Despliega el menú
Aragón

Preocupación en las bodegas aragonesas ante un posible aumento de los impuestos al vino en Reino Unido

Para muchas de ellas, dicho país es el primer mercado y a la incertidumbre del brexit, ahora deben hacer frente a una subida impositiva que solo afectará al vino y no a la cerveza, la sidra o las bebidas espirituosas.

Las bodegas de las denominaciones de origen Cariñena y Campo de Borja son las que tienen mayor importancia en el mercado británico
Preocupación en las bodegas aragonesas ante un posible aumento de los impuestos al vino en Reino Unido
HERALDO

Las empresas vitivinícolas viven con preocupación cada decisión que toma el Gobierno británico. El pasado 29 de octubre, el ministro de Economía, Philip Hammond, anunció su intención de aumentar en línea con la inflación finalmente solo los impuestos al vino y dejar fuera de esta subida impositiva la cerveza, la sidra o las bebidas espirituosas. Una decisión que ha supuesto un duro golpe para las bodegas aragonesas que más exportan a dicho país.

Y es que, Reino Unido se sitúa como el tercer mercado más importante a nivel de facturación de las exportaciones aragonesas vitivinícolas, según datos de la Secretaría de Estado de Comercio, dependiente del ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Durante el pasado año, las ventas en este mercado alcanzaron los 17,3 millones de euros, una cifra tan solo superada por Alemania, donde la facturación alcanzó los 19,47 millones, y Estados Unidos, en las que las exportaciones se elevaron a 19,22 millones de euros. Asimismo, durante el primer semestre de 2018, las exportaciones aragonesas han superado los 7,91 millones, es decir, un 6% más que en el mismo periodo del año anterior.

La importancia de este mercado varía entre las bodegas. Así, de este modo, las denominaciones de origen de Cariñena y Campo de Borja (datos de la DO Somontano no facilitados) se posicionan como las que tienen una mayor relevancia en el mercado británico, ya que un 12% y un 15% respectivamente, del total de botellas comercializadas por dichas denominaciones en 2017 tiene como destino Reino Unido.

La situación que los bodegueros aragoneses han vivido en los últimos años también ha distado entre zonas. Mientras que en desde el Consejo Regulador de la DO de Cariñena aseguran que “hasta el día de hoy, las exportaciones no se han visto afectadas en los últimos años por el brexit”. Por ejemplo, para la de Calatayud, este destino ha dejado de ser prioritario y en la actualidad este mercado no supone ni un 5% del total de exportaciones realizadas por esta denominación. Así, la preocupación ante un posible aumento del impuesto del vino en el país británico también varía, y aunque todos coinciden en que sería una traba más a la que se tendrían que enfrentar, destacan que por el momento son declaraciones de intenciones y que hasta que no haya un acuerdo firme merecen poca credibilidad. Por su parte, la Federación Española del Vino (FEV) considera preocupante el anuncio hecho por el ministro de Economía británico, ya que, en palabras del director general de la FEV, José Luis Benítez, se trata además de una medida “injusta y discriminatoria” para el sector, dado que el resto de bebidas no van a sufrir esta subida impositiva (a pesar de que en un primer momento el aumento iba a ser para todos los productos).

Japón, un mercado en auge

Pero, no todo son malas noticias para las exportaciones aragonesas vitivinícolas. El acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y Japón, que permitirá eliminar aranceles y barreras al comercio en este mercado en un periodo de siete años, generará nuevas oportunidades de negocio. Y es que, incluso con las ‘reglas de juego’ actuales, las exportaciones del sector a este país asiático están creciendo exponencialmente en los últimos años. Así, ha pasado de ser un mercado en el que no se tenía ni presencia a convertirse en el segundo mercado del continente asiático (tras China).

Más de un 1% del total de botellas comercializadas de vino en Aragón van a parar a Japón. Una cifra que aunque de momento pueda parecer escasa ha crecido en los últimos diez años y las bodegas miran con deseo un potencial mercado que está todavía por explotar.

Etiquetas
Comentarios