Despliega el menú
Aragón

Intervención alerta de que Aragón podría acabar el año con 309 millones de euros de déficit

Achaca la desviación a los gastos y recomienda interrumpir los que no estén iniciados si no afectan a servicios básicos.

Fernando Gimeno, consejero de Hacienda del Gobierno de Aragón, en una comparecencia.
Fernando Gimeno, consejero de Hacienda del Gobierno de Aragón, en una comparecencia.
G. Mestre

La Intervención General del Gobierno de Aragón estima que el saldo presupuestario previsto para 2018 ascendería, según la ejecución del tercer trimestre, a 309 millones de euros, muy por encima de los 150 millones que suponen el 0,4% del PIB regional del objetivo de déficit. Matiza, no obstante, que hay que aplicar a esta cifra los ajustes estimados de la contabilidad nacional, entre ellos 61 millones de fondos europeos que están aún pendientes de certificar y que permitirían aumentar los ingresos. Atendiendo a la ejecución presupuestaria hasta octubre, ve "probable" que se incumpla el objetivo de estabilidad de 2018 si no se adopta alguna medida adicional, más allá de la orden de cierre del ejercicio.

El principal riesgo de desviación se centra, según intervención, en los gastos, y por eso recomienda que se realice "un esfuerzo" para la interrupción de aquellos expedientes que no hayan alcanzado la fase de disposición del gasto, de modo que no se inicien actuaciones que puedan suprimirse sin comprometer la prestación de los servicios públicos.

Al consejero de Hacienda, Fernando Gimeno, no le acaba de convencer esta previsión. Es más, aseguró ayer en las Cortes que los ingresos estarán a fin de año al 100%, o incluso por encima, y la ejecución del gasto se elevará al 97%. Sí reconoció que va a haber un volumen importante de gasto, aunque también espera que los ingresos se incrementen gracias a la certificación de los fondos que llegarán de la Unión Europea.

Gimeno explicó que Aragón, con un presupuesto de 5.000 millones de euros, está a 50 millones de cumplir el déficit del 0,4%, que se traduce en 150 millones de euros, de manera que está más cerca que otros años de ajustarse a lo establecido. Más claro ve el cumplimiento de la regla de gasto y del nivel de endeudamiento.

También prevé que la ejecución de las inversiones recogidas en los capítulos seis y siete del presupuesto sea del 80% y el 76%, respectivamente. Esto se traduce en 390 millones de euros, frente a los 347 millones del año pasado.

Con la vista puesta en las cuentas de este año y ante la posibilidad que se tengan que prorrogar en 2019, Gimeno va preparando el terreno con anticipos de gasto que le permitan asumir las inversiones comprometidas, entre las que figuran los hospitales de Alcañiz y Teruel y los colegios.

El diputado de Cs Javier Martínez utilizó la ‘previsión’ del consejero para recriminarle que tenía prevista la prórroga desde el principio, aunque no haya dejado de lanzar torpedos a la línea de flotación de Podemos. Vaticinó, además, que usará las cuentas prorrogadas de forma electoralista en los seis primeros meses de 2019.

Gimeno le replicó que una prórroga presupuestaria nunca es electoral, y vaticinó que si no hay cuentas y se prorrogan las del Estado habrá problemas porque el objetivo de déficit quedará fijado en el 0,1% y la subida de salario solo llegará si el Gobierno central la aprueba por decreto ley.

Etiquetas
Comentarios