del monasterio siguen en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Por ejemplo, el alcalde de Villanueva de Sijena ha confirmado que existen otras dos en sus almacenes, dos sarcófagos labrados en piedra que llegaron en el año 1960 y por lo tanto, son reclamables.

Etiquetas
Comentarios