Aragón

Una heroína del silencio

A la zaragozana Paula Echevarría no le pudieron colocar un implante coclear. Esto no le impide llegar donde se propone. Estudia Gráfica Interactiva, ha acreditado su nivel de inglés y tiene carné de conducir

Paula Echevarría, que nació con hipoacusia, irradia vitalidad y optimismo a sus 18 años.
Toni Galán

A los dos años, a la zaragozana Paula Echevarría le diagnosticaron una hipoacusia severa en los dos oídos y no han podido colocarle un implante coclear. Apenas conserva un 10% de audición en uno de ellos. Ni ella ni su familia se han puesto nunca límites. Antes de los tres años empezó a decir sus primeras palabras y hoy, con 18, rentabiliza al máximo los audífonos gracias a su fortaleza, su capacidad y su empeño en hacer las mismas cosas que cualquier chica de su edad.

Su peripecia vital es encomiable hasta llegar a estudiar segundo de Gráfica Interactiva en la Escuela de Arte de Zaragoza, acreditar su nivel de inglés y tener carné de conducir, que aprobó la semana pasada. Y lo que le queda por delante no le asusta, sino que supone para ella un acicate.

Tras su paso por el colegio La Purísima para niños sordos, donde aprendió a comunicarse a nivel oral de manera funcional, inició una escolarización combinada en el centro Compañía de María, en el que estudió hasta terminar la ESO. "Desde pequeña siempre me ha gustado trabajar con el ordenador y me atraía mucho el diseño de páginas web. Buscamos un bachillerato y unos estudios que me interesaran y que se pudieran adaptar a mí", explica.

Por su discapacidad auditiva requiere de algún tipo de adaptación para seguir las clases y hacer los exámenes. Generalmente necesita más tiempo en las pruebas, debido a las dificultades lingüísticas derivadas de la sordera."En clase siempre intento sentarme en primera fila para leer en los labios del profesor. También me facilitan los apuntes y hay material colgado en internet", cuenta.

Para aprobar este curso tendrá que hacer prácticas en una empresa y presentar un proyecto final integrado."El trabajo final nos preocupaba, porque requería una defensa en público, cuando ella no tiene la misma agilidad lingüística. Pero la tutora y los profesores nos han tranquilizado porque no va a tener que hablar tanto tiempo y va a poder utilizar medios audiovisuales. Es un apoyo importante", señala su madre, Lourdes Mur.

Su atracción por el inglés se la debe a la cantante Ariana Grande."Cuando me empezó a gustar tenía 13 años y me aficioné a leer las letras de las canciones y sus labios. También es algo que suelo hacer con las series que sigo", apunta. A la hora de acreditar su nivel de inglés B1, la primera opción la encontró en el sistema Oxford Test of English, que le permitió hacer los exámenes ‘online’ en las dos competencias que se adecuan a ella: ‘reading’ y ‘writing’. Luego lo hizo por Cambridge.

Paula espera aprovecharlo para viajar y continuar su formación:"Me gustaría poder irme de Erasmus, tener esa experiencia, y estamos mirando qué posibilidades tengo". En el Grupo My encontró el lugar para preparar el idioma (The Kings Corner) y la autoescuela en la que ha aprendido a conducir."He sido una alumna más. Con el instructor en el coche nos comunicábamos con gestos sencillos y me iba diciendo lo que tenía que hacer. Conducir me hace sentir independiente", apunta.

La trayectoria de Paula la sigue muy de cerca la directora pedagógica de La Purísima, Mariví Calvo que la conoce desde bebé."Es un ejemplo por su capacidad personal para hacer frente a la discapacidad –dice sobre ella–. Es una discapacidad invisible, que en la vida cotidiana te obliga a afrontar situaciones muy difíciles".

Etiquetas
Comentarios