Despliega el menú
Aragón

El asesinato de Monzón enluta el día contra la violencia de género

Una mujer de 42 años fue acuchillada por su exmarido en su casa delante de sus dos hijos, de 8 y 4 años.

Homenaje en Monzón a la última víctima de la violencia de género en la localidad
Una mujer coloca una vela entre los zapatos rojos que forman parte de una instalación artística en la plaza Mayor por el 25-N.
Rafael Gobantes

El crimen ocurrido ayer en Monzón empañó la conmemoración del Día Internacional contra la Violencia de Género. El asesinato de una mujer, de 42 años y madre de dos hijos de ocho y cuatro años, eleva a tres el número de víctimas mortales por la violencia machista en Aragón en lo que va de año. En España son 45 las fallecidas a manos de sus parejas o exparejas en 2018. Rokhaya D. murió ayer a causa de las heridas que, presuntamente, le infligió su marido, de 48 años y que está detenido. Este accedió a la casa y, delante de los menores, la atacó con un arma blanca que podría ser un cuchillo.

La Policía Judicial de la Guardia Civil investiga las circunstancias en las que se produjo el suceso, ocurrido en el domicilio de la víctima, en el número 21 de la calle Juan de Lanuza de Monzón. Sucedió hacia las 13.00. Según comentaron algunos conocidos de la mujer, de nacionalidad senegalesa, fue la hija, de 8 años, la que salió de la casa gritando ‘mi padre ha matado a mi madre’. En este bloque de pisos todos los vecinos son de Senegal. Acudieron inmediatamente pero las lesiones sufridas por la víctima habían sido letales.

El hombre, también senegalés, fue detenido en el mismo lugar del crimen. Algunos testigos indicaron que salió esposado pero con ‘aspecto tranquilo’. El exmarido de Rokhaya D. había vivido en Monzón cuando estaban juntos, pero ahora residía en la cercan localidad de Binéfar. Los dos niños han quedado bajo la custodia de familiares.

Un hombre mata a su exmujer en presencia de sus hijos en Monzón

Una denuncia en 2013

Sí existían antecedentes por violencia de género en la pareja y datan de 2013. Ese año, la mujer presentó una denuncia y el juez dictó contra el hombre una orden de alejamiento durante dos meses, de marzo a mayo. En estos últimos cinco años no se conocen otras acusaciones. Al parecer, incluso llegaron a divorciarse pero no está claro que relación mantenían ahora.

La mujer asesinada residía desde hace más de una década en Monzón, según indicó el alcalde, Álvaro Burrell. Precisamente, en estos momentos estaba trabajando para el Ayuntamiento como miembro de una brigada forestal que se contrata todos los años con el Instituto Aragonés de Empleo para reforzar los ingresos de personas con escasos recursos.

Burrell manifestó que Rokhaya D. llevaba en Monzón "el tiempo suficiente para sentirse una más, para tener aquí a su familia y trabajar". Junto al alcalde, la concejal de Igualdad, Milva Bueno, no podía ocultar su abatimiento por la muerte de esta mujer. "Era luchadora y trabajadora y lo único que quería era sacar adelante a sus hijos y darles una oportunidad aquí en España", comentó.

Nada más conocerse la muerte de Daba, nombre con el que se referían a Rokhaya D. sus allegados, numerosas personas de la comunidad musulmana de Monzón y otras poblaciones próximas empezaron a concentrarse delante del edificio donde residía. El acceso quedó acordonado mientras el cadáver permaneció en la vivienda. Durante este tiempo se produjeron escenas de dolor y rabia entre quienes más la conocían. Entre ellos se encontraba un joven de Binaced, que había coincidido con ella cuando trabajó en la conservera de la localidad.

La espera se hizo larga, ya que el trabajo de los forenses se prolongó bastante tiempo. La juez llegó hacia las 17.00. y una hora más tarde el furgón de los servicios funerarios trasladó el cadáver hasta el depósito de Monzón. Cuando el vehículo arrancó volvió a escucharse el llanto desgarrado de alguna de las personas que aguardaban al otro lado de la calle, a pesar del frío.

El alcalde indicó que en Monzón estaban "consternados y abatidos". Ayer por la mañana resultaba difícil pensar que mientras en la plaza Mayor, a las 11.00, y en la plaza Europa, a las 12.00, se celebraban los actos conmemorativos del 25 de Noviembre en un domicilio equidistante de ambos puntos iba a ocurrir esta tragedia. "Esta mañana hemos leído el nombre de las víctimas de la violencia machista en 2018 y recordando las agresiones se te revuelven las entrañas así que cuando te golpea en tu propia casa duele mucho más", señaló.

El Ayuntamiento de Monzón se ha puesto a disposición de la familia de la fallecida. Un hermano de ella viajaba anoche hacia la ciudad mediocinqueña para hacerse cargo del cuerpo y de los dos niños.

Etiquetas
Comentarios